Robot humanoide presentado en una reciente conferencia sobre inteligencia artificial en Sevilla
Robot humanoide presentado en una reciente conferencia sobre inteligencia artificial en Sevilla - VANESSA GÓMEZ

¿Puede un robot escribir poesía?

Publican en China el primer poemario obra de un programa de inteligencia artificial desarrollado por Microsoft

PekínActualizado:

Un libro de poemas escritos íntegramente por un programa de inteligencia artificial de Microsoft ha sido lanzado al mercado por la editorial pequinesa Cheers Publishing, informa el oficial Diario del Pueblo.

El libro, según sus editores el primero en todo el mundo donde el autor es una inteligencia artificial, lleva por título «La luz solar se perdió en la ventana de cristal» y su autor es el software «Microsoft Little Ice».

El algoritmo tenía memorizados sonetos de 519 poetas escritos en los últimos 90 años, y logró generar 10.000 poemas en 2.760 horas, aunque el libro publica sólo una selección con los 139 mejores, señala el diario. Desde febrero, algunos de los poemas de esta inteligencia artificial han sido divulgados en foros de literatura en internet, firmados bajo distintos seudónimos, y pocos lectores notaron que su autor era un algoritmo, destacaron los autores.

Inspiración

«Se inspira cada vez que ve una imagen, un proceso básicamente igual al de un poeta de verdad», señaló al diario el jefe de producción del libro, Dong Huan, quien aseguró que no se ha cambiado un ápice lo escrito por «Little Ice», e incluso se han mantenido algunos errores gramaticales.

De acuerdo con los promotores del poemario, un poeta de carne y hueso habría tardado un siglo en generar los 10.000 sonetos que supo crear «Little Ice». Li Di, creador de la inteligencia artificial, subrayó que ésta tiene «un estilo único y una voz propia» y cuenta con un sistema sensorial capaz de reaccionar a imágenes y sonidos.

Esta tecnología está disponible en 14 plataformas de redes sociales y cuenta ya con 20 millones de usuarios. Algunos poetas chinos han señalado ante la publicación de este peculiar libro que una máquina nunca podrá reemplazar a un humano en este campo, ya que jamás será capaz de escribir con el necesario nivel de «espiritualidad».