La periodista Gloria Lomana
La periodista Gloria Lomana - ABC

Gloria Lomana: «Los medios pueden ser dañinos si se utilizan de manera perversa»

La periodista presenta «Juegos de poder» (La esfera de los libros), una novela situada en la frontera entre la realidad y la ficción que bucea en la trastienda de los medios de comunicación y sus posibles perversiones

Actualizado:

Después de casi cuatro décadas ejerciendo como periodista, Gloria Lomana se adentra en el terreno de la novela, que en su caso es un lugar a caballo entre la realidad y la ficción. Ahí, el lector entra en un baile en el que tiene que trazar una raya entre lo creíble y lo auténtico, entre lo sucedido y lo imaginado. Con «Juegos de poder» (La esfera de los libros) la autora narra la historia del ascenso y caída de un hombre sin escrúpulos, que controla el poder desde los medios de comunicación. Marcelo Russo, así se llama el individuo, es admirador de Silvio Berlusconi y recuerda en su ambición a Frank Underwood, algo que no es extraño si tenemos en cuenta que la obra nació como una suerte de «House of Cards» a la española, tal y como cuenta la autora a ABC.

«Los personajes se mueven por los últimos 25 años de la vida política, social y económica española. Yo he conocido el periodismo desde la base, pero la mitad de mi carrera la he desarrollado viendo cómo se maneja el poder y cómo se mueven los poderosos. He visto de todo. Hay mucha inspiración en hechos reales. Y luego ya los personajes están completamente ficcionados», confiesa Lomana. Sin embargo, no tarda en coquetear con la verosimilitud de lo narrado: «Como decía Kapuscinski, es un error escribir sobre personajes y situaciones con las que uno no haya compartido un buen trecho de su vida».

La periodista plasma las «luces» y las «sombras» que ha visto en su trayectoria profesional. Así, asistimos a la creación de un imperio ilegítimo de la información, que Russo controla como el «Primer Ministro del Hampa», como maestro de las cloacas del Estado, que sabe siempre a quién tocar. Desde ese mundo hostil, hilvana una suerte de reivindicación del periodismo en tiempos de posverdad, «fake news» y «hechos alternativos». «Los medios pueden ser algo terriblemente dañino si se utilizan de manera perversa. Pueden acabar con la democracia, enfermarla. Pueden configurar una opinión pública dirigida, desinformada y manipulada. Eso hace que los ciudadanos no sean libres. Lo estamos viendo ahora con todo lo que ha pasado con los populismos y los nacionalismos», subraya.

No es que el periodismo sea el hogar de todos los males, sino que se trata de una profesión donde las «malas prácticas» tienen consecuencias que se subliman, que repercuten de lleno en la sociedad. Otra vez, Lomana acude a Cataluña para explicarse: «La responsabilidad de TV3 es tremenda. Esos periodistas que están contribuyendo, no a los hechos ni a la verdad, sino a la propaganda, a la manipulación, al sectarismo y al adoctrinamiento han dado forma a uno de los episodios más penosos del periodismo contemporáneo español. Esto habrá que estudiarlo en las universidades para enseñar prácticas deontológicas que ellos, obscenamente, han ignorado».

Como ella misma advierte en la novela, «la mentira tiene fecha de caducidad». Es algo que queda claro desde que Russo muere en la primera página, demostrando la teoría que abraza la protagonista. «Es la esperanza de que se imponga la verdad», concluye.