¿Qué es un estudio para música electrónica?El estudio de música electrónica de Colonia que revolucionó el panorama musical

Se cumplen 66 años del nacimiento de este laboratorio de sonidos electrónicos que sirvió de refugio a músicos y productores emprendedores

Actualizado:

En toda la historia de la música, existe un punto de partida claro del que se puede considerar comienzo de una época de cada disciplina. Si Chuck Berry es considerado uno de los pioneros del rock and roll, el Estudio de Música Electrónica de Colonia es una pieza clave en el panorama de este tipo de música y que a la postre se ha eregido como un párrafo fundamental en los libros de la música electrónica. Es por eso que Google rinde homenaje con un 'doodle' a los 66 años de su creación.

El Estudio de Música Electrónica nació el 18 de octubre de 1951 y se ubicó en la radio de la Alemania Occidental de Colonia (WDR). No fue únicamente un lugar de creación musical, sino que sirvió de refugio a los músicos y productores de la época que trataban de emprender y revolucionar el escenario musical. Se puede considerar uno de los inicios de la música electrónica moderna.

Fueron el físico Werner Meyer-Eppler junto al ingeniero de sonido y compositor Rober Beyer los que se lanzaron a la aventura que marcaría una época. Aunque también contaron con la colaboración del periodista y musicólogo Herbert Eimert. Los tres artífices del Estudio de Música Electrónica se propusieron crear nuevos sonidos y mezclarlos de tal manera que al sintetizarlos electrónicamente daban lugar a unas creaciones musicales que terminaron por encandilar a la gente y generándoles gran éxito.

Es por tanto es el Estudio de Música Electrónica el precursor de los actuales sonidos que se escuchan en los altavoces de todo el planeta. Estilos musicales como el techno o el house tienen mucho que agradecer a estos tres genios compositores, que lograron crear un nuevo concepto y trataron de expandirlo a través de la radio alemana.

Los festivales, máxima representación de la música electrónica en todo el mundo, sirven de escaparate para que los DJs den rienda suelta a todo su talento musical en directo. Millones de personas acuden a escuchar (y bailar) las creaciones electrónicas que un día tuvieron al laboratorio de Colonia como director de orquesta.