Los mejores montajes teatrales de 2013
Carlos Hipólito y Luis Merlo, en una escena de «El crédito» (Teatro Maravillas) - ABC

Los mejores montajes teatrales de 2013

Echa el telón 2013 y la nave del teatro sigue su rumbo, pese a la tempestad devastadora provocada por el funesto IVA. Comencemos el ajuste de cuentas con lo estrenado en 2013. No están –¡ay!– todos los montajes que son, pero son todos los que están. Pasen y lean

Actualizado:

Echa el telón 2013 y la nave del teatro sigue su rumbo, pese a la tempestad devastadora provocada por el funesto IVA. Comencemos el ajuste de cuentas con lo estrenado en 2013. No están –¡ay!– todos los montajes que son, pero son todos los que están. Pasen y lean

12345678910
  1. «El crédito», de Jordi Galcerán

    Carlos Hipólito y Luis Merlo, en una escena de «El crédito» (Teatro Maravillas)
    Carlos Hipólito y Luis Merlo, en una escena de «El crédito» (Teatro Maravillas) - ABC

    Una comedia redonda, inspirada, oportuna, sorprendente y muy divertida, sobre el arte de no dar crédito en el doble sentido de la acepción: no soltar la pasta y no creerse lo que sucede. Es lo que le pasa al director de una sucursal bancaria en pulso con un cliente que pide un préstamo sin ningún aval. Ellos son dos actores en estado de gracias, Carlos Hipólito y Luis Merlo, respectivamente, que, dirigidos por Gerardo Vera, han convertido en referencia de la temporada esta pieza de Jordi Galcerán, un autor que dio en la diana del éxito con «El método Gronholm» y ahí sigue.

  2. «La verdad sospechosa», de Ruiz de Alarcón

    La Compañía Nacional de Teatro Clásico, bajo la dirección de Helena Pimenta (Teatro Pavón)
    La Compañía Nacional de Teatro Clásico, bajo la dirección de Helena Pimenta (Teatro Pavón) - ABC

    La mejor comedia de Ruiz de Alarcón es esta historia de un mentiroso compulsivo, cuyos embustes crecen con el combustible del amor y que luego es víctima de sus propias patrañas al errar en la destinataria de su pasión. Helena Pimenta firmó un magnífico montaje de empaque galdosiano más que barroco, protagonizado de forma admirable por Rafa Castejón, al que acompañaban en ese gran nivel Fernando Sansegundo, Joaquín Notario, Marta Poveda, Nuria Gallardo y David Lorente, entre otros. Un espectáculo cuyo final, teñido de delicado patetismo, congelaba las abundantes risas anteriores.

  3. «El régimen del pienso», de Eugenio Calonge

    Compañía La Zaranda, en el María Guerrero
    Compañía La Zaranda, en el María Guerrero - ABC

    Treinta y cinco años ha cumplido La Zaranda sobre los escenarios sin perder un ápice de contundencia crítica ni apearse de sus principios esenciales. En la por ahora última entrega de su peripecia escénica de sublimación de lo grotesco, trazaban una analogía entre una epidemia porcina y el pulso terminal de unos oficinistas para conservar su trabajo. Las vidas y las muertes de cerdos y hombres formaban parte de un mismo caudal absurdo e imparable. Dirigido por Francisco Sánchez, un montaje de inquietante intensidad trágica y humor venenoso.

  4. «Esperando a Godot», de Samuel Beckett

    Teatro Valle-Inclán. Dirigido por Alfredo Sanzol
    Teatro Valle-Inclán. Dirigido por Alfredo Sanzol - ABC

    Alfredo Sanzol destacó la «muchísima actividad física» que esconde la más conocida pieza de Beckett. Así, Vladimiro y Estragón, esos dos payasos que deletrean la angustia abismal del ser humano sin mostrarse angustiados, protagonizaron una puesta en escena divertida, dinámica, profunda, que vestía de naturalidad lo irremediable y subrayaba el sentido de circularidad que empapa el texto. Juan Antonio Lumbreras, Paco Déniz, Miguel Ángel Amor, Pablo Vázquez y Juan Antonio Quintana fueron los intérpretes de esta gran función.

  5. «Por los ojos de Raquel Meller», de Hugo Pérez

    Escena de la obra en el Teatro Reina Victoria
    Escena de la obra en el Teatro Reina Victoria - ABC

    Nacido hace unos siete años en el sala Tribueñe, este espectáculo musical vigoroso y elegante fue creciendo y, de la mano del infatigable productor Juanjo Seoane, llegó al Reina Victoria. Responsable del texto, la dirección y el vestuario, Hugo Pérez desplegó en él su talento plástico y su capacidad de evocación para plasmar una vida y una época, la de Raquel Meller (1888-1962), genial intérprete que ennobleció el género frívolo. Una apuesta restallante de color y ritmo, detallista y ajustada, protagonizada por Maribel Per, maravillosa cantante que posee un registro lírico de gran expresividad.

  6. «La chica de la agencia...» (Compañía Conde de Torrefiel)

    Una escena de «La chica de la agencia de viajes nos dijo que había piscina en el apartamento» (Teatro Pradillo)
    Una escena de «La chica de la agencia de viajes nos dijo que había piscina en el apartamento» (Teatro Pradillo) - ABC

    La dilatada programación del Festival de Otoño a Primavera ha incluido esta original propuesta de una compañía que se asoma a los territorios de la experimentación. Firmaba la dramaturgia y la dirección Pablo Gisbert, coautor del texto junto a las dos intérpretes principales, Tanya Beyeler y Cris Celada, a las que acompañó una pléyade de actores-bailarines. El loco fin de semana playero de dos amigas combinaba palabras, proyecciones, danza, carnalidad, artes plásticas, ironía y provocación en un espectáculo tan ácido como divertido, orgiástico y reflexivo, cuya ligereza camuflaba poderosas cargas de profundidad.

  7. «La lengua en pedazos», de Juan Mayorga

    Clara Sanchis y Pedro Miguel Martínez, en una escena de «La lengua en pedazos» (Teatro Fernán Gómez)
    Clara Sanchis y Pedro Miguel Martínez, en una escena de «La lengua en pedazos» (Teatro Fernán Gómez) - ABC

    El dramaturgo Juan Mayorga, asomado por primera vez a la dirección, firmó más una búsqueda, una experiencia poética y un compromiso creativo con la religión del lenguaje que una hagiografía o una mera aproximación biográfica a santa Teresa de Jesús. La imaginaria conversación entre la abulense y un inquisidor se convertía en una pugna entre la fe incontenible, expresada con un lenguaje de plástica sensualidad, y la razón dogmática. Un reto muy bien resuelto por el director Mayorga con la complicidad de una Clara Sanchis delicada y rocosa a un tiempo, y Pedro Miguel Martínez, perfecto como el inquisidor.

  8. «Una mirada al mundo» (Teatro Valle-Inclán)

    Una escena de «Seuls», escrito, dirigido e interpretado por Wadji Mouawad
    Una escena de «Seuls», escrito, dirigido e interpretado por Wadji Mouawad - ABC

    Un año más, el Centro Dramático Nacional ha redondeado un ciclo de soberbios espectáculos internacionales, seis montajes de los que justifican acudir al teatro: «El duelo», de Antón Chejov, puesto en escena por Anton Yakovlev para el Teatro de Arte de Moscú; «Seuls», escrito, dirigido e interpretado por el formidable Wadji Mouawad; «La pequeña habitación al final de la escalera», revisitación de la historia de Barba Azul escrita por Carole Fréchette y dirigida por Mauricio García Lozano; «Julia», vigorosa y cinematográfica adaptación de «La señorita Julia» de Strindberg, firmada y dirigida por Christiane Jatahy; «Bienvenido a casa», con texto y dirección de Roberto Suárez; y «La veritá», una propuesta circense más allá del circo, escrita y montada por Daniele Finzi Pasca.

  9. «Penal de Ocaña», de María Josefa Canellada

    Una escena de «Penal de Ocaña» (Sala Kubik Fabrik)
    Una escena de «Penal de Ocaña» (Sala Kubik Fabrik) - ABC

    Ana Zamora y su compañía Nao d’amores se apartaron de sus habituales caladeros medievales y renacentistas. para adaptar una novela en la que María Josefa Canellada (1912-1995) recogió sus experiencias durante la Guerra Civil. La protagonista es una joven enfermera voluntaria que vive una aventura de solidaridad y dedicación en la que coloca sus principios morales por encima de todo. Un montaje primoroso cuya voluntad de recogimiento casi minimalista era tan grande como su calidad. Elena Rayos, acompañada al piano y en varias acciones por Isabel Zamora, realizó un gran trabajo de interpretación.

  10. «El café», de Goldoni, adaptado por Fassbinder

    Una escena de «El café» (Teatro de la Abadía)
    Una escena de «El café» (Teatro de la Abadía) - ABC

    Podría haber incluido en este balance el estupendo montaje de «Maridos y mujeres», de Woody Allen, dirigido en el mismo escenario por Àlex Rigola, pero me he decidido por este por su rareza y riesgo. De la obra de Carlo Goldoni quedaba el poso de su ironía crítica y la habilidad para hacer de un cuadro de costumbres un diagnóstico social. Rainer W. Fassbinder sustituyó el ligero azúcar frívolo de la comedia original por vitriolo frenético, haciendo de las sonrisas muecas de desencanto y asco. Un vodevil de la putrefacción que Dan Jemmett puso en escena en clave de farsa rabiosa y exasperante.