Cultura - Libros

Optimismo en el ecuador de la Feria del Libro

El público compra más y la prueba está en que las 200.000 bolsas fabricadas para la Feria se han agotado

Milagros del Corral habla desde el micrófono de la Feria (izq.) mietnras el director del certamen, teodoro Sacristán (en primer plano) habla sobre el optimismo reinante
Milagros del Corral habla desde el micrófono de la Feria (izq.) mietnras el director del certamen, teodoro Sacristán (en primer plano) habla sobre el optimismo reinante - efe

Hace varios años que no se respiraba el optimismo de este segundo fin de semana de la 74 edición de la Feria del Libro de Madrid, en el que libreros, escritores y el propio director del evento literario coinciden en destacar que los lectores han vuelto a comprar «hasta dos y tres libros» durante su visita.

Aunque los datos de ventas no se conocerán hasta el término de la feria, en este fin de semana en el que atraviesa su ecuador, su director, Teodoro Sacristán, ha destacado la buena percepción que hay entre los libreros y editores, que están contentoscon los resultados obtenidos hasta el momento.

Datos como que se hayan agotado las 200.000 bolsas de las que disponía la feria sitúan por ahora las ventas por encima de los registrados a mediados de la pasada edición, que a su cierre experimentó una subida de ventas del 5 por ciento, lo que equivale a 7.450.000 euros.

No obstante, Sacristán es prudente con las previsiones y explica que, aunque el fin de semana está siendo muy bueno, todavía quedan siete días de feria, además de recordar que el sector viene de una situación de caídas de más del 40 por ciento en los últimos años.

Pero, dice, los libreros y editores le trasladan su impresión de que el público se ha reactivado y ha vuelto a comprar hasta dos y tres libros, como hace tiempo que no ocurría.

La misma impresión tiene la escritora Almudena Grandes, una habitual en la Feria de Madrid: «Se llevan libros de dos en dos y de tres en tres: las ventas han tenido que subir». Una buena feria, a pesar del calor, dice esta autora madrileña, que celebra poder encontrarse cara a cara con sus lectores para los que tiene preparado «un libro inesperado» el próximo mes de noviembre, señala. Una novela «fragmentaria» que bajo el título «Los versos en el pan» tratará la vida en un barrio de Madrid en un año durante la crisis. Mientras, su cuarto volumen de los seis «Episodios de una guerra interminable», en el que trabaja, «tardará un poco más», indica.

Elvira Lindo también ha visto «cierta alegría» en el ambiente y mientras que en las últimas ediciones de la Feria mucha gente «solo venía de paseo, ahora compran libros», dice la creadora de Manolito Gafotas. Un público que además, dice Lindo, visita las casetas en los que hay autores literarios firmando sus libros «y no solo el 'famoseo'».

Como es habitual los fines de semana, las casetas dedicadas a la literatura infantil han vivido sus llenos con padres y niños esperando a que sus autores y personajes favoritos les firmaran sus ejemplares e, incluso, hacerse con algún dibujo de los ilustradores.

Junto a Albert Espinosa, Ibáñez o el polaco Andrzej Sapkowski, la reina de la novela negra nórdica, Camilla Lackberg, ha sido uno de los autores que más público han congregado este fin de semana en la Feria.

En la jornada de hoy ha sido la exdirectora de la Biblioteca Nacional Milagros del Corral la encargada de protagonizar el espacio El Micro de la Feria, en el que, en un minuto, ha explicado lo que es un libro para ella, su mejor compañía, su mejor amigo: «Sólo tiempo evitando que lo pierda, sólo algo de silencio para librarme de tanto ruido inútil que nos acosa por todas partes».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios