Pilar del Río, viuda de Saramago y creadora de la Fundación
Pilar del Río, viuda de Saramago y creadora de la Fundación - VANESSA GÓMEZ

La Fundación Saramago dona parte del legado del Nobel a la Biblioteca Nacional de Portugal

Es la primera fase de una entrega que no hace más que cumplir los deseos del Premio Nobel de Literatura en 1998

CORRESPONSAL EN LISBOAActualizado:

La viuda de José Saramago, Pilar del Río, y el primer ministro portugués, el socialista António Costa, han formalizado la donación del legado del escritor a la Biblioteca Nacional, ubicada en pleno corazón universitario de Lisboa.

Es la primera fase de una entrega que no hace más que cumplir los deseos del Premio Nobel de Literatura en 1998. Precisamente, la ceremonia tenía lugar el 10 de diciembre porque es la fecha en que se cumplen 18 años desde que el autor de ‘Claraboya’ o ‘Ensayo sobre la ceguera’ recibió el máximo galardón de las Letras.

Nada extraño, por tanto, que la reciente ganadora del Premio Luso-español de las Artes se emocionase al hacer realidad lo que anhelaba su compañero de viaje durante 24 años.

Manuscritos, materiales para los preparativos de sus novelas, agendas, correspondencia y otros documentos descansan ya en la BNP, adonde llegarán sucesivos envíos procedentes de la Fundación Saramago, inaugurada hace nueve años en la emblemática Casa dos Bicos lisboeta.

Precisamente, la cuestión es ahora si se vacía de contenido a este edificio. Pilar del Río tiene claro que no, especialmente porque alberga una colección de 20.000 volúmenes.

Además, se trata de caminos complementarios porque se amplía la Ruta Saramago en la capital del país vecino. Y en la Biblioteca Nacional el legado del comprometido escritor reside en compañía de un importante archivo de Fernando Pessoa.

El propio escritor dio inicio en 1994 a este traslado al hogar de libros más importante de Portugal. En aquel entonces, cedió su diploma del Nobel y el original de su novela «La muerte de Ricardo Reis».

Otros originales se añaden ahora: «Memorial del convento», «El evangelio según Jesucristo», «Manual de pintura y caligrafía», etcétera.

En consecuencia, la Fundación continúa con su labor de divulgación de la obra del personalísimo autor. Su esencia no empequeñece en absoluto porque, a lo largo de todos estos años, se ha especializado en mantener viva la llama literaria de José Saramago, no sólo por su vigencia permanente sino por los incesantes homenajes que se le consagran y las obras de teatro que se representan en torno a su figura y sus creaciones.