Cristal de la librería Lagun de SanSebastián, en el que ha aparecido hoy una pintada con amenazas demuerte contra el ex consejero vasco José Ramón Recalde en 2010
Cristal de la librería Lagun de SanSebastián, en el que ha aparecido hoy una pintada con amenazas demuerte contra el ex consejero vasco José Ramón Recalde en 2010 - EFE

Medio siglo de Lagun, símbolo de la lucha contra la represión franquista y el radicalismo de ETA

La librería celebra su 50 aniversario con un acto en honor a María Teresa Castells

Actualizado:

Ajena al paso del tiempo, Lagun celebra ya su quincuagésimo aniversario. La normalidad que hoy desprende la librería donostiarra, símbolo de la lucha contra la represión franquista y el radicalismo de ETA, contrasta con el clima de agitación política y social que antaño se respiraba entre sus paredes. Lo único que no ha cambiado desde entonces es la calidad de los libros, sostienen sus gerentes, protagonistas del homenaje que el próximo jueves organizará la Diputación de Guipúzcoa en su honor.

Especialmente sensible será la ausencia de María Teresa Castells, una de las impulsoras de la firma, que murió el pasado septiembre a causa de un atragantamiento. Así lo reconoce su socio y amigo Ignacio Latierro, quien hace hincapié en que la librera vizcaína merecía disfrutar también del afecto que tanto él como el resto de los integrantes de Lagun han recibido a lo largo de las últimas fechas: «Todos los actos que se han hecho, y todos los que quedan por hacer, serán en homenaje a ella», subraya en declaraciones a ABC.

El propio Latierro reconoce que se siente «un poco sobrepasado» por las demostraciones de cariño que ha recibido por el 50 aniversario de Lagun, la librería que plantó cara al fanatismo en una época consumida por el terrorismo etarra. Una actitud aplaudida a día de hoy pero que no estuvo exenta de riesgos durante los llamados «años de plomo». De hecho, el local se convirtió de forma automática en un objetivo para los terroristas, que trataron de intimidar a sus dueños con pintadas en las fachadas, quemas de libros y roturas de cristales.

«Lo ocurrido no se borra»

Ninguno de estos trucos funcionó. Tampoco el intento de asesinato del socialista José Ramón Recalde, marido de Castells, que en el año 2000 recibió un disparo en la cabeza cerca del barrio donostiarra de Igeldo. Milagrosamente, el exconsejero de Educación sobrevivió a un atentado que, sumado a los constantes ataques que se producían en la librería, obligó a los fundadores de Lagun a reflexionar acerca de un posible traslado lejos de la Parte Vieja de San Sebastián.

A pesar de que a día de hoy no teme por su seguridad, Latierro todavía tiene presente el sufrimiento que padeció por defender la libertad de imprenta y de pensamiento: «Lo que ocurrió no se borra», admite el empresario, que considera que la razón por la que Lagun pudo salir adelante radica en el «vital» apoyo de los vecinos de la capital guipuzcoana y de otros puntos de España. Aquella dura etapa, añade, «afortunadamente es pasado». Por ello, y a pesar de haberle dedicado medio siglo de vida, el librero no tiene intención de dejar de abrir su establecimiento, el cual forma ya parte de la historia de la ciudad.

Nochebuena de 1996

Muchos fueron los ataques que primero los grupos afines a la dictadura franquista y más tarde los proetarras llevaron a cabo contra la librería. Sin embargo, hubo uno que quedó grabado para siempre en la retina de la ciudadanía española. Ocurrió la noche del 24 de diciembre de 1996, cuando varios radicales derribaron el escaparate y rociaron los libros con pintura roja y amarilla. Latierro, que en aquella época era parlamentario vasco por el PSE, recuerda que ese episodio tuvo trascendencia internacional, «hasta el punto de que algún sector de los promotores de los ataques mandó parar». Tal fue la repercusión del golpe que, cuando volvieron a abrir, se formaron colas de gente que quería «comprar ejemplares manchados de pintura» en señal de solidaridad.

A juicio del titular de Cultura de Guipúzcoa, Denis Itxaso, esta es tan solo una muestra de lo que la librería significó para la cultura y la libertad de pensamiento: «Laguna ha sido un referente para la cultura, una institución», afirmó durante la presentación del homenaje que la Diputación foral ha impulsado para el próximo 22 de marzo, el cual ha sido organizado por el director teatral y escenógrafo Fernando Bernués. El filósofo Fernando Savater, el escritor Raúl Guerra Garrido y la política Maite Pagazaurtundúa son algunas de las 50 personalidades que participarán de forma directa en el acto, de carácter gratuito, cuya entrada se puede adquirir a través de internet.