«El Jefe» sacia su apetito en San Sebastián y su hambre rockera en Gijón
Bruce Springsteen firma autógrafos a la salida de su hotel, en San Sebastián - arizmendi arizmendi
música

«El Jefe» sacia su apetito en San Sebastián y su hambre rockera en Gijón

«El Boss», que empezará a grabar un nuevo disco en octubre, actúa hoy en el Molinón, tras tres días en Donosti

Actualizado:

Aquel 22 de febrero de 1947, Douglas Springsteen y Adele Zerilli eran poco más que unos veinteañeros como tantos otros de un suburbio norteamericano que iban a pasar por el altar. Douglas, tras una vida entregado a la cerveza, el tabaco y la melancolía, murió en 1998, pero Adele, casi nonagenaria, sigue en forma. Y no solo eso, sino que está de «gira» tras los pasos de su hijo, al que ya va siendo hora de presentar: Bruce Springsteen, que desde el domingo se pasea por San Sebastián (y sus delicias gastronómicas), antes de que hoy actúe en el estadio de El Molinón, en el único concierto español de su gira mundial, concierto cuyas entradas se agotaron en cuatro horas.

Bruce no ha viajado solo hasta España. Además de su madre Adele, le acompañan su sobrina y Pamela, su hermana pequeña. Y desde luego a ninguno del clan Springsteen parece faltarle el apetito. Hospedados en el María Cristina, el lunes Bruce firmó unos cuantos autógrafos a sus puertas (el primero fue Asier, de ocho años) a medio centenar de aficionados.

Menú

Pero Springsteen y compañía ya habían visitado el domingo por la noche, según informan T: Flaño y E. Mingo, el restaurante «El Bokado», y dieron buena cuenta de un surtido de jamón, pimientos de Guernica, ensalada de bogavavante y merluza en salsa verde. Tarta de queso y helado de cáscara de naranja y vainilla se sirvieron a los postres, sin que faltaran unos sorbos de chacolí y vino tinto Remelluri.

El lunes, tras esa firma de autógrafos, y saludar a todo aquel que se le dirigía por la calle, «El Jefe» y su gente se pasaron por el restaurante «Va Bene» del bulevar donostiarra a tomar un pequeño refrigerio, antes de dirigirse al restaurante «Morgan» en el Casco Viejo de San Sebastián, donde «El Boss» se apretó un pacharán y Adele un baileys.

Nuevo disco

Rockero y padre (padrazo) en la vida, camino de los 64 años que cumplirá el 23 de septiembre, Springsteen está hecho un toro. En lo que va de año, ya se ha calzado su gira australiana y media gira europea y, lo que es más importante para todos sus aficionados, ha empezado a pergeñar los esbozos de un nuevo álbum que empezaría a grabar a primeros de octubre si todo va bien, una vez concluida su gigantesca gira mundial. Los primeros apuntes de este posible nuevo trabajo los ha dado Springsteen en la revista «Rolling Stone»

«Tengo una gran cantidad de material-explica Bruce-. Todavía me siento como si estuviese en el centro del manantial». Durante la pasada y aún reciente gira por Australia, el «Boss» tuvo oportunidad de hacer unas primeras grabaciones con Tom Morello de Rage Against the Machine, que sustituía temporalmente a Steven Van Zandt, que seguía rodando capítulos de «Los Soprano».

La actual gira acaba el 21 de septiembre en Río de Janeiro. A partir de entonces, se tomaría un pequeño descanso y... al estudio, como él confirmaba a «Rolling Stone»: «Una o dos semanas después de acabar los directos, cuando paremos, estaré de nuevo trabajando en el estudio, preparando maquetas».

Por supuesto, nada se sabe del estilo del disco, pero sí parece seguro que la banda, su querida E. Street Band (triste aún por las desapariciones de Danny Federici y Clarence Clemons) va a tener un papel importante en la grabación, ya que, como resume «El Jefe», «estos últimos diez años han sido los mejores que hemos tenido».