Música

Música

El Teatro Real echa un capote a Mortier en la polémica con Jesús López Cobos

Día 01/03/2013 - 18.00h
Temas relacionados

El director general del coliseo madrileño defiende las declaraciones del belga en una publicación austriaca en las que «se refiere a la no renovación del contrato», cuando lo que realmente aparece escrito es: «tuvimos que echarle»

Dos días ha tardado el Teatro Real en contestar el burofax que le remitió el pasado 27 de febrero Jesús López Cobos. En él, el ex director musical del coliseo madrileño durante siete temporadas pide una recitificación tanto a la institución como a Gerard Mortier por la declaraciones realizadas por este a una publicación austriaca, aparecidas el pasado 22 de febrero en Kurier.

En una entrevista el periodista le pregunta al director belga por qué no hay director musical en el Real, a lo que Mortier contesta: «Jesús López Cobos era el director musical titular antes de yo ir a Madrid. Pero él apenas ha trabajado con la orquesta. Tuvimos que echarle».

Hechos falsos

El malestar del director zamorano no se hizo esperar ante tal afirmación que falta a la verdad en dos puntos: El primero, que le echaran, pues López Cobos fue quien decidió no renovar su contrato en una carta remitida al director general de entonces, Miguel Muñiz, con fecha 2 de septiembre de 2008; y segundo, que Mortier participara en dicha acción, pue fue fichado por el coliseo madrileño en noviembre de 2008 y se incorporó a él en enero de 2010 por lo que el «tuvimos» no procede.

Antes tales afirmaciones, «absolútamente falaces, lesivas de mi honor, debido a la imputación de hechos falso y manifestaciones de juicios de valor que atentan contra mi dignidad, menoscaban mi fama y reputación profesional y lesionan mi propia estimación», el director de orquesta pedía tanto a la institución madrileña como a Mortier «las oportunas rectificaciones sobre la intromisión ilegítima». De no producirse éstas en el plazo de siete días, López Cobos avisaba: «Me veré en la libertad de soliciar el amparo de mi derecho al honor por los cauces legales que me asistan».

La contestación del Real

No ha tenido que esperar tanto para recibir una carta del director general del Real, Ignacio García-Belenguer remitida hoy. Adjuntamos a continuación el«extracto» enviado a los medios de comunicación:

«He leído con la mayor atención su carta del pasado día 27 de febrero. En relación a la misma, deseo manifestarle lo siguiente:

La representación institucional del Teatro Real corresponde, de acuerdo con nuestros estatutos, al Presidente del Patronato quien, una y otra vez, se ha referido a usted en los términos que su persona y su trayectoria se merecen. Lo mismo han hecho los distintos órganos de gobierno del Teatro Real cuando han tenido que pronunciarse sobre la finalización de la colaboración que mantuvo usted con el Teatro hasta el año 2010.

El Teatro Real, como bien conoce, tiene como norma no interferir en las declaraciones que, a título personal, realizan sus directivos a los medios de comunicación

Que, con independencia de lo anterior, según lo que conozco, el Director Artístico, Gerard Mortier, al referirse a la finalización de su contrato con el Teatro Real, expresó en la entrevista a la que se refiere su carta, que ésta finalización se debió a la no renovación del contrato.

En todo caso, el Teatro Real quiere exponer que lamenta la confusión generada.

Le informo igualmente que, del contenido de la presente se dará traslado a los medios de comunicación.»

Si bien la institución parece desvincularse en un principio de las declaraciones de Mortier, en uno de los párrafos parece echarle un capote al afirma, no con mucha exactitud, que en la entrevista el director belga se refirió a que no se le había renovado el contrato.

Problemas de traducción

La pregunta y la respuesta la transcribimos aquí literalmente: «Einen Chefdirigenten gibt es nicht? Jesus Lopez-Cobos war Chefdirigent, bevor ich in Madrid war. Aber er hat mit dem Orchester kaum gearbeitet. Wir mussten ihn rauswerfen».

Esta última frase se traduce literalmente «Tuvimos que echarle». La palabra rauswerfen se traduce como echar y es empleada con un sentido muy peyorativo. Si se hubiese referido a la palabra despedir hubiera utilizado entlassen, mientras que no renovarle sería nicht renovieren.

De nuevo Gerard Mortier, como ya nos tiene acostumbrados, parece haber provocado un terremoto con su dialéctica, y en este caso no ha sido en españo, sino en alemán, idioma que conoce bien.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
El Prado rastrea en una exposición única las huellas del pintor que más ha influido en la pintura de los siglos XIX y XX

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.