La Biblioteca Nacional compra una tablilla de oraciones secretas, el «prompter» del siglo XVI

Era la guía promulgada en Trento y permitía a los sacerdotes no olvidarse de algunas partes de la liturgia

MADRIDActualizado:

Las Tabellae secretarum (tablillas de las oraciones secretas), como las llama el Misal Romano, se disponían sobre el altar y eran una ayuda para el sacerdote en caso de no recordar el texto de algunas oraciones, de tal manera que, teniéndolas delante, no fuera necesario buscarlas en el misal. Así el texto de la sacra central recoge la fórmula de la Consagración, el Gloria va a la izquierda y el Credo a la derecha con las fórmulas promulgadas por el Concilio de Trento. Las palabras de la Consagración se pronuncian con absoluta fidelidad mientras el sacerdote está inclinado y tiene entre sus manos las especies sacramentales, la sacra que tiene enfrente le facilita la lectura de los textos comunes a todas las celebraciones litúrgicas.

Las sacras comunes estaban impresas en papel, protegidas con cristal y enmarcadas, al menos en los dos últimos siglos, en la mayor parte de las iglesias; también las había de gran tamaño, de materiales nobles, y de profusa decoración en el barroco; conocidas son las de plata que se muestran en tantos museos catedralicios.

Estas piezas eran fáciles de imprimir y de difundir. Por su demanda se tiraron grandes cantidades, pero debido a los materiales utilizados, su presencia en el altar y sucesivos traslados cada vez que se retiraban al acabar la misa, junto con la fragilidad del papel no han llegado muchos ejemplares hasta nuestros días.

La Sacra recién adquirida cerrada mide 32 x 23,5 cm y está formada por tres tablas litúrgicas. La tabla central es de mayor anchura que las puertas laterales; todas están articuladas entre sí por una sencilla bisagra que permite que se puedan doblar sobre la del centro. Las tablas de madera soportan y protegen el papel impreso que va pegado a ella y cortado al borde. El texto está impreso con tipografía gótica y notación musical cuadrada sobre tetragramas rojos. El Gloria (izquierda) ocupa 28 líneas, el texto consagratorio (centro) va en 31 / 32 líneas y el Credo (derecha) en 32 líneas.

Los tipos góticos presentan perfección estilística en el dibujo y considerable belleza; en la impresión parecen nuevos, no se observan desgastes ni mala entintación; a ello contribuye la alta calidad del papel. Solo las tres xilografías parecen gastadas por el uso continuado de los tacos xilográficos. El taco central representa la crucifixión, el del lado izquierdo en el ángulo superior a Dios Padre y el inferior la Verónica. Lleva una sencilla orla xilográfica con diversos dibujos compuesta por tramos de tablillas.

En cuanto a la datación de la pieza, muy probablemente se imprimió con posterioridad al año 1570 cuando se promulgan los textos litúrgicos emanados del Concilio de Trento, que recogen las fórmulas y las normas para la celebración de la Sagrada Liturgia.

Existe en Vilafranca del Cid (Castellón) otra sacra-tríptico rectangular, con escritura gótica de otra imprenta y texto semejante a la recién adquirida por la BNE, pero se encuentra más deteriorada y en ella no aparecen grabados.

La Sacra adquirida, primera pieza de este tipo que ingresa en la BNE, testimonio de las sacras impresas y colocadas en soporte de madera en el siglo XVI, es de una gran singularidad, por haber llegado, después de cinco siglos, íntegra hasta nuestros días.