Cultura - Música

Tony Bennett: «El secreto para llegar a mi edad es mantener el estrés al mínimo»

El «crooner» neoyorquino actuará en el Festival de Pedralbes (Barcelona, miércoles 21) y Las Noches del Botánico (Madrid, jueves 22)

Tony Bennett
Tony Bennett - Reuters

Es el «entertainer» más longevo del mundo, el decano indiscutible del pop. Con casi 91 años, Tony Bennett sigue dando conciertos por todo el mundo, asombrando a propios y extraños con una salud que parece inquebrantable y que le permite seguir pisando bien fuerte los escenarios. Está en forma en lo interpretativo y también en lo creativo, pues sus últimos años han sido trepidantes en lo discográfico: en la última década ha lanzado un álbum en colaboración con Lady Gaga y otro con Bill Charlap, tres discos de duetos y otro de villancicos. Y asegura que tiene «muchos más» por delante.

En sus memorias «Just getting started» rinde homenaje a sus guías espirituales en el mundo del espectáculo, como Charles Chaplin, Judy Garland o Fred Astaire. ¿Qué le aportó cada uno de ellos?

¡Has mencionado a mis tres favoritos de todos los tiempos! Cuando era pequeño amaba ir al cine a ver las películas de Chaplin, a escuchar las risas del público. Fue un genio y un empresario muy inteligente. Fue capaz de crear un imperio, pero lo más brillante es que lo hizo manteniendo su integridad artística. Ahora es tendencia que los jóvenes creen sus empresas, pero él ya lo hizo hace cien años. De Judy adoraba su honestidad, era una cantante sin artificios, pura verdad, y esa cualidad es esencial en cualquier intérprete para poder comunicar. A Fred Astaire lo conocí cuando ya era muy mayor, pero me dio la mejor lección de todas: me enseñó a eliminar lo innecesario. Una vez me djo que cuando creyera que tenía el show perfecto, eliminase otros quince minutos y entonces sí sería perfecto.

¿Qué es lo que más le sorprendió de Lady Gaga al trabajar con ella?

¡Me encantó trabajar con ella! Recuerdo que la primera canción que grabamos juntos fue «Lady Is A Tramp», para mi disco «Duets II». Nos salió bien a la primera toma, pero nos lo pasábamos tan bien cantando que grabamos muchas tomas más por pura diversión. Al terminar le dio las gracias a cada persona que estuvo trabajando ese día en el estudio, uno por uno. Trabaja muy duro y siempre está preparada, pero también es muy espontánea. Es una auténtica artista, tendrá éxito haga lo que haga.

Ha venido a nuestro país muchas veces, tanto de gira como de visita turística. ¿Cuál es su mejor recuerdo de España?

Tengo varios. El público, que siempre es cálido conmigo. Cenar comida española con mi mujer Susan. Relajarme disfrutando de vuestro buen tiempo. Soy un gran amante de la pintura, y también me encanta pintar vuestro país. Joaquín Sorolla es uno de mis pintores favoritos de todos los tiempos, fue un genio en su forma de trabajar con la luz. Me encanta ir a ver sus obras en el museo de la Hispanic Society of America en New York City. Recomiendo visitarlo a todos los que vayan a la ciudad.

¿Cuál diría que es el mayor logro de Tony Bennett? ¿Hay hueco para el arrepentimiento en su carrera?

Mis mayores logros son ser una buena persona, y ser capaz de hacer que el público se sienta bien cuando canto. En cuanto al arrepentimiento, podría parecer difícil de creer ya que tengo 90 años, ¡pero no tengo ninguno! Hasta los errores más grandes de mi vida me han servido para convertirme en la persona que soy, así que también los valoro. Soy muy afortunado por haber vivido de mis dos grandes pasiones, la música y la pintura, así que me siento bendecido.

¿Y alguna espinita clavada? ¿Algo que sí le hubiese gustado hacer y no pudo?

Ninguna, de verdad. Sólo quiero seguir cantando bien, seguir pintando bien, y mejorar cada día en ambas cosas.

Ese afán por mejorar a los 90 años es toda una lección de vida.

Gracias, ¡pero es la pura verdad! De hecho, ahora mismo tengo varios proyectos en mente de los que me gustaría hablar, pero tengo que mantenerlos en secreto por ahora.

¿Cómo consigue mantener ese espíritu tan joven?

No pensando en el pasado, no dándole vueltas a los errores, ni tampoco a los «y si hubiera...». Pensar sólo en el futuro es lo que me ayuda a mantener el estrés al mínimo, estoy convencido de que ese es el secreto de mi buena salud.

Toda la actualidad en portada

comentarios