Cultura - Libros

Las declaraciones íntimas de José Zorrilla antes de morir

A 14 días de fallecer, el autor de «Don Juan Tenorio» dio muestra de su misoginia («Lo que más detesto, las mujeres literatas, desde Safo hasta...») en el cuestionario de Blanco y Negro, en el que también manifestaba que su mayor desgracia sería «Vivir veinte años más»

Página 3 de «Blanco y Negro» dedicada a José Zorrilla con motivo de su fallecimiento, el 23 de enero de 1893
Página 3 de «Blanco y Negro» dedicada a José Zorrilla con motivo de su fallecimiento, el 23 de enero de 1893 - ABC

Apenas unos días antes de morir, José Zorrilla, del que se cumple ahora el bicentenario de su nacimiento (Valladolid, 21 de febrero de 1817), remitía por carta al que fuera colaborador de Blanco y Negro, Alfonso Pérez Nieva, las respuestas al cuestionario «Declaraciones íntimas», que durante tantos años han contestado en esta publicación personajes de toda índole y condición.

A tenor de las palabras que aparecen en la misiva, el escritor cumplía con el cuestionario por amistad y sentido del deber: «Creo que no deben exigirse a nadie: si las hace sinceras, se vende; si falsas, se pone en ridículo. De todos modos es el exigirlas, pretender en vano obligar a nadie a realizar el imposible ''nosce te ipsum''».

Y remataba: «Yo las he escrito con sinceridad, sin cuidado de lo que piensen de mí ni de ellas los lectores del Blanco y Negro. Ahí van».

Página que se publicaba en Blanco y Negro con las «Declaraciones íntimas» de José Zorrilla
Página que se publicaba en Blanco y Negro con las «Declaraciones íntimas» de José Zorrilla- ABC

José Zorrilla adjuntaba a esta carta las respuestas al cuestionario de su puño y letra. Entre todas ellas, hay una que llama especialmente la atención y es la contestación a «Lo que constituiría mi desgracia», a lo que el autor de «Don Juan Tenorio» apostilla «Vivir veinte años más». Solo tardaría unos días -la carta está fechada el 9 de enero de 1893- el poeta en fallecer. A la pregunta de cómo desearía morirse, aseguraba:

Trascripción de las respuestas

Por su interés, a continuación se trascriben todas las respuestas al cuestionario «Declaraciones íntimas» que realizó el dramaturgo para su publicación en Blanco y Negro:

-Rasgo principal de mi carácter: «Haber llegado a viejo sin dejar de ser muchacho».

-Cualidad que prefiero en el hombre: «Su firmeza para sufrir el dolor físico y para perdonar a sus enemigos».

-Cualidad que prefiero en la mujer: «La de que no sea mía y no pueda serlo jamás».

-Mi principal defecto: «El de no saber hacer más que versos».

-Ocupación que prefiero: «La Nacional: tomar la sombra en verano y el sol en invierno; y he vivido y moriré trabajando».

-Mi sueño dorado: «Borrar mi sombra, mi historia y las nueve décimas partes de mis escritos».

-Lo que constituiría mi desgracia: «Vivir veinte años más».

-Lo que quisiera ser: «Tonto y rico y no como soy tonto y paupérrimo».

-País en el que desearía vivir: «En Roma».

-Color que prefiero: «El blanco porque no tiene ninguno y los sufre todos».

-Flor que prefiero: «El clavel rojo doble».

-Animal que prefiero: «El caballo».

-Mis prosistas favoritos: «Quevedo y Manzoni».

-Mis poetas favoritos: «Ninguno. De todos me encantan y me disgustan obras».

-Mis pintores favoritos: «Tiziano, Alberto Durero y Goya».

-Mis compositores favoritos: «Escucho la música de todos los maestros y no la juzgo a qué amargarse los placeres puros».

-Mis políticos favoritos: «Maquiavelo y Felipe II».

-Héroes novelescos que más admiro: «Gargantúa y Bertoldo».

-Héroes que más admiro en la vida real: «Los mártires de los primeros tiempos del Cristianismo».

-Manjares y bebidas que prefiero: «Las ostras de Ostende y del lago Tissaro, los solomillos de ternera y corzo, el queso de brugos, el vino Chianti y el café».

-Nombres que más me gustan: «Jesús, María y Juan en todas las lenguas que conozco».

-Lo que más detesto: «Las mujeres literatas, desde Safo hasta...».

-Hecho histórico que más admiro: «Nuestra heroica guerra de África, que no nos valió más que un puñado de ochavos».

-Reforma que creo más necesaria: «La de no dejar a la política bastardear la Religión».

-El don de la Naturaleza que desearía tener: «Una memoria y una perpiesidad como las de Menéndez Pelayo».

-Cómo quisiera morirme: «De repente, para no cansar a nadie».

-Estado actual de mi espíritu: «El de siempre: en Babia, de vuelta de las Batuecas».

-Faltas que me inspiran más indulgencia: «Las que se llaman caídas en la mujer, porque cometiéndose entre dos, se las achacan a ella sola».

Toda la actualidad en portada

comentarios