El artista judío Matisyahu
El artista judío Matisyahu - g3online

Israel considera «correcta» la respuesta del gobierno español al veto a Matisyahu

El Congreso Mundial Judío expresa también su «indignación» y su «absoluta perplejidad». Esperanza Aguirre asegura que se trata de una «censura intolerable»

Actualizado:

Israel considera la reprobación por parte del Gobierno español al veto impuesto por el Festival Rototom de Benicassim al cantante estadounidense de origen judío Matisyahu la «decisión correcta».

«Estamos al tanto de lo que ha ocurrido a través de nuestra Embajada en Madrid y consideramos la reacción oficial de España una buena decisión y preferimos no añadir más» a la polémica, dijo hoy a Efe el portavoz de Exteriores israelí, Emanuel Nahshón.

El Gobierno español y el regional de la Generalitat Valenciana, así como la Embajada de Israel en España, reprobaron ayer el veto impuesto al cantante Matisyahu, que consideraron una discriminación por su condición de judío.

La polémica vino precedida por una campaña de la organización Boicot, Desinversions y Sancios (BDS) a Israel del País Valencià, que pidió a los participantes en el festival Rototom que consideraran su asistencia si acudía Matisyahu. Para BDS, Matisyahu es «un artista reggae judío estadounidense que ha participado en festivales 'prosionistas', ha reconocido ser un amante de Israel y ha llegado a afirmar que Palestina no existe».

Varios de los participantes declinaron entonces acudir al festival si asistía Matisyahu, por lo que los organizadores, tras no encontrar respuesta por parte del artista judío a su petición de que se pronunciara sobre si Palestina debía tener un estado propio o acerca del uso de la violencia, decidieron cancelar su actuación prevista para el día 22 de agosto. Tras la cascada de críticas, han decidido finalmente volver a invitarle.

Matisyahu fue retirado del cartel del festival tras no querer pronunciarse sobre el derecho del pueblo palestino a tener un estado propio y sobre el uso de la violencia. En un comunicado emitido el pasado domingo, la Cancillería israelí tachó al BDS de «antisemita». «Siempre decimos que no está relacionado con la cuestión palestina o los asentamientos, sino con el odio a los judíos, y lo sucedido es prueba de ello», afirmó hoy el portavoz israelí.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores español señaló en una nota el martes que «la imposición del requisito de una declaración pública, que sólo a él le fue exigida, constituye una forma de actuar que violenta la conciencia y que, en la medida en que venga determinada por la condición de judío de Matisyahu, cuestiona el principio de no discriminación».

«Presión espantosa y ofensiva»

El propio artista se pronunció en su página de Facebook afirmando haber sufrido una «presión espantosa y ofensiva» por parte del festival para pronunciarse sobre sus creencias políticas. Matisyahu se preguntaba si «a otros artistas programados se les ha pedido que hagan valoraciones políticas» y ha asegurado que «ningún artista merece ser puesto en tal situación».

El Congreso Mundial Judío (WJC, por sus siglas en inglés), con sede en Nueva York, expresó también su «indignación» y su «absoluta perplejidad» por la decisión de los organizadores del festival. El presidente de la organización, Ronald Lauder, dijo el domingo que se trata de una medida «antisemita» y pidió a las autoridades españolas que «condenaran este triste incidente y adopten las acciones apropiadas contra sus responsables».

Desde el gobierno regional de la Comunidad Valenciana el secretario autonómico de Cultura y Deporte, Albert Girona, y la directora general de Cultura y Patrimonio, Carmen Amoraga, lamentaron la anulación del concierto del cantante y defendieron la libertad de expresión. En sentido contrario, se han pronunciado algunas organizaciones como Pallasos en Rebeldía, que han rechazado las acusaciones de «antisemitismo» contra el Rototom Sunsplash y afirman que el veto al cantante se debe a sus manifestaciones «justificando violaciones de derechos humanos por parte del Estado de Israel y no a su identidad étnica».

Aguirre: «Es una censura intolerable»

Por su parte, la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, ha tachado de «intolerable» la cancelación de la actuación, que ha considerado una «censura» originada en presiones «de los antisemitas».

En su cuenta de la red social Twitter, Aguirre ha asegurado que los organizadores del festival han discriminado al cantante y cedido a presiones del antisemitismo, que ha calificado como "una de las primeras manifestaciones de los totalitarismos" y "una de la las señas de identidad de muchas de las formaciones de la izquierda española".

Los organizadores del Rototom han suspendido la rueda de prensa que habían convocado para hoy con el objetivo de explicar su postura en relación con este tema a la comunidad judía y han señalado que «en breve» emitirán una «declaración pública institucional».