Cultura - Música

Muere, a los 86 años, el compositor catalán Xavier Benguerel

Uno de sus éxitos más recientes fue el estreno, en el Teatro de La Zarzuela de Madrid y en el Liceo de Barcelona, de su ópera «Yo, Dalí»

Xavier Benguerel i Godó
Xavier Benguerel i Godó - ABC
PABLO MELÉNDEZ-HADDAD Barcelona - Actualizado: Guardado en: Cultura Música

El compositor catalán Xavier Benguerel deja un legado artístico tan amplio como ecléctico. El autor de una de las versiones más interpretadas del «Llibre vermell» de Montserrat (1988) –un gran oratorio que se ha interpretado incluso con escenificación, quizás su obra más difundida–, cultivó todos los géneros de la música clásica, desde la más intimista hasta la ópera. Trabajador incansable, en mayo de este año estrenaba su visión de «El cementiri marí», basado en la obra poética de Paul Valéry, aunque uno de sus éxitos más recientes fue el estreno, tanto en el Teatro de La Zarzuela de Madrid como en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona, de su ópera «Yo, Dalí» (2011), un encargo del Ministerio de Cultura para el centenario del nacimiento del pintor surrealista y que estuvo una década a la espera de ver la luz. El empeño, paciencia y perseverancia del compositor fue fundamental para el estreno de la obra, características que definían su personalidad como artista.

Crítico con el sistema y luchador empedernido de la cultura, siempre estuvo a favor de la importancia de los creadores en los diferentes ámbitos del arte y de su contribución a la sociedad.

Comenzó su formación en Santiago de Chile, país en el que vivió durante el exilio de sus padres entre 1940 y 1954, año en el que regresó a su Barcelona natal. Hijo del escritor del mismo nombre, su obra siempre estuvo marcada por la literatura y especialmente por la poesía. Aunque recibiría clases de Cristòfor Taltabull, en muchos aspectos fue un autodidacta. Sus inquietudes intelectuales le llevaron a profundizar en las más diversas escuelas estilísticas musicales, simpatizando en sus primeros años de producción con el impresionismo y con autores como Stravinsky o Bartok, además de con los postulados de la Segunda Escuela de Viena, con el serialismo y el dodecafonismo, hasta llegar a construir su propio lenguaje, libre, amplio y accesible.

Escribió conciertos para diversos instrumentos solistas y orquesta y entre sus obras más significativas destacan la cantata «Amic i Amat» (1959), «Paraules de cada dia» (1967), «Dialogue Orchestrale» (1969), «Concert per a orgue» (1970), «Concert per a guitarra» (1971), «Stravagante» (1974), «Concert per a percussió i orquestra» (1977) «Concert per a violoncel» (1977) «Raíces Hispánicas» (1978), «Astral» (1979), «Tempo» (1983), la ópera de cámara «Spleen» (1981), «Rèquiem a la memòria de Salvador Espriu» (1990), «Dos poemes de Charles Baudelaire» para barítono y orquesta (Concert del Mil·lenari, 1991), su «Te Deum» (1993), un homenaje al escultor Josep Maria Subirachs o el «Concert per a piano i orquestra» (2004).

En el año 2005 cedió su amplio archivo musical a la Biblioteca de Catalunya, coincidiendo con su nombramiento como patrón de honor de la Fundació Orfeó Català-Palau de la Música Catalana. Sus memorias, «Notes de la meva vida, 1931-2009», fueron publicadas en 2011, coincidiendo con la presentación de su obra completa para piano editada en disco compacto. En 1977 se le concede el Premio Luigi Dallapiccola y en 2015 recibe el premio hispanoamericano de música Tomás Luis de Victoria que ofrece la SGAE, un año después de que la Generalitat de Cataluña le otorgara la Cruz de Sant Jordi. Xavier Benguerel estaba casado con la gestora cultural Sílvia Gasset.

Toda la actualidad en portada

comentarios