Josemi Carmona: «Los guitarristas nos fustigamos mucho»

Después de tres días en el homenaje a Pepe Habichuela, el guitarrista y su socio Javier Colina llegan este sábado al Smooth Hot Jazz Festival con colaboraciones estelares

MADRIDActualizado:

Cuando la receta del puchero de los Habichuela llegó a Josemi Carmona contenía tres cuartos de raza, cuarto y mitad de rasgueos y pulsaciones de la casa y muchas horas haciendo chupchup. El guiso que presenta el nuevo chef, igual de rico pero más sofisticado, apuesta además por preciosas armonías, delicadas melodías y especias de otras cocinas del mundo.

El valor de cocinar la música con ingredientes llegados de otras culturas lo aprendió Josemi Carmona de su padre, Pepe Habichuela, que ya emparentó su sonanta con grandes artistas del jazz y de la música india. El hijo, después de marcar un hito en la música española con Ketama, ha ido encontrando compañeros de viaje para dejar volar su guitarra sin etiquetas.

Uno de esos socios es Javier Colina con el que no solo comparte la excelencia musical, sino la virtud de la discreción, la de saber ponerse debajo del foco solo cuando se pisa el escenario. Su proyecto conjunto se llama De cerca y este sábado puede escucharse en el Teatro de la Luz Philips.

Semana importante….

De verdad. Las cosas se han dado así. Después de estos tres días tan emocionantes de reconocimiento del flamenco a alguien que ha hecho historia, tengo el honor de estar en este Festival de Jazz, en la Gran Vía, con el maestro Javier Colina.

Creo que han pedido refuerzos para la ocasión

Refuerzos de lujo, además de Bandolero que es la tercera pata de este proyecto, vamos a tener como invitados, ni más ni menos, que a Jorge Pardo, Chano Domínguez y Sandra Carrasco.

¿Cómo es trabajar un disco a dúo?

Es mi segunda experiencia en este sentido. La primera fue con un músico que admiro infinito, Carles Benavent, y esta vez es con Javier Colina con el que me pasa lo mismo. Para que yo me embarque en un proyecto así tiene que ser con alguien que me guste mucho. Colina es de los mejores contrabajistas del mundo. El instrumento no es un fin en Javier, es un vehículo para emocionar. A mi me gusta la música que emociona y él es un mago en ese aspecto.

Pasa en horas de un público flamenco a uno de jazz. ¿Eso afecta?

En el Price estos días he tenido el lujo de acompañar a Estrella, entre otros. Pero a la hora de hacer música intento ser honesto conmigo mismo. Yo siempre toco de la misma manera, de una manera con la que me quede satisfecho, algo que es difícil porque los guitarristas en general nos fustigamos mucho. Siempre decimos que podría estar mejor y eso es lo que hace que la guitarra en España esté tan fuerte como está.

Cuando a Paco de Lucía se le preguntaba por los guitarristas de la nueva generación siempre señalaba a Josemi Carmona

Saberme de los preferidos de Paco es uno de mis mayores orgullos. A él le gustaba la personalidad, la diferencia, aquellos músicos que tienen una manera distinta de contar las cosas. Y yo creo que es lo que le gustaba de mí. No la técnica, porque hay guitarristas que tienen muchísima más técnica que yo, pero le llamaba la atención que yo iba por un camino armónico diferente. El hecho de no imitar a nadie le atraía de mi música.

Y después de estos días intensos ¿qué plan tiene para el domingo?

Me voy a acostar con un resacón muy gordo y me voy a hinchar de comer y de dormir.