Cultura - Música

Eva-Maria Westbroek: «Isolda es mi límite wagneriano»

La soprano holandesa, que debuta el papel, cierra el LXI Festival de Ópera de la Coruña este sábado

Eva-Maria Westbroek, durante un ensayo en La Coruña - festival de la coruña
susana gaviña - La Coruña - Actualizado: Guardado en: Cultura Música

Eva-Maria Westbroek llega exhausta a la entrevista. El pasado fin de semana interpretaba el papel de Sieglinde, de «La valquiria», junto a la Filarmónica de Berlín, bajo la batuta de Simon Rattle, y estos días esta inmersa en un nuevo papel wagneriano, Isolda, que cantará por primera vez este sábado como cierre del Festival de LXI Ópera de la Coruña. «No es muy difícil pero es muy largo», argumenta en un español muy notable después de uno de los ensayos. Un debut muy esperado de la que es considerada actualmente una de las grandes voces wagnerianas, muy a su pesar, pues sus ambiciones líricas pasan por interpretar otros repertorios. «Si me dieran a elegir, cantaría Madama Butterfly. Es mi ópera favorita pero nadie me quiere», bromea la soprano holandesa, nacida accidentalmente en la ciudad irlandesa de Belfast donde su padre, geólogo, desarrollaba un proyecto.

«La idea inicial era que debutara este papel en Dresde, en noviembre, pero se presentó esta ocasión y me pareció maravillosa porque me permitía trabajarlo en profundidad». No será la primera aproximación a esta música, pues ya ha abordado con anterioridad algunas partes en concierto, así com el ciclo de canciones Wesendonck, con textos de Mathilde Wesendock, mujer de la que estuvo enamorado Wagner que puso música a los poemas. También ella sirvió de inspiración al compositor para crear una de las óperas más hermosas del repertorio, «Tristán e Isolda», un poema donde van de la mano el amor y la muerte.

Mientras en Dresde compartirá escenario con su marido, el tenor Frank van Aken, en La Coruña, donde se ofrecerá en versión de concierto, el papel de Tristán será interpetado por Stephen Gould. Completan el reparto Iris Vermillion, Gidon Saks, Jukka Rasilainen y Borja Quiza. Al frente de la Sinfónica de Galicia se pondrá una de las grandes y experimentadas batutas del panorama internacional, Eliahu Inbal.

Música y filosofía

La soprano holandesa asegura que lo más difícil de este personaje, además de su longitud, es «el idioma y la filosofía. No entiendo todo», se lamenta. Y señala las diferencias con otros personajes wagnerianos como Sieglinde, que ha interpretado a las órdenes de Rattle, Thielemann (en el Festival de Bayreuth) y James Levine (en la producción de Robert Lepage). «En Sieglinde todo es muy natural. Lo que dice es lo que es; pero ‘Tristán e Isolda’ es filosofía, es Schopenhauer... Es muy complicado». Entre sus próximas citas con este personajes se encuentra el Festival de Bayreuth en 2015.

Westbroek reniega un poco de esa etiqueta de cantante wagneriana que se han empeñado en endosarle. «Todo el mundo me pregunta por esta faceta pero a lo largo del año solo canto uno o dos papeles de Wagner, el resto es repertorio italiano, francés, ruso... Canto desde ‘Jenufa’ de Janacek a ‘La Fanciulla del West’ de Puccini, en el que está mi personaje favorito, Minnie; ‘Manon Lescaut’ (que acaba de incorporar a su repertorio)...».

comentarios