Interior de la librería Intempestivos, en Segovia
Interior de la librería Intempestivos, en Segovia - ABC
Mapa de las Librerías

Intempestivos: el secreto literario de Segovia

Hace apenas dos años, Jesús Olmos y Judith Pérez apostaron por cambiar su vida y pusieron en marcha la primera librería-café de la capital segoviana. Hoy es ella quien responde a nuestras preguntas

MadridActualizado:

¿Por qué decidiste ser librera?

Pues no es algo que decidiese. Es algo que siempre tuve en la cabeza, desde bien pequeña. Luego unas circunstancias desfavorables lo hicieron favorable y ¡sueño cumplido!

¿Cuál es tu sección favorita de la librería?

Sin duda, la de poesía. Es una sección a la que siempre quisimos dar protagonismo. Empezó con un par de baldas y ahora ocupa una estantería entera y otros lugares privilegiados de la librería. ¡Sí se lee poesía!

Si tuvieras espacio infinito, ¿qué añadirías?

¡Huy! ¡Eso ya lo tenemos diseñado! Añadiríamos un espacio exclusivo para niños, más escaparate (poder hacer escaparates tridimensionales nos encantaría; colgamos los libros porque no nos da para hacerlo de otro modo); y alquilaríamos el piso de arriba: una parte sería almacén y la otra refugio para escritores, que pudieran venir y pasar unos días, escribir, pasear, leer... Una suerte de Shakespeare & Company castellana. Y muchos muchos libros.

¿A qué autor/a, ya fallecido/a, te habría gustado invitar a un club de lectura?

A Carmen Martín Gaite, porque era una conversadora maravillosa y habría sido increíble verla (y oírla) tirar del hilo...

¿Y actual?

Ahí vamos, intentando que vengan aquellos que nos gustan o gustan a nuestros lectores. Por la parte de los vivos patrios estamos satisfechos. De los extranjeros es taaan imposible...

¿Tu libro favorito?

Esa pregunta es de respuesta imposible. Lo que te diga hoy cambiará mañana, seguro, cada día creo que es uno. Pero te diría, así a bote pronto, mi triada: «La Regenta», «Anna Karénina» y «Madame Bovary» (todo muy poco dramático, sí). Y Ángel González siempre.

¿Cuál es la mayor sorpresa que te ha deparado un lector?

Como no llevamos mucho tiempo (dos años), las sorpresas son continuas; el simple hecho de que entre alguien a quien no conoces y confíe en ti para que le recomiendes un libro es increíble. Y si encima vuelve, porque le ha gustado la anterior recomendación y quiere más, eso ya es la repera. Y la gente que no es de Segovia y viene a conocer la librería porque ha oído hablar de nosotros. Increíble.

¿Y la situación más extraña que has vivido?

Al estar en una zona turística (frente al acueducto) entra mucho despistado que no sabe muy bien a qué nos dedicamos ahí dentro. Una japonesa nos pidió tiritas («para el alma», le contestamos). Otra persona pensaba empezarse un libro, ponerle un marcapáginas y volver en días sucesivos hasta acabarlo. «Como hay un sofá y eso...» (¡¿?!)

Si no estuvieras al frente de una librería, ¿qué estarías haciendo?

Lo que hacía antes, que también es un trabajo que me fascina: corregir libros. Me encanta ser librera, pero echo de menos el boli rojo de vez en cuando.

¿Cuál es el mejor recuerdo que guardas de las librerías de tu infancia?

El olor. Y la emoción de rebuscar y la impaciencia por llegar a casa, desenvolver el botín y sentarme a leer. Cuando vienen niños y se tiran a los libros, como locos, me veo a mí misma y me emociono.

¿Qué consejo le darías a alguien que abriera ahora una librería o que estuviera pensando hacerlo?

Mucha paciencia. Que hable con libreros; porque tener una librería no es tan romántico como parece. Es hacer y deshacer cajas constantemente, muchas facturas, mucho trabajo aburrido y poco gratificante. Que escuche, pero que crea en su proyecto, que construya la librería que quiere, porque si no estás realmente cómoda con lo que tienes en las mesas y en las estanterías no saldrá bien. A veces es difícil encontrar el equilibrio entre eso y la rentabilidad, pero se puede conseguir. Y que ame los libros por encima de todas las cosas.

¿Qué tiene de especial vuestra librería? ¿Por qué hay que visitaros?

Todas las librerías son especiales. Son un refugio. La nuestra es un espacio en el que puedes pasarte la tarde ojeando y hojeando libros sin interrupciones; la selección de libros la hacemos con mucho cuidado y mucho cariño, es una parte de nosotros. También hacemos muchas actividades (presentaciones, clubs de lectura, cuentacuentos, exposiciones, charlas): siempre pasa algo. Y ahora, desde que conspiramos (junto a Letras Corsarias y La Puerta de Tannhäuser somos La Conspiración de la Pólvora, y este año nos han concedido el Premio Nacional al Fomento de la Lectura; ahí es nada), aún más.

Y la última: ¿qué libro, de reciente publicación, recomendarías a nuestros lectores?

Esta es como la del libro favorito. Difícil difícil. ¿Vale uno por género? En ensayo, «La España vacía», de Sergio del Molino (Turner); en poesía, «Poesía completa», de Alejandra Pizarnik (Lumen); en teatro, «Famélica», de Juan Mayorga (La Uña Rota) y en narrativa, «Mi gato Autícko», de Bohumil Hrabal (Galaxia Gutenberg). Y nos dejamos cómic, infantil, biografías... ¿Ves como no se puede?