David Guetta llega este sábado a la ciudad de los rascacielos
David Guetta llega este sábado a la ciudad de los rascacielos - ABC

David Guetta: «Todavía tengo muchos sueños que cumplir, como colaborar con Adele»

El DJ francés ofrece este sábado en Benidorm su único concierto «solo show» del año en España, con el que presentará su nuevo disco

Actualizado:

Será un solo concierto. Una velada única en la que los espectadores tendrán la oportunidad de descubrir algunos temas del esperadísimo nuevo disco de David Guetta, el más grande pinchadiscos de todos los tiempos si nos atenemos a las cifras. El DJ y productor francés también va a actuar este verano en el festival Dreambeach Villaricos y en su queridísima Ibiza, pero lo de este sábado no será una sesión al uso sino su único «solo show» del año en nuestro país (le acompañarán varios artistas, y él será el plato fuerte a partir de las dos de la madrugada), que desplegará una enorme logística audiovisual para presentar el nuevo espectáculo de un artista con una historia de lo más increíble.

«Cuando decidí que quería ser DJ tenía unos doce años», cuenta en entrevista exclusiva con ABC. «Y por aquella época no había ni un sólo DJ que fuera famoso. No había glamour, ni fama ni dinero alrededor de ese mundo. Por eso, lo de que hubiera algún DJ famoso ni siquiera existía como concepto. Lo que me ha ocurrido a mí, esta evolución que he experimentado, es algo que ha ido en paralelo a la propia evolución de toda la escena de música de baile en general».

Ese primer recuerdo vocacional de Guetta se remonta a 1979, el año en que la música disco desapareció definitivamente para luego ser rescatada por un puñado de jóvenes negros de Nueva York que, a través del sample, la resucitaron y transformaron en una nueva criatura mucho más rompedora y adictiva. Cinco años después, tras aprender los primeros rudimentos del disc-jockeying, el joven Guetta se atrevió a dar su primera sesión en público en una discoteca gay («aunque yo no lo fuese», comentó en su momento) donde descubrió que no sólo tenía vocación. También tenía talento.

Su siguiente paso fue lanzarse a la conquista de la noche parisina, invirtiendo tiempo y dinero en varias salas de fiestas entre las que estaba Le Bataclan, la cual ayudó a convertir en uno de los templos del «dance» europeo. Sin embargo muy pronto se dio cuenta de que lo suyo no era ser empresario, vendió todas sus participaciones en discotecas y dio el pistoletazo de salida a su carrera como productor y DJ con «Just a little more love» en 2002, un disco que lo catapultó al estrellato internacional.

Hoy, con tres lustros de actuaciones multitudinarias a sus espaldas, Guetta se ha convertido en uno de los músicos más solicitados, y por tanto ocupados del mundo. «Acabo de estar en el festival Tomorrowland en Bélgica, ¡y ha sido absolutamente increíble! Me lo he pasado en grande pinchando en el escenario principal durante dos fines de semana seguidos», cuenta el autor de «Titanium», que tiene «especiales ganas de ir al Dreambeach» tras su comparecencia de mañana en la ciudad de los rascacielos. «¿Por qué he elegido Benidorm? Porque es un sitio precioso, ¡y porque sé de buena tinta que los que están allí de vacaciones saben muy bien cómo montar una buena fiesta!».

Sin «spoilers»

Guetta asegura que en este concierto «habrá buenas sorpresas», pero antes de «spoilear» a sus fans deja al periodista con la miel en los labios y se refugia en que «habrá que ir al show para descubrirlas». Lo que sí está claro es que su hinchada tendrá la oportunidad de escuchar algunos temas que estarán en su próximo álbum, aún sin título ni fecha de publicación. «Ahí también habrá buenas sorpresas, también por el lado de las colaboraciones», dice el DJ. Lo cual es de todo menos sorprendente, porque si por algo es conocido David Guetta, es por su inquebrantable pasión por el trabajo colaborativo. «Eso es cierto», señala. «Me encanta trabajar con otros artistas, por la atmósfera creativa que se genera». Y es que a pesar del altísimo grado de conocimientos informáticos que requiere su oficio, para Guetta «los aspectos técnicos son importantes, pero lo que convierte a una canción en un hit es la idea creativa original».

Con esto no quiere dar lecciones a nadie, de hecho cree que «la escena electrónica aún sigue evolucionando y seguirá haciéndolo mucho tiempo, haciendo emerger nuevos sonidos». Él no piensa perdérselo, y por eso promete que aún hay David Guetta para rato. «Nunca he pensando en el retiro. Para mí, hacer música sigue siendo la cosa más excitante de la vida. Hacer música es un hobby para mí, así que nunca he llegado a sentirlo como si fuera un trabajo. Sí, sigue siendo lo más excitante del mundo». Y además, por mentira que parezca, aún tiene sueños por cumplir, «como colaborar con Adele; me encantaría poder hacerlo algún día».

Guetta, que también confiesa tener ganas de hacer una remezcla de «Despacito» («¡me parece una gran canción!»), es un tipo aparentemente sencillo y tranquilo, alguien hecho a medida para aguantar el ritmo inhumano que a veces exige la vida de celebrity del «dance». «Para mí, el mejor lugar para desconectar es el camerino. Mi camerino es mi refugio, allí puedo cerrar los ojos y quedarme en absoluta calma. ¡Gracias a eso luego puedo salir al escenario a muerte!»