Ana Moura
Ana Moura - ÁNGEL DE ANTONIO

Ana Moura: «El público adora la pasión y el sentimiento del fado»

La artista acutará en Madrid el jueves 15 de marzo

Actualizado:

Ana Moura despliega una aureola de gran dama del fado cada vez que sube a un escenario. Y el público de Madrid lo comprobará (de nuevo) el jueves 15 de marzo, cuando esta mujer incólume desembarcará para cautivar a sus fans en el Teatro Nuevo Apolo, convertido en un verdadero baluarte de la actualidad musical portuguesa, tal cual se demostró recientemente con el grupo The Gift.

El recuerdo de Prince todavía pesa en su fuero interno, pues la cantante de Santarém estaba muy unida al genio de Mineápolis. Tanto es así que Ana Moura fue la única artista europea invitada en el homenaje que le rindió la ciudad norteamericana al fallecido genio. También Mick Jagger cayó rendido a sus pies y, en su último concierto en Lisboa, pudo verse a la mismísima Madonna en uno de los palcos.

¿Qué tiene Ana Moura? Un gran magnetismo y una voz que interpreta con alma el género portugués por excelencia. Así lo testimonia su flamante álbum de grandes éxitos, ya publicado en España.

¿Qué tipo de espectáculo puede esperar el público de Madrid? ¿Una retrospectiva de su carrera?

Básicamente, sí. El grueso de la actuación está basado en mi disco anterior, «Moura». Pero también hay temas de mis discos anteriores, por ejemplo de «Desfado», y momentos para los fados más clásicos.

¿Por qué ahora un disco de grandes éxitos?

Decidimos hacer un «Best of» porque el recibimiento de los discos anteriores ha sido increíble por parte del público. «Desfado» ha sido el más vendido en Portugal en la última década. Por eso, queríamos celebrar con él este éxito.

Ana Moura es cada vez más universal: Nueva York, Berlín... ¿Cómo recibe el público internacional el fado?, ¿capta su esencia aunque no entienda las letras en portugués?

El recibimiento es sensacional, cada vez mejor. El público de todos esos países es inquieto. Busca nuevas sonoridades, músicas diferentes. Adoran el sentimiento, la pasión, en definitiva, la emoción de esta música. Algunos piensan que el fado es triste y melancólico. Es verdad que hay temas así, pero también hay fados alegres, optimistas o con letras muy divertidas, cargadas de doble sentido. He recorrido el mundo y mis conciertos están siempre llenos.

¿El fado puede evolucionar o permanece siempre igual?

Evoluciona, claro, como la copla o el flamenco. Pero en el fado ya hubo evolución antes. Y su gran innovadora fue Amália Rodrigues, el mayor exponente del género, haciendo versiones de fado, de clásicos del jazz o cantando textos de poetas que no eran compositores habituales de fado.

¿El fado es tu vida?

Se podría decir eso, sí. Porque siento esta música dentro de mí. Pero eso no quiere decir que haya estado atenta únicamente al fado. De adolescente, escuchaba todas las músicas. Pero, cuando llegó la hora de decidir, no tuve dudas: soy fadista y dedico mi vida a cantar fado por el mundo.

Ahora que ha pasado el tiempo, ¿cómo recuerda a Prince?

Para mí, sigue estando presente. Cuando hay momentos felices o más tristes, siento que me acompaña. Sigo asociando a Prince con las cosas más importantes que me suceden.