Paco Damas
Paco Damas - ABC

Paco Damas: «La obra de Miguel Hernández está llena de luz, de ternura»

El cantautor jienense reeedita su disco «Tristes Guerras», de 2009, con motivo del 75 aniversario de la muerte del poeta de Orihuela

Actualizado:

La conmemoración, en marzo de 2017, de los 75 años de la muerte de Miguel Hernández ha llevado al cantautor Paco Damas a reeditar el disco «Tristes Guerras», que ya publicara en 2009 con letras del poeta de Orihuela.

Doce canciones, doce poemas, que casan perfectamente con el artista que las canta. Paco Damas es uno de esos autores comprometido con las causas sociales, y como tal ha sido reconocido como «Músico por la Paz» por la Fundación Cultura de Paz y «Embajador por la Paz» por Spmuda Internacional.

Alberti, Lorca. Miguel Hernández, Juan Ramón Jiménez, Neruda, Santa Teresa de Jesús... han sido otros poetas musicados por este cantautor jienense, una labor que compagina con la composición propia. Ahora, con motivo de esta conmemoración, se ha reencontrado con Miguel Hernández: «Supone el encuentro con la realidad de una poesía cercana, amable, no violenta… Una poesía reivindicativa pero llena de luz, de esperanza en un mundo mejor, más justo, más solidario».

¿Qué nos enseña hoy este poeta, 75 años después de su muerte?

El título de mi disco resume el espíritu de la obra de Miguel Hernández «Tristes Guerras»… Tristes, tristes guerras las que nos acosan día a día. Las guerras, esas guerras globales y personales que nos invaden y nos arrollan hacia una encrucijada de tristeza vital. La obra de Miguel Hernández está llena de luz, de ternura, de amor… Una invitación 75 años después de su muerte al diálogo, a la palabra, a la no violencia, a la conciliación entre seres humanos.

¿Por qué se decidió en 2009 hacer un disco con sus poemas?

La poesía ha formado y forma parte de mi equipaje musical durante todos estos años. Había musicado a los clásicos, también a Juan Ramón Jiménez y con motivo del centenario de su nacimiento sentí la necesidad de aproximar la obra de Miguel Hernández de una forma distinta. En mis discos he intentado acercar la poesía a los más jóvenes y no podía ser de otra manera con la obra de Miguel Hernández: pop, rock, fado, morna, funk para sus versos… ¡Un atrevimiento para una magnífica acogida!

¿Qué idea tenía al afrontar musicalmente los poemas?

Mi dinámica para trabajar en los poemas de algún autor es siempre la misma. En primer lugar leer su obra completa, y así lo hice con la obra de Hernández. Luego, uno va encontrando jirones emocionales en los poemas, que te llevan hacia el latido de la música, surge la magia de que ese poema, que ya en sí mismo late música, ahora se vuelva melodía y acordes. Entonces el verso se trasporta al pentragrama para ser escuchado y cantado.

¿Resultó complicado?

No es precisamente la poesía de Miguel Hernández de las más difíciles de musicar. No me resultó complicado. Lo complicado era no volver a hacer algo que ya se había hecho, por cierto muy bien, y no repetir los mismos cánones. Yo musicaba un poeta para el siglo XXI.

¿Qué siente al escucharlo e interpretarlo ahora?

No suelo escuchar mis discos después de grabarlos. El otro día lo he escuchado y ensayado preparando los conciertos y al cantarlo siento que estoy cantando a algo que me mueve desde años: la Paz. A raíz de este disco «Tristes Guerras» donde conté con la colaboración del malogrado Juan Gelman, Aute y Pastora Soler, me nombraron «Músico por la Paz» a través de la Fundación Cultura de Paz que preside D. Federico Mayor Zaragoza.

Mi compromiso con las causas más perdidas, más difíciles, más solidarias, fue si cabe, más fuerte, para seguir cantando a la No violencia, a la Igualdad, a la No violencia de género, etcétera. En definitiva, a estas, nuestras «Tristes Guerras».

¿Tomó nota de algún otro cantante que haya afrontado la poesía de Miguel Hernández? O por lo menos ¿hay alguno que le guste especialmente?

Tomé nota desde la admiración. Evidentemente Serrat o Paco Ibáñez son referentes en la musicación poética y de Miguel Hernández. Los tomé de referentes para poder «separarme» y musicar por ejemplo «Para la libertad» sin que se pareciera a lo realizado… Un empeño personal…

Siempre ha estado muy implicado en la búsqueda de la paz con su música. ¿No resulta hoy un poco desalentador el panorama?

Desde luego, es desalentador… Aunque cuando uno piensa que si en estos años he realizado más de 800 conciertos y cantado a miles de personas es porque hay mucha gente necesitada de estos mensajes que van de la mano de mi música y personas muy sensibles para poder seguir cantando «Tristes Guerras». No obstante, he de confesar, que por la noche, sueño con «Don Quijote enfrentándose a sus molinos de viento…. »