Una escena de «La cantante calva»
Una escena de «La cantante calva» - Javier Naval
Otras novedades teatrales

Una cantante calva, un médico cantarín...

Cuatro montajes llegan esta semana a la cartelera teatral madrileña

MadridActualizado:

La cantante calva

Estrenada en el Teatro Español hace ahora un año, regresa a los escenarios madrileños (concretamente al teatro de La Latina) esta producción de uno de los textos más representativos de su autor, Eugène Ionesco, y del teatro del absurdo: «La cantante calva». La dirección es de Luis Luque, la adaptación del texto de Natalia y el reparto lo componen Adriana Ozores, Fernando Tejero, Joaquín Climent, Carmen Ruiz, Javier Pereira y Helena Lanza.

Luque se refiere a «La cantante calva» como «una gran comedia que es en sí misma una gran tragedia. Así la calificó su autor, todavía perplejo por escuchar las risas del público de París en la noche del estreno». Ionesco empezó a escribir «La cantante calva» en 1943 en su Rumanía natal -con el título de «La hora inglesa»- y la completó en París siete años después; su punto de partida fue su propio ejemplo como aprendiente de inglés mediante el método Assimil, que, dice Natalia Menéndez, «le procuraba frases sin sentido, llenas de clichés, que no servían para nada o, al menos, al autor le resultaba imposible aprender así».

«Leyendo a Ionesco descubres la mirada extrañada de un niño -sigue Luque-, un niño que mira a su alrededor y que no entiende la forma de ser y de estar vivos».

Añade la autora de la versión que Ionesco «observa el comportamiento humano, se ríe, lo critica y parece que no hace nada más... Y sin embargo produce una suerte de enorme escalofrío cuando nos adentramos en su obra. Nos lleva desde la hilaridad a la mueca trágica». Y completa el director: «No sé si Ionesco quiso escribir una tragedia y le salió una comedia o quiso escribir una comedia y le salió una tragedia».

Una mirada diferente

El Centro Dramático Nacional acoge en el teatro Valle-Inclán una nueva edición -la quinta- del ciclo Una mirada diferente. Dice Ernesto Caballero, director del CDN, que «la mejora en la inclusión y visibilidad de los artistas con discapacidad enla vida cultural siempre ha sido uno de mis objetivos prioritarios al frente del CDN. Y con ese espíritu nació en 2013 el festival Una mirada diferente, bajo la dirección artística de Miguel Cuerdo e Inés Enciso».

La presente edición del festival incluye una decena de espectáculos de teatro, danza y música procedentes de España, Bélgica, Portugal y Reino Unido. Se realizarán además distintos talleres dirigidos por Marco Paiva y Nathalie Poza, la Stopgap Dance Company y Erica Pacchioni, así como otros actividades complementarias. Su intención dicen los responsables, es «no vernos atrapados en una férrea estructura que ponga límites a la creación».

«El médico»

La exitosa novela de Noah Gordon (diez millones de ejemplares vendidos en todo el mundo) es el origen de este musical del que se presenta un aperitivo en forma de concierto semirepresentado antes de desembarcar en los escenarios de Madrid el próximo otoño. La música de «El médico» es de Iván Macías, mientras que la adaptación de la novela la ha realizado Félix Amador. Mike Ashcroft es el director y coreógrafo del espectáculo, que cuenta con Juan Ruesga como director artístico. El reparto está encabezado por Adrián Salzedo, Talía del Val, Alain Damas, Joseán Moreno, Ricado Truchado y Victoria Galán. Les acompaña un coro de una treinta de personas y la Orquesta del Liceo de Música de Moguer. Cuenta el musical la historia de Rob J. Cole, un huérfano que es acogido como aprendiz por un pícaro cirujano-barbero con el que recorrerá la Inglaterra del siglo XI, abriéndole los ojos al mundo.

«Una hora en la vida de Stefan Zweig»

La Abadía presenta una obra del dramaturo canario Antonio Tabares que recrea los últimos días de Stefan Zweig, poco antes de que se quitara la vida en 1942 junto a su segunda esposa y secretaria, Lotte Altmann, veinticinco años más joven que él. La dirección es de Sergi Belbel, y los intérpretes son Iñigo Núñez, Roberto Quintana y Celia Vioque, En la obra de Tabares se encuentran todos los temas que obsesionaban al autor, desde la desesperación por la deriva del nazismo y su extensión por Europa, hasta una reflexión profunda sobre la decadencia de Occidente y, por extensión, sobre la absurdidad de la existencia.