Música

Cultura

Música

Rusalka en el Liceo: una sirenita violada

Día 23/12/2012 - 19.45h
Temas relacionados

Recibida entre aplausos y abucheos, esta versión de la ópera de Dvorak desprende verdadera magia teatral

Varias horas después de vista la impresionante versión de esta ópera de Dvorák en su regreso al Liceu después de 48 años, todavía resuenan en la mente del espectador tanto la genial partitura -defendida por mano experta por un aclamado Andrew Davis desde el podio- como titilan las imágenes del potente montaje teatral de Stefan Herheim (2008): un espectáculo impresionante al que hay que digerir como lo que es, una versión con denominación de origen, ya que la obra original es manipulada, recortada y transformada por la visualidad del ‘regista’ noruego.

Lo cierto es que, una vez aceptada la convención, comienza a surgir del escenario auténtica magia teatral, una historia renovada y valiente, atractiva y pasada de vueltas que oníricamente se adentra en el deseo sexual para moverse hasta en el sadismo y la necrofilia y que crea escenas inolvidables gracias a un soberbio trabajo de diseño escenográfico (Heike Scheele), de vestuario (Gesine Völlm) e iluminación (Wolfgang Göbbel).

Los personajes que plantea Herheim, brindando un protagonismo absoluto al aquí omnipresente personaje de Vodnik, construyen un discurso de una rotundidad pocas veces vista en el escenario liceísta; el director crea hilos paralelos entre los protagonistas, saca partido a los efectos teatrales, involucra al público, manipula el tiempo, se detiene en mil detalles de trasfondo psicoanalítico... Recibida entre aplausos y abucheos, esta versión de “Rusalka”, de una complejidad impresionante tanto como propuesta intelectual como de realización escénica y ya vista en Bruselas, Dresde y Graz, es imprescindible para quienes disfrutan del hecho teatral con mayúsculas.

El desempeño de los intérpretes es glorioso: solistas, coro y una veintena de figurantes actúan como nunca, comprometidos y muy bien dirigidos tanto por Herheim como por Davis. Camilla Nylund convence como Rusalka, sobre todo en su impresionante tercer acto; Emily Magee brinda acento aristocrático a su personaje e Ildiko Komlosi hace lo que puede con la infernal tesitura de Jezibaba; Günter Groissböck –excelente actor- mostró tiranteces en los extremos de su registro y Klaus Florian Vogt lleva a su peculiar vocalidad al Príncipe, todos bien secundados por un amplio plantel de comprimarios.

ÓPERA “Rusalka”

Compartir

  • Compartir

Temas relacionados
publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO El Museo del Prado comienza un ambicioso proyecto de investigación de sus cartones para tapices con una innovadora muestra

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Hoy en TV

Programación Televisión

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.