Música

Música

Ricardo Montaner: «Si escribiera sobre mí, solo haría temas felices»

Día 19/02/2013 - 11.03h
Temas relacionados

El músico venezolano se lanza a la conquista del mercado español con su nuevo disco, «Viajero frecuente»

Sony music

Es uno de esos cantautores cuyas baladas han dejado huella en millones de fans latinoamericanos. Un hombre que lo mismo pone banda sonora a telenovelas como a la canción principal de la película de Disney «Aladdín». Ricardo Montaner, sobre todo, es recibido como una gran estrella, acostumbrado a llenar los más grandes recintos de América.

Nació en Buenos Aires (Argentina) pero se crió en Maracaibo (Venezuela), y hace poco le otorgaron la nacionalidad colombiana. Además, su reciente cambio de sello discográfico ha conllevado el reto de abrir nuevas fronteras. Por eso ha venido a Madrid a grabar un vídeo con India Martínez, la cantante cordobesa, quien participa en el disco «Viajero frecuente». Un ábum con el que afronta el reto de intentar el asalto del público español.

Ricardo Montaner: «Si escribiera sobre mí, solo haría temas felices»

Se da la circunstancia de que la entrevista tuvo lugar en un hotel de la plaza de Santa Ana, el día en que el Real Madrid se enfrentaba al Manchester United. El lugar se encontraba en esos momentos literalmente tomado por los hinchas del equipo británico que, a la espera de la hora crucial, se entretenían con constantes y ruidosos cánticos. Himnos que, inevitablemente se colaban en la conversación y en la grabadora. Ricardo Montaner nos reconocía que se siente muy futbolero y que le hubiera encantado tener entradas para poder ver el encuentro de Champions.

¿Y quién prefiere que gane?

Por el hecho de estar aquí, me encantaría que ganara el Madrid, pero creo que esos que están ahí abajo no piensan lo mismo. Pero como que al final les da un poco igual, porque a lo que van es a divertirse. El resultado etílico va a ser el mismo, o sea, ni más ni menos cantidad de cerveza en el organismo.

Habrá visto de todo, siendo como es un «Viajero frecuente», tal y como acredita en el título del disco.

Hace como quince días recibí un e-mail de una compañía aérea felicitándome porque estoy a punto de llegar a los cuatro millones de millas, que son como seis millones de kilómetros. Lo de ser viajero frecuente se pone de manifiesto en cosas como esta, pero por otro lado te pones a pensar y traduces eso en experiencias, en cuánta gente habré visto, con cuánta gente habré conversado, con cuanta gente me habré cruzado sin saber quiénes son. Cuatro millones de millas en esa sola línea deben de haber significado algo en el tipo que soy hoy.

¿Todo esto influye en la música?

En mi caso sí, y en este disco especialmente. Este álbum lo escribí bastante fracccionado en diferentes lugares. Arranqué en Nueva York, compuse parte en Miami, parte en Europa, grabamos una gran parte del disco en Milán. Una buena parte de las ideas llegaron en aviones. Hace poco me pidieron una canción para un artista que están desarrollando en Sony y en el avión de venida, escribí la letra. La música no, porque obviamente no puedo ponerme a tocar la guitarra en el avión

Por lo general, ¿de dónde salen las canciones?

Me fijo mucho en la gente. Yo agarro y me invento historias con gente que veo, que a lo mejor ni siquiera tienen que ver con la historia, pero yo me la imagino. En este disco, por ejemplo, hay una canción que se llama «Time». La historia me la inventé, pero al mismo tiempo está basada en una historia real que no era mía.

Para componer unos miran al interior y otros al exterior...

Me pasan las dos cosas. Si mirara solo para adentro, sería bastante monotemático, porque soy un tipo bastante feliz, bastante normal. Es muy difícil escribir sobre los desencuentros del amor cuando eres un tipo que tiene una armonía emocional muy grande. Entonces prefiero inventarme la historia y hacerla posible, si no, escribiría solamente sobre la felicidad.

Siguiendo el hilo de «Viajero frecuente», se da la circunstancia de que recientemente le dieron la nacionalidad colombiana.

Te voy a contar cómo fue. El presidente Juan Manuel Santos me hizo ir a la Casa de Nariño -residencia presidencial- y, una vez allá, me pasaron a la biblioteca, una sala muy amplia. Y cuando abren la puerta, veo que estaba toda la prensa acreditada. Pensé que el presidente debía de tener algún acto, pero cuando levanto la mirada veo que estaban mis tres hijos más chicos, muy bien vestidos los tres. Y pensé: "Pero si yo salí del hotel y estaban durmiendo, ¿cómo es posible que ahora estén aquí? ¿Será que estaban en la cama pero vestidos de chaqueta y corbata?". Entonces empecé a darme cuenta de que algo raro estaba pasando. Efectivamente, el presidente me hizo prestar juramento.

Ese día fue de mucho trabajo, pero cuando llegué por la noche al hotel me puse a pensar que nunca me hubiera imaginado, hace 25 o 30 años, cuando salí de Maracaibo, que me iban a pasar cosas como esta. Para muchos puede ser insignificante, pero para mí ha significado un gran honor, y me siento muy orgulloso y muy feliz.

Debe de ser bonito sentirse querido en muchos sitios.

Eso es lo más bonito, y lo más importante, saber que está ahí el cariño de la gente.

¿Cómo fue ese momento en que se planteó que o tenía éxito o dejaba el mundo de la canción?

Fue como a los 27 años. Pensé que si en dos años no lograba un contrato internacional, regresaba a la Universidad a terminar mi carrera de periodismo. Era una época en que meditaba sobre qué iba a pasar conmigo. Tenía dos hijos de un primer matrimonio, pronto llegaría a los treinta años y no tenía nada concreto. Entonces me fui a una ciudad que se llama Mérida (Venezuela), y allí me ofrecí para cantar gratis en la elección de una reina de belleza, sin saber que el artista estelar de la noche iba a estar con su manager y el presidente de su compañía de discos. Cuando bajé de la tarima tenía mi primer contrato discográfico.

¿La conclusión es que hay perseguir los sueños?

No te quepa duda. Es que el sueño es muy difícil que te toque a la puerta, hay que ir a buscarlo, ir tras él. Todavía sigo en eso. Mira dónde estoy, después de 25 años de carrera estoy aquí en España tocando a la puerta.

Dentro de este viaje frecuente, ¿que representa el viaje a España?

A estas alturas, cuando ya uno no tiene que estar probando si sirve para la carrera o no, me llena de ilusión que llegue una compañía como Sony y te diga no solo que quiere continuar la carrera que tú has hecho y mejorarla, sino que te ofrece llegar a países como España o Brasil. En ambos países ha habido artistas que han cantado mis canci0nes, sobre todo en Brasil, y entonces quiero llegar y decir a la gente que el autor de esas canciones soy yo. Es un reto muy bonito, y venir acompañado de una compañía de discos con ganas de hacer las cosas es una gran ventaja.

¿Es lo que le llevó a cambiar de sello discográfico?

En realidad venía gestándose, porque la compañía anterior (EMI) estaba en un momento de transición muy grande, viendo a ver si la vendían, como efectivamente sucedió una vez que me salí. Los dos últimos discos míos se trabajaron te diría que por inercia, por costumbre y expectativas del público, no porque la compañía haya hecho una apuesta. Así que ya estaba cantada la decisión de que tenía que dar un salto, y Sony apareció en el momento preciso.

Vivimos en unos momentos extraños para el mundo de la música.

Necesitamos fórmulas creativa. ¿Pero no crees que es un poco así todo? Cualquier ciudadano normal de cualquier país tiene que ser creativo en estos momentos para salir adelante. Los cambios nos obligan. También pareciera que los países jugaran a la competencia a ver cuál está más crítico.

Nosotros los artistas tenemos una ventaja... o, mejor dicho, el mundo del espectáculo tiene una ventaja, y es que la música va a estar ahí quieras o no. No concibes la vida sin una banda sonora. Será un poco más triste, un poco más melancólica o más alegre, te puede pasar por el reggaeton, por la salsa, por la balada, por cualquier tipo de género, pero siempre va a estar ahí. Transformada tal vez. Probablemente no la vamos a percibir en los formatos que estábamos acostumbrados, pero creo que si hay algo que ha ido transformándose de forma creativa es el negocio de la música.

En ese sentido, ¿cómo lleva el tema de las redes sociales?

Un día, por juego, mis hijos me abrieron una cuenta en Twitter y ahora estamos en 3,5 millones de seguidores, que no está tan mal. Y en Facebook estamos haciendo diferentes tipos de concursos para que la gente se integre. Y la verdad es que es bastante entretenido.

¿Qué tal la experiencia de cantar con India Martínez, en el tema «Déjame soñar»?

Ella es divina, y canta muchísimo. Ahora mismo vamos a filmar un vídeo y la acabo de invitar a que venga a cantar conmigo en abril al Auditorio Nacional en México, donde voy a hacer mi segundo concierto este año. Espero que en América se dé a conocer pronto, porque es una extraordinaria cantante. Tiene una voz hermosísima y toda una vida por delante.

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
El Prado rastrea en una exposición única las huellas del pintor que más ha influido en la pintura de los siglos XIX y XX

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.