Gloria Fuertes. fotografiada en su casa, en 1993
Gloria Fuertes. fotografiada en su casa, en 1993 - JOSÉ LUIS ÁLVAREZ
21 de marzo

Gloria Fuertes protagoniza el Día Internacional de la Poesía

La poeta madrileña estuvo durante años «borrada» pero ahora, con motivo del centenario de su nacimiento, recibe homenajes y su obra regresa a las librerías

MadridActualizado:

El Día Internacional de la Poesía, que se celebra el 21 de marzo desde que la Unesco lo declaró en 1999, tiene este año nombre de «Gloria», el de la poeta Gloria Fuertes, quien durante años estuvo «borrada» y a quien ahora, con motivo de de su centenario, se la homenajea y se la puede leer por fin bien.

El Instituto Cervantes será uno de los primeros en rendir homenaje a la poeta con motivo del Día de la Poesía. Así, bajo el título «Todas con Gloria», una veintena de poetas, entre ellas Ana Rosetti, Luisa Castro, Noni Benegas, o Espido Freire, leerán textos de la escritora madrileña en su sede. También la Universidad Complutense de Madrid ha organizado una jornada con 40 actividades para hacer más visible este género y homenajear a Gloria Fuertes (1917-1998) y a las mujeres poetas, desde las 9 de la mañana.

«El libro de Gloria Fuertes», de Jorge de Cascante, en Blackie Books; «Gloria Fuertes. Me crece la Barba. Poemas para mayores y menores», en Reservoir Books; reediciones, inéditos, exposiciones con cartas, artículos de España y fuera de ella, sus libros, objetos personales, sus amores, su Madrid, su bicicleta o su moto han tomado visibilidad para demostrar que la poeta bonachona era una gran creadora. Todo un personaje inabarcable, más allá de la imagen que tenía de la Gloria televisiva, con corbata, para niños.

Pero en el Día Internacional de la Poesía también tendrán protagonismo las nuevas publicaciones de grandes autores, la presencia de la poesía en la Red, que se ha convertido en catalizador de jóvenes, y el desarrollo de un profundo debate sobre las nuevas generaciones latinoamericanas emergentes en este momento, que se celebrará en Casa de América.

La publicación de un nuevo libro del filósofo, ensayista y poeta Rafael Argullol, que acaba de reunir en un volumen, de más de mil páginas, sus poemas escritos entre 2012 y 2015, en Acantilado; el nuevo poemario de Clara Janés, «La noche de la pantera», con fotos de Adriana Veyrat, en Vaso Roto, la misma editorial que publica lo nuevo del poeta y Premio Cervantes, Antonio Gamoneda, «La prisión transparente», son algunas de las buenas noticias que llegan estos días, en los que se da visibilidad a un género, que siempre está ahí.

Al igual que la publicación del libro del poeta vasco Karmelo C. Iribarren, «El amor, ese viejo neón» (Aguilar), un bardo con voz realista, que ahora es muy reivindicado por los jóvenes. Y es que la web y las redes sociales se han convertido en el lugar donde la poesía (con mayor o menor calidad) corre como «arma cargada de futuro» para los jóvenes que han hecho que nombres como Marwan, Irene X, Loreto Sesma o Carlos Salem, entre otros, sean sus héroes.

Cómic

También el cómic ha encontrado últimamente en la poesía material para unir los dos lenguajes, el poema y el dibujo. Como ejemplos recientes destaca un «sueño» del poeta Luis Alberto de Cuenca al ver cómo su poemas se han convertido en viñetas, gracias al trabajo de la ilustradora Laura Pérez Vernetti en el poemario gráfico «Viñetas de plata» (Reino de Cordelia).

Y, cómo no, los versos de Gloria Fuertes también han sido «pintados» como homenaje en «Gloria humana y otros poemas», con ilustraciones de Noemí Villanuza, en Nórdica, sello que ha publicado también el libro de poesía de Julio Córtazar «Pameos y meopas», ilustrado por Pablo Auladell. Además, el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla y León (MUSAC) acaba de abrir una exposición con proyecciones sobre la poesía experimental en España de 1963 a 2016, aparte de dedicar una individual al poeta vallisoletano Francisco Pino, símbolo de la experimentación.