Cultura - Teatros

Fura dels Baus y Lita Cabellut estrenan en el Festival de Pésaro un Rossini inédito

En «Le siège de Corinthe» va en escena la guerra del agua en el mundo

El escenario del Rossini Opera Festival de Pésaro
El escenario del Rossini Opera Festival de Pésaro - ABC
Ángel Gómez Roma - Actualizado: Guardado en: Cultura Teatros

Numerosos conflictos en diferentes regiones del mundo tienen al agua como protagonista. No es de extrañar, por tanto, que Carlos Padrissa, director del grupo catalán La Fura dels Baus, haya realizado un montaje visionario con la hipótesis de una guerra por el agua en su versión de «Le Siège de Corinthe» (El asedio de Corinto), que inaugura hoy el Rossini Opera Festival de Pésaro, en la costa adriática, a 300 kilómetros de Roma. Junto al de Bayreuth, en Baviera, dedicado a Wagner, y el de Salzburgo (Mozart), el Festival de Pésaro (Rossini) es uno de los tres europeos con un compositor como protagonista.

Para esta ópera, Carlos Padrissa, ha ideado un escenario que representa un desierto, con una estructura cargada de gran simbolismo y de gran fuerza visual: Se ha montado una especie de paneles con 2017 botellones de agua, un número que alude al año en curso, al momento histórico que vivimos. Constituyen un muro en el cerco de los turcos a Corinto, ciudad del Peloponeso en Grecia. Padrissa explica el simbolismo: «Los turcos que asedian disponen del agua, mientras los griegos asediados tienen la sed. El agua es una frontera: Por un lado, roja; por el otro, azul. La guerra primigenia es la guerra del agua, porque quien es dueño del agua tiene el poder».

Páginas inéditas

La versión de «Le Siège de Corinthe» es la que realizó Rossini para el estreno en París en el 1826, que constituyó un enorme éxito. La guerra de independencia griega estaba muy de moda en aquellos años entre los franceses, muy sensibles a las razones de la libertad entre los pueblos. Tuvo tal repercusión que fue representada más de 100 veces en París desde el 1826 al 1839. Esta ópera, como buena parte de las obras maestras de Rossini, ha sido modificada por intérpretes y directores de orquesta. La realizada por el director de La Fura tiene 20 minutos más de duración, porque se han añadido páginas inéditas de la partitura. Carlos Padrissa ha contado con la colaboración de la barcelonesa Lita Cabellut, artista multidisciplinar, que para esta obra ha pintado 10 grandes cuadros, ha hecho los decorados, el vestuario y un video que se proyecta sobre una pared de 100 metros. Dos de los cuadros representan la vida y la muerte, y los ocho restantes a diferentes partes del mundo, dando un peso a los valores éticos del hombre. El resultado es una escenografía extraordinaria, a 360 grados, envolvente para el público, que se ve «metido» en el escenario, rodeado por los intérpretes y la música.

Roberto Abbado dirigirá la Orquesta Sinfónica de la RAI, con un gran reparto encabezado por Luca Pisaroni, John Irvin, Nino Machaidze y Sergey Romanovsky en los papeles principales.

En definitiva, en esta tragedia lírica en tres actos, un relato del asedio de los otomanos a los corintos después de la caída de Constantinopla, aparece como telón de fondo la lucha por lograr el agua, que es fuente de la vida . «Es la guerra del agua, el conflicto que se avecina en el futuro de la humanidad», asegura Padrissa. En realidad, el miembro de La Fura pone en escena un concepto cada vez más actual y sobre el que el Papa Francisco se expresó con gran contundencia: «Yo me pregunto si en medio de esta tercera guerra mundial a pedacitos que estamos viviendo, no estamos en camino hacia la gran guerra mundial por el agua», dijo Francisco en un Seminario sobre el Derecho Humano al Agua celebrado en el Vaticano en febrero pasado.

Toda la actualidad en portada

comentarios