Lucía Lacarra, en los teatros del Canal
Lucía Lacarra, en los teatros del Canal - Isabel Permuy

Lucía Lacarra: «Esta compañía es mi casa; nací y crecí en ella»

La bailarina donostiarra es la nueva directora del Ballet de Víctor Ullate, al que se incorporará en septiembre

MadridActualizado:

«Acabo de aterrizar», dice Lucía Lacarra (Zumaya, Guipúzcoa, 1975) al descolgar el teléfono. Es literal, acaba de descender del avión, pero es una buena metáfora de su nueva situación al frente del Ballet de Víctor Ullate, en el que ella rompió sus primeras zapatillas como profesional.

Si tuviera que usar una sola palabra para definir como se siente, ¿cuál sería?

Ilusionada. Y motivada, muy motivada. Esta compañía es mi casa; nací y crecí en ella. Víctor Ullate fue mi maestro y mi primer director. Siempre he estado ligada profesionalmente a ella, y últimamente también físicamente, porque he bailado aquí en varias ocasiones.

Este relevo debe de llevar cociéndose mucho tiempo...

Lo venimos hablando desde hace varios meses, sí. Se decidió anunciarlo ahora, coincidiendo con el trigésimo aniversario de la compañía.

¿Le costó mucho tomar la decisión de aceptar?

Nada en absoluto. Además del componente sentimental, el proyecto me encanta. Yo tenía claro que cuando dejara de bailar no quería coreografiar ni enseñar; pero sí me atraía la posibilidad de dirigir. Fíjese; Roland Petit me dijo hace tiempo que algún día sería una buena directora. Me gusta la progrramación, la coordinación...

¿Pero cómo va a afectar este puesto a su carrera como bailarina?

De momento casi nada. Por una parte, creo que tengo que aprovechar mi nombre y mi posición dentro del mundo del ballet para apoyar a la compañía, pero es que además me encuentro bien físicamente y cada vez con más ganas de bailar. Disfruto muchísimo en el escenario.

Ya habrá tenido tiempo de pensar lo que quiere hacer...

Tengo muchas ideas, que contaré cuando se concreten en proyectos. Pero quiero abrir las ventanas y que entre aire fresco. Hay que mantener la esencia de lo que ha hecho Víctor, y añadirle nuevos autores y nuevas coreografías. Víctor me deja una magnífica compañía, con bailarines fantásticos, y yo quiero sumar; aportar mi experiencia. He estado en cuatro compañías y he bailado como invitada en muchas más. Pero hay que ir paso a paso. Para levantar una pared hay que colocar primero los ladrillos.