Bitchin Bajas debutó en 2010 y ha publicado ya nueve discos
Bitchin Bajas debutó en 2010 y ha publicado ya nueve discos - ABC

Bitchin Bajas: tras la sombra de Bonnie «Prince» Billy

El trío de Chicago llega a España para presentar «Bajas Fresh», esta vez sin la compañía del respetado autor de «I See A Darkness»

MADRIDActualizado:

Cuando ABC contactó en julio con Will Oldham —más conocido como Bonnie «Prince» Billy—, la única condición que puso para que pudiéramos entrevistarle fue que debíamos hablar también con Bitchin Bajas. De lo contrario, no había trato. El famoso trovador de Louisville, tan poco dado a hablar con los medios (en España solo lo hizo con uno más), estaba dispuesto a ceder para que el mundo conociera a esta banda que le tenía fascinado y con la que acababa de publicar su vigésimo quinto álbum de estudio: «Epic Jammers and Fortunate Little Ditties» (Drag City, 2016).

[Bonnie ‘Prince’ Billy: «Nunca leo las críticas de mis discos»]

«La primera vez que los vi en concierto fue precisamente cuando actuamos juntos por primera vez, en Iowa. Había escuchado mucho sus discos, pero en aquella ocasión me hice una idea mucho más profunda de cómo era su música y de cómo era su temeraria metodología de trabajo, usada para presentar unas canciones tan bellas como abstractas», opinaba un Oldham convertido desde hace años en una voz autorizada de la música americana. Una capaz de contar entre sus seguidores a figuras tan ilustres como Nick Cave, Björk, PJ Harvey o Johnny Cash.

«Fue un buen ejemplo de colaboración, porque Will se unió a nuestro mundo, lanzándose por caminos que nunca hubiera cogido en sus propios discos, como es la improvisación, mientras que nosotros hicimos cosas que jamás hubiéramos hecho, como incorporar una voz a nuestra música», comenta el guitarrista y teclista Cooper Crain, que formó Bitchin Bajas en 2010 al margen de su grupo principal: Cave. «En principio era un proyecto en solitario —añade—, pero poco después incorporé a dos miembros. Hace dos años grabamos con Oldham y ahora hemos tocado con Nori Tanaka, miembro de la famosa banda japonesa Ghost. Eso quiere decir que estamos abiertos y en continua expansión. Podría decir, incluso, que ahora este es mi proyecto principal, puesto que Cave está en pausa indefinida».

Lo demuestra el hecho de que el trío de Chicago —que completan los multiinstrumentistas Dan Quinlivan y Rob Frye— publicó en noviembre «Bajas Fresh» (Drag City, 2017). Un doble álbum de tan solo siete cortes que van desde los seis a los 23 minutos de duración y que tendrán que defender esta vez en solitario, sin el apoyo del respetado autor de «I See A Darkness». Un nuevo viaje lisérgico e instrumental a base de música electrónica y krautrock, en el que se pueden escuchar también flautas, saxos, xilófonos, trombones y pequeños instrumentos de viento, además de sintetizadores. ¿Se puede sonar tanto a Kraftwerk como a Sun Ra? Se puede. «En Bitchin Bajas, la aproximación que hacemos a la música cuando grabamos no es exactamente la misma que cuando tocamos en directo. Y aunque lo tengamos todo un poco más controlado que cuando vinimos de gira en verano con Bonnie “Prince” Billy, siempre hay sorpresas», asegura Crain.