Manolo Escobar celebrando la Copa del Mundo lograda por la selección española de fútbol - abc

Cinco canciones eternas de Manolo Escobar

Actualizado:12345
  1. «¡Y viva España!»

    Manolo Escobar celebrando la Copa del Mundo lograda por la selección española de fútbol - abc

    Sin duda es el segundo himno de España, o el oficioso. Indispensable en cualquier triunfo deportivo en la que esté involucrado un equipo o un atleta español. Sin embargo, la canción está compuesta por dos belgas, en 1972, Leo Caerts y Leo Rozenstraten. Pero fue la voz de Manolo Escobar la que convirtió esta composición en algo más que popular.

  2. «Mi carro»

    Imgen de un joven Manolo Escobar - abc

    Otro de los hitos inmortales de Manolo Escobar. A ritmo de rumba, denuncia el robo de su carro de una forma extremadamente poética, casi lorquiana: «En mi carro gasté/una fortuna,/y en mis noches de amor/llevé la luna.» Hoy en día se sigue cantando de manera inconsciente pro cualquier español talludito que pierde algo. Sus autores fueron Alejandro Cintas y Rafael Jaén.

  3. «El Porrompompero»

    Manolo Escobar rodeado e fans en 1972 - abc

    Otra rumba que ha pasado a la historia. Obra de Ochaíta, Valerio y Solan, fue grabada en 1960 para el disco «Manolo Escobar y sus guitarras». En aquella época se hizo indispensable en cualquier fiesta que se preciara.

  4. «La minifalda»

    Manolo Escobar siempre cantaba con alegría - abc

    Llegó la minifalda y revolucionó las costumbres y la calles españolas. La reacción de la familia tradicional fue decir que a los toros no se puede llevar semejante prenda. Estamos hablando de 1971, cuando Escobar grabó está sevillana firmada por Ruiz Venegas Felipe Campuzano.

  5. «Viva el vino y las mujeres»

    Manolo Escobar rodeado de mujeres: Marujita Díaz, Carmen Sevilla y Lola flores - abc

    Otra exaltación de las virtudes patrias, en este caso el vino y las mujeres, y nada mejor para ello que un pasodoble. «Cuando se escuchan los cantes de España/es imposible sujetarse el corazón,/porque nos saltan las venas y el alma/y nos sentimos capitanes del amor». Ahí queda eso. Fue grabada en 1967, y sus autores, Alejandro Cintas y Rafael Jaen.