Mick Jagger, al frente de su grupo de incombustibles rockeros, durante su actuación en Glastonbury
Mick Jagger, al frente de su grupo de incombustibles rockeros, durante su actuación en Glastonbury - efe
concierto

Gritos de eternidad en Glastonbury

Actualizado:

Más de 135.000 personas se dieron cita anoche sobre la mítica pradera británica de Glastonbury alentadas por el deseo de comprobar si los Rolling Stones son demasiado viejos para seguir derrochando satisfacción en su debut en tan legendario escenario. Nadie quería perderse el debut de la inmortal banda en el mítico madrofestival. Mick Jagger, que cumple 70 años en julio, exhibió junto a sus compañeros de mil batallas musicales todo un espectáculo cargado de vatios y adrenalina a partes iguales. Pura energía incombustible dirigida a la eternidad.

Fueron dos horas y quince minutos de eterna satisfacción. De elixir para la eterna juventud. Desde su primer tema, el trepidante «Jumping Jack Flash», hasta el cierre final, Mick Jagger y sus chicos demostraron que siguen atesorando uno de los directos más poderosos de la música en vivo. Su concierto, todo un macroespectáculo con un ave fénix sobre el escenario central -La Pirámide-, fue otro grito de eternidad. «Después de todo estos años, finalmente nos han invitado», bromeó «Morritos» Jagger durante su actuación en el mayor festival de música del Reino Unido. «Es como un agujero negro en el espacio o algo así, pero esta vez nos metemos dentro», apostilló Keith Richards.

Otros temas del concierto fueron «Paint it black», «Glastonbury girl» -un número folk compuesto para la ocasión-, «Wild horses» y «Doom and gloom». Entre los asistentes al concierto se encontraba el Príncipe Enrique de Inglaterra. Tampoco faltaron celebridades como la modelo Kate Moss y su esposo Jamie Hince, la diseñadora Stella McCartney, el futbolista Wayne Rooney y su mujer Colleen y la modelo Lily Cole.

Todos quedaron rendidos ante el «ajuste de cuentas» que los Rolling Stones realizaron con Glastonbury. Nunca es tarde si la dicha es buena, dice el refrán. Y es que con esta banda, la veteranía siempre será mucho más que un grado.