Paul McCartney en su concierto del pasado lunes en París
Paul McCartney en su concierto del pasado lunes en París - AFP

Las diez canciones más emocionantes de Paul McCartney

Por el gancho de sus ritmos, la redondez de sus estribillos y la belleza de sus melodías, estas son algunas de las imprescindibles de su repertorio

MADRIDActualizado:12345678910
  1. «All My Loving»

    Paul McCartney no ha compuesto las canciones más elaboradas, sesudas o epatantes de la historia del pop, él simplemente ha escrito las más bonitas, las más emocionantes.

    «All my loving» es sin duda una de ellas. Perteneciente al disco de 1963 «With The Beatles», curiosamente no salió como single ni en Inglaterra ni en Estados Unidos (sí en Canadá, donde fue directa al número uno). Probablemente será uno de los clásicos de los Beatles que suene en el Calderón.

  2. Can't buy me love

    Fue la flamante cara A del single «Can't Buy Me Love/You Can't Do That», extraído del álbum «A Hard Day's Night» de 1964. «Macca» la escribió en un hotel de París, intentando componer una canción que estuviera a la altura de «I Want to Hold Your Hand».

  3. Yesterday

    Aunque «Help!» (1965) está plagado de joyas, de las cuatro canciones firmadas por McCartney en el disco esta es sin duda la mejor, y una de las que mayor trascendencia ha alcanzado durante su trayectoria.

  4. Eleanor Rigby

    La pieza orquestal por excelencia del repertorio Beatle es esta composición con cuarteto de cuerda que McCartney aportó al disco «Revolver» de 1966. La historia del título es de lo más curiosa: Paul explicó en una entrevista que quería usar el nombre Eleanor pero le faltaba un apellido llamativo para redondear, y al ver una tienda llamada Rigby se le iluminó la bombilla. Pero poco tiempo después, un fan encontró una tumba en el patio de la iglesia de Saint Peter que llevaba justo ese nombre en el epitafio. Resulta que en ese patio es donde conoció a John Lennon, y de hecho el primer verso de la letra dice: «Eleanor Rigby recoge el arroz que ha quedado de una boda».

  5. Hey Jude

    Lanzada como single inédito de un recopilatorio en 1970, nació originalmente como una canción para consolar a Jules Lennon por el divorcio de su padre John y Cynthia Powell. Una vez se decidió a publicarla, cambió «Jules» por «Jude» por una mera cuestión de fonética.

  6. Let It Be

    El profético canto de cisne del título («let it be» significa «déjalo estar») es otro elemento que juega a favor del erizamiento de piel al escuchar esta canción, un himno como pocos cuando suena en un estadio, que dio título al último disco de los Beatles.

  7. Here, There And Everywhere

    Aquí podría haber entrado perfectamente «Michelle», pero esta balada que escribió nada más escuchar el «Pet Sounds» de los Beach Boys también está a la altura.

  8. Maybe I'm Amazed

    Votada como la mejor canción de su etapa en solitario en una encuesta de la revista Rolling Stone, esta tonada publicada pocos meses después de la disolución de los Beatles estaba dedicada a su mujer Linda, la única que supo cómo ayudarle a pasar el mal trago.

  9. Live And Let Die

    La canción en la que mejor han sonado nunca The Wings es esta incluida en la película homónima de la saga «James Bond», y que posteriormente fue (aún más) popularizada por la electrizante versión de Guns'N'Roses.

  10. Band On The Run

    El tema titular del tercer disco de los Wings es otra de las joyas de la corona del cancionero McCartney, una pieza cercana a la ópera-rock conceptual publicada en 1973, que tuvo que ser acortada para su emisión radiofónica.