CRÍTICA DE TEATRO

«Danny y Roberta»: ¿sueñan los malditos con lunas eléctricas?

Laia Alemany y Armando del Río interpretan, dirigidos por Mariano de Paco Serrano, la obra de John Patrick Shanley

Laia Alemany y Armando del Río
Laia Alemany y Armando del Río - ABC
JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Madrid - Actualizado: Guardado en: Cultura Teatros

Que me perdone el difunto Philip K. Dick por la mezcla entre parodia y homenaje del título. Creo que puede definir eso parecido a la felicidad que sienten Danny y Roberta, aunque la luna que cobija sus sueños sea artificial, pero un simulacro de romanticismo es mejor que la crispación vacía en que vivían antes de que sus caminos se cruzaran. Los protagonistas de esta obra del dramaturgo estadounidense John Patrick Shanley –«Danny and the Deep Blue Sea» es su título original– son de esas personas que llevan la palabra perdedor grabada en la frente, dos malditos que muerden por instinto defensivo antes de que la vida les dé otra patada. Él se maneja a puñetazos y ella, una madre joven atrapada en el piso de sus padres, vive con un malsano secreto enquistado.

«Danny y Roberta» (***)Autor: John Patrick Shanley. Dirección: Mariano de Paco Serrano. Iluminación: Felype de Lima. Vestuario: Sergio Rodríguez. Intérpretes: Laia Alemany y Armando del Río. Sala Mirador. Madrid.

Mariano de Paco Serrano pone en escena con tensa sobriedad y ritmo eléctrico esta historia de ternura caníbal acompañada por la música en directo de Ester Rodríguez. Laia Alemany y Armando del Río encarnan con la emoción a flor de piel a los amantes feroces y desconfiados, y logran trasmitir tras la violencia de sus personajes la vulnerabilidad emocional que esconden. Algún problema de sonido no aminora la intensidad de este montaje.

Toda la actualidad en portada

comentarios