Los Coronas
Los Coronas - ABC

Los Coronas: «Nuestra clave es la autoexigencia»

El cuarteto de surf instrumental presenta «Señales de Humo»

Actualizado:

Formados por miembros de distintas bandas veteranas de la escena rocanrolera madrileña, los Coronas llevan ya más de dos décadas consolidándose en el circuito internacional sin cantar una palabra más alta que otra. Combinan surf, rock and roll clásico, influencias latinas y la herencia de los grandes compositores de bandas sonoras para películas del Oeste (Morricone en particular) en un repertorio formado exclusivamente por piezas instrumentales.

Y, para lo difícil que está el negocio en los tiempos que corren, les va de lujo: «Ni en nuestros mejores sueños –señala el guitarrista David Krahe– podríamos imaginar que nuestro mejor momento iba a llegar después de veinte años tocando… de hecho, era ciertamente difícil pensar que el grupo iba a durar tanto. Todos hemos tocado en diferentes proyectos desde finales de los ochenta, y lo cierto es que Los Coronas es el grupo con el que más lejos hemos llegado». Tan lejos que hasta en la otra punta del planeta (han girado en más de una ocasión por nuestras antípodas) saben bien de la exuberante combinación de sonidos que se gasta el cuarteto madrileño: «Quizá aquí no sorprende tanto, o nosotros no lo notamos, pero fuera flipan. No es que hagamos flamenco, ni mucho menos, ya que es un género que respetamos mucho pero al que no podríamos ni aproximarnos. Pero sí cogemos elementos rítmicos de la rumba, y eso a los guiris les encanta».

Desde el «revival» garajero

No hay nada nuevo bajo el sol, reconoce Krahe, pero siempre es posible diferenciarse del resto y hacer las cosas de forma personal: «Con cada disco nos plateamos, sobre todo, evitar repetirnos. Ser capaces de dar un pequeño salto en una nueva dirección, al que sea, es ya una gran satisfacción personal. Es verdad que todo está inventado y que es prácticamente imposible hacer algo verdaderamente original, pero si consigues un estilo propio, hacer lo mismo de siempre pero con tu propia personalidad, ya has conseguido algo importante. En todas las escenas pasa eso. Nosotros nos formamos como músicos en la época del revival del garaje, a mediados de los ochenta, cuando casi todas las bandas estaban muy bien pero en general pecaban de un exceso de mimetismo. Sin embargo, de repente aparecían, por ejemplo, los Lyres, que no es que hicieran algo radicalmente diferente, pero sí lo hacía absolutamente a su manera. Hasta las versiones que hacían llamaban mucho la atención, porque no eran fotocopias de los originales».

«Señales de humo», su flamante nuevo álbum, «muestra un cierto avance, pero también sirve como resumen perfecto de lo que hemos hecho hasta ahora. La escena del rock and roll instrumental es muy pequeña, casi de broma, así que seguir vivos es casi un milagro. La clave está en nosotros mismos, en nuestra autoexigencia y, desde luego, en la perseverancia. El propio trabajo es la recompensa. Creo que siempre hemos tenido nuestra credibilidad y un reconocimiento en sectores más bien minortarios, pero en los últimos años hemos logrado llegar a públicos que van más allá de esa pequeña secta de convencidos que siempre ha habido. Siempre decimos que el éxito de “Pulp Fiction” y su banda sonora ayudaron mucho, pero eso duró solo unos años. Ahora lo nuestro vuelve a ser una exótica rareza».