Música

Cultura

Música / concierto en gijón

Bruce Springsteen: música, energía y compromiso

Día 28/06/2013 - 17.33h
Temas relacionados

El «Jefe», que no reparó en guiños al público, superó todas las expectativas en su memorable tercera visita a Gijón

Había magia, como dice «Thunder Road», en una noche aún por cuajar. En cuanto El Molinón, aún de día, intuyó que Bruce Springsteen iba a asomarse al escenario, saludó con un rugido lo que quisiera que el «Jefe» se guardase en la manga para un concierto único: un aforo relativamente pequeño y una sola fecha en España.

Pasaban dos minutos de las nueve y media cuando el «Boss» irrumpió sobre el escenario con su banda. Al máximo. Antes, el público ya había ovacionado a su mismísima madre, acomodada con sus 90 años en la grada oeste. «¡Buenas noches, Gijón!» fue el saludadísimo «hola» y ya, sin más, sin concesiones: «My Love Will Not Let you Down», una habitual de sus últimos conciertos, pese a que no la ha llegado a incluir nunca en un disco. «Out in the Street», de «The River», fue el segundo plato de una noche que siguió, potente, con la popular «Better Days», a petición del público. «Ain’t Good Enough For You», de «The Promise», dio paso al primer préstamo de la noche: la «Travellin’ Band», de la Creedence Clearwater Revival.

Solventó tras ella el trámite imprescindible de «Wrecking Ball», la canción que da título al disco y la gira. Carne de directo -estrenó la canción en su gira anterior, mucho antes de llevarla al estudio-, sirvió asimismo para descubrir a ese Bruce que, según adelantó, ya está trabajando en algo nuevo, y que se ha propuesto sacarle todo el partido a su sección de vientos. Sonaron un puñado de canciones más y el «Boss» no escatimó en guiños al público. Otro «¡Buenas noches Gijón», esta vez acompañado de un «¡ya están aquí otra vez!», todo en español, desató pasiones, tantas como su interpelación directa, ya en su idioma: «Tenemos una misión que cumplir esta noche, que no podemos conseguir por nosotros mismos. ¡Os necesitamos!». Y hasta una alusión directa a la crisis, leída de una nota a pie de escenario: «Corren malos tiempos en América, en España y en Gijón. Esta canción se la dedicamos a la esperanza de tiempos mejores. Y a los pobres. Y a Proyecto Hombre». Así arrancó «Jake of all Trades». Y poco después llegaba la mismísima «The River». Para entonces no quedaba una garganta en El Molinón que no estuviese cantando con su «Jefe».
El de ayer fue un concierto por y para el público, siempre lo son los de Springsteen, pero en ocasiones se entrega incluso más. Anoche sucedió. Lo demostró subiendo al escenario carteles y más carteles con peticiones del público. «Waitin’ on a Sunny Day» fue otro de los momentos estelares, y eso que prácticamente no la cantó, porque dejó que lo hiciera el público. De él sacó, a lo largo de la noche, hasta a dos niños y a otras tantas chicas. A una para bailar y a otra para ofrecerle una guitarra.

El Molinón parecía a punto de caer. Y muy a punto estuvo de hacerlo con el «Twist and Shout» de The Beatles, y hasta con «La Bamba». Con «Thunder Road» puso punto final a una noche que bien podría haber sido una celebración de diez años en diez años entre viejos amigos. Siempre con la sospecha de que esta puede ser la última. Memorable Bruce.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO Hasta el 8 de febrero se expone en la primera pinacoteca española una de las mejores colecciones del género

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.