Cultura - Libros

César Bona: «Donde haya niños debería haber libros por todas partes, hasta en el baño»

El maestro español, candidato al «Nobel» del profesorado, apuesta por estimular la curiosidad de los más pequeños y fomentar el placer de la lectura, no la obligación

El profesor César Bona
El profesor César Bona - ÓSCAR DEL POZO

César Bona (Ainzón, Zaragoza, 1972) ha dado clases en centros de todo tipo. Desde una clase con niños de diez años que no sabían leer a una escuela rural en Bureta (Zaragoza) con seis alumnos, de distintas edades, separados por disputas familiares. En todos ellos, ha logrado eso tan difícil, que es el secreto de la educación: conectar con los chavales. ¿Cómo? Poniéndose en su lugar. Ese «éxito» le ha llevado a ser candidato al Global Teacher Prize, equivalente al Nobel del profesorado, siendo el único español en una lista de 50. Con varios libros publicados, entre ellos «Las escuelas que cambian el mundo» y «La nueva educación» (ambos en Plaza y Janés), Bona charla con ABC sobre la importancia de la lectura en el universo educativo y formativo de nuestros más pequeños.

¿Hay ciertos libros que todos los niños deberían leer?

Cuando hablamos del «deber leer» viajo en el tiempo a cuando era niño. Cuando eres niño, es muy importante sentirte unido a la lectura. Los niños, por naturaleza, son curiosos y tenemos que saber aprovechar esa fuerza. Es mucho más importante hacer que la lectura sea un hecho atractivo para ellos.

¿Y eso cómo se consigue?

Debemos crear espacios que hagan atractivo el leer. En la escuela de Bureta creé una biblioteca en una pequeña sala. Cada día, los seis niños, una de 3 años, hacían fila para coger un libro.

La implicación familiar es fundamental para lograr el hábito lector.

La imitación es fundamental en los niños. Habría que preguntarse cuántos adultos leen y por qué: placer, curiosidad e investigación y obligación. Hay que acercar el peso más hacia el placer que a la obligación.

En el momento en el que algo se plantea como obligación, es rechazado.

Eso es. Por eso son importantes, también, lac actividades en clase. Por ejemplo, que el premio que se da por algo bien hecho o terminado sea leer. Hay que estimular la lectura entre todos; y cuando digo todos me refiero a toda la sociedad: padres, familias y la sociedad.

¿Qué le recomendaría a los padres?

Por ejemplo, que cada noche lean un cuento a sus hijos. Que no sólo lo lean, que lo interpreten. La lectura es la puerta que te abre todas las demás. ¿Hay algún niño al que no le guste que le cuenten un cuento?

¿Es partidario de la lectura como asignatura?

Yo crearía un espacio donde estimularla. Hay muchas cosas para las que habría que crear una hora... En España somos muy dados a decir blanco o negro. No depende sólo del centro educativo. Cada paso que damos acerca a los chicos a la atracción a la lectura. Donde haya niños debería haber libros por todas partes, hasta en el baño.

Según una encuesta de la Fundación Bertelsmann, al 55% de los escolares entre 6 y 12 años le gusta leer;el porcentaje baja al 12% entre los 12 y los 16 años.

Llevamos años con esta siuación. Cada vez leemos menos. Habrá que cambiar algo. Leer cada vez se va percibiendo como más obligatorio. Es maravilloso cuando vas en el metro y ves a adolescentes leyendo en el metro.

¿Deben los niños leer a lo clásicos?

Estamos opinando siempre como adultos y se nos olvida pensar como niños. ¿Por qué hemos siempre de imponer nuestra visión de adultos? Los clásicos claro que son importantes. Yo leí El Quijote dos veces, porque vi los dibujos en la tele. Hay que darles lo que les guste, llevarles a una librería y que elijan lo que quieran. La lectura es hablar de la vida, y se nos olvida que hemos sido niños.

[En busca de un canon para potenciar la pasión por la lectura]

Toda la actualidad en portada

comentarios