Álvaro Alonso

Johnny Hallyday, rockero como Elvis, camaleón como Bowie

Estandarte del rock francés, Johnny Hallyday fue el responsable no sólo de la integración de ritmos y sonidos modernos en el país galo sino también en España

Álvaro Alonso
Actualizado:

Estandarte del rock francés, Johnny Hallyday fue el responsable no sólo de la integración de ritmos y sonidos modernos en el país galo sino también en España, donde sus primeros epés de twist y rock & roll al inicio de los sesenta eran esperados con ansia e imitados. Hallyday fue de manera indirecta precursor junto a Adriano Celentano del nacimiento del rock en español, con Mike Ríos, Bruno Lomas o Los Salvajes. La discográfica Philips crea a Mike Ríos a imagen de Hallyday, y lo apoda «el Rey del Twist» tras interpretar en Radio Granada en 1960 «La Plaga» de los Teen Tops. El primer epé de los Mustangs de Poble Sec contiene ya en octubre de 1962 una versión del «Madison Twist». Lo mismo cabe decir del epé para Vergara de Los Salvajes en 1964, con tres versiones del artista. Antes, Bruno Lomas y Los Rockeros son invitados a actuar en el Olympia de París y son elegidos para tocar en la fiesta de compromiso de Silvie Vartan y Hallyday. El movimiento yeyé despegaba desde el programa «Salut les copains» de dos horas diarias de lunes a viernes dirigido por Frank Ténot y el fotógrafo de Paris Match y músico Daniel Filipacchi. Programaban rock & roll. En España fue imitado en radio y revistas por El Gran Musical. En 1963, con la llegada de Françoise Hardy al número uno, el panorama se ha renovado del todo y las listas están copadas por Elvis, Celentano, el Dúo Dinámico y Johnny Hallyday. El rock & roll llegó tarde a Europa, siendo Hallyday el máximo precursor del estilo en Francia. Enamorado de Elvis y la Sun Records, cruzó el charco para ir a grabar a Nashville en 1962 «Johnny Hallyday Sings America's Rockin' Hits». Como un James Dean felino, su sex appeal ganaba al llevar al francés la vida peligrosa del rock. Gran parte de su éxito vino sostenido por su guitarrista Mick Jones, músico de sesión que compuso para Johnny «À tout casser», donde participa Jimmy Page de los Led Zeppelin. Otra sorprendente colaboración se produjo en 1972 cuando Jerry Donahue, uno de los pioneros del nuevo folk británico en grupos como Fotheringay y Fairport Convention se une a Hallyday para grabar Country, Folk, Rock. Aunque el momento de mayor efervescencia creativa llegaría a mitad de los sesenta, al hilo del fenómeno Beatles, donde da un giro camaleónico a su carrera vampirizando las nuevas tendencias. «Black is Black» de Los Bravos, uno de los escasos éxitos internacionales de un grupo español, tendría su réplica en el «Noir C'est Noir» de Hallyday que se mantuvo siete semanas en el número 1 en Francia en 1966. El icono del rock francés consagró su vida a la música, renovando sus producciones a partir de los ochenta sin parar de publicar. En total, cincuenta álbumes sin contar directos y discos sencillos. Hallyday es una leyenda indiscutible, pero su nombre no aparece en las historias del rock. Es el precio que hay que pagar por haber elegido el francés como medio de expresión.

ÁLVARO ALONSOÁLVARO ALONSO