Cultura - Música

El milagro musical de Cateura, el mejor regalo de Reyes

El Auditorio Nacional de Madrid acogió ayer el debut en España de la Orquesta de Instrumentos Reciclados, que contó con la presencia de la Reina

susana gaviña - Actualizado: Guardado en: Cultura Música

Ayer, en el Auditorio Nacional, no actuaba ni la Filarmónica de Berlín, ni dirigía Simon Rattle ni Claudio Abbado. Tampoco virtuosos solistas, con sus Stradivarius. Sin embargo, se logró lo que muchas veces es difícil de conseguir: emoción. La emoción no de una música extraordinariamente interpretada, pero sí extraordinariamente sentida y compartida por el público que llenaba la sala de cámara (las entradas se habían agotado hace días).

Casi setecientas personas -niños acompañados por sus padres, la mayoría- que puestas en pie ovacionaron y aplaudieron a la veintena de músicos -niños y adolescentes- que forman parte de la Orquesta de Instrumentos Reciclados, una milagrosa iniciativa que echó a andar en 2006. Creada por un Favio Chávez, un ingeniero medioambiental reconvertido en director de orquesta, consiste en hacer música con instrumentos realizados a partir de la basura, de los desechos depositados en el vertedero de Cateura (en el que viven más de 25.000 personas), a las afueras de la ciudad paraguaya de Asunción.

La orquesta se ha convertido en un fenómeno mundialUn proyecto con el que se quiere demostrar «que no hay que desechar a las personas tan fácilmente», indicó el propio Chávez, tras la presentación del concierto -presidido por la Reina- por parte de Óscar Martínez, director de la empresa de reciclaje Ecoembes, responsable del debut de esta peculiar formación musical en España. Antes también se pudo ver la proyección de un vídeo que sirvió como introducción para explicar la génesis de esta iniciativa que se ha convertido ya en un fenómeno mundial.

Un fenómeno que les ha llevado de gira desde Estados Unidos a Japón, y que ha cosechado numerosos premios. Durante unos días, la gira ha hecho una parada en nuestro país para participar en un taller de reciclaje para niños, en este concierto benéfico (la recaudación irá destinada a Land Philharmonic, la fundación de la orquesta), que ha contado con el apoyo de ABC, y en la posterior Cabalgata de Reyes, celebrada ayer por la tarde.

Latas, palets, cucharas...

Chávez, con un gran sentido del humor -«lo que van a escuchar ustedes aquí es basura -bromeó-, porque son instrumentos hechos de basura-», hizo de maestro de ceremonias y fue explicado al detalle cómo habían sido construido cada uno de los instrumentos, además de presentar a los jóvenes intérpretes. Así, nos mostró un violín hecho con una lata de pintura, un tenedor y madera de palet; un violonchelo realizado con una lata de aceite; un contrabajo, con bidón; su guitarra, realizada con dos latas de dulce de batata, «de vainilla y chocolate. Este instrumento no lo tienen aquí en España», bromeó; tres saxofones, construidos con caños de distinto grosor dependiendo de la tesitura...

«Que no tengamos nada no es excusa para no hacer nada», afirmó ChávezLa cita tuvo un doble componente didáctico, pues además de aprender sobre las distintas familias de instrumentos -viento, madera...-, fue una lección de supervivencia y de esperanza. «Queremos expresar que aunque no tengamos nada, eso no es una excusa para no hacer nada, o que no podamos aspirar a lo máximo. Soñar es gratis. Soñemos y saquemos adelante a nuestras comunidades», arengó Chávez.

Entre una y otra explicación, la música fue surgiendo de estos instrumentos, con versiones adaptadas a ellos de fragmentos de la «Quinta sinfonía» de Beethoven -era la primera vez que la tocaban en público. «Podemos decir que es un estreno mundial», bromeó el director-; el «Canon» de Pachelbel; la «Serenata Nocturna» de Mozart..., combinadas con música de películas, como «La pantera rosa»; «Imagine» de Lennon, música latinoamericana y árabe. En la última parte del concierto, a la formación paraguaya se unió el Coro de la Alegría, agrupación madrileña también de niños que cantó junto a ellos los villancicos «Noche de Paz» y «Adeste Fideles» (a este se sumó la soprano Pilar Jurado).

La fiesta musical concluyó con el «Himno de la Alegría», en el que también tomaron parte algunos niños del público -con maracas y trompetillas-, y una propina, «El Humaguaqueño», a cuyo son se distribuyeron los músicos paraguayos por toda la sala para terminar tocando frente a la Reina, quien tras el concierto bajó a saludarlos y fue agasajada con uno de los violines reciclados. «Es el mejor regalo de Reyes», afirmó Doña Sofía.

Toda la actualidad en portada

comentarios