Milagros del Corral y Óscar da Cunha
Milagros del Corral y Óscar da Cunha

«Mi infierno eres tú», un romance literario escrito a cuatro manos

Actualizado:

Un debate en Twitter supuso el cruce de caminos de Milagros del Corral, exdirectora de la Biblioteca Nacional, y de Óscar da Cunha, empresario. Ambos compartían dos pasiones, escribir y la música. Y ambos habían debutado ya en el mundo de la literatura con sendas novelas, «Último otoño en París» (2013) y «La sonrisa de La Magdalena» (2012).

Al debate en Twitter le siguió el intercambio de correos electrónicos. «Discutíamos bastante pero nos íbamos cayendo bien», recuerda Del Corral. Aunque les separaban algunos años y 500 kilómetros de distancia -ella vive en Madrid y él en San Sebastián-, la pasión por la literatura les hizo caer en la tentación: escribir a cuatro manos. Primero trabajaron en un artículo y la experiencia fue buena. Incluso les supo a poco. Era pues el momento de abordar un reto mayor: alumbrar una novela. «Una tarea ingente pero nos daba mucho más margen para trabajar». Dos años, cinco encuentros y cientos de correos electrónicos después, es una realidad que lleva por título «Mi infierno eres tú» (Bubok). El libro, que se distribuirá en versión digital y en papel, bajo demanda, se presentará el 15 de enero en la Casa del Lector.

Aunque la decisión fue de mutuo acuerdo, Del Corral reconoce que en algún momento sintió pánico: «Sí, sobre todo cuando avanzabamos en la novela y pensamos que deberíamos conocernos, pero en el fondo a los dos nos daba miedo decepcionarnos y que eso pudiera dañar o abortar el proceso». Oscar da Cunha también abrigó alguna duda: «A mí la idea me sedujo, pero no sabía cómo iba a encajar mi personaje en el esquema mental de Milagros. Si le iba a parecer un golfo, pero era lo que yo quería hacer. El proceso ha sido fantástico», asegura.

«Mi infierno eres tu» relata las experiencias vitales de dos personajes, Marina y Tony, a lo largo de 33 años y varias ciudades. «Era una novela sin argumento, solo sabíamos que los personajes se encontraban solo tres veces -de jóvenes, de profesionales y en la cincuentena-. Queríamos que la historia fuera lo más parecida a la vida misma, y la vida no trae un esquema previo. Decidimos que el libro tampoco lo tuviera y aceptamos el riesgo porque queríamos que la novela fuera un espejo de la vida misma, que fluyera naturalmente. El reto clave era que cada personaje narrara su historia con su propia voz, y que ambas fueran distinguibles por el lector, y que ambos estilos pudieran convivir con armonía. Esto creo que le ha dado mucha frescura al texto», indica Del Corral.

Sorpresas y desafíos

Así, cada noche, tanto Milagros como Óscar se sentaban delante del ordenador, después de la jornada de trabajo, «robándole horas al ocio, a la vida familiar, al sueño», matiza Da Cunha, para revisar el correo y descubrir las sorpresas y desafíos planteados por el otro. «A veces esos correos te traían fragmentos realmente desconcertantes y tenías que rehacer los planes que habías urdido para tu personaje. Ha sido un constante estímulo a la imaginación», puntualiza Del Corral. En el texto se ha invertido mucho trabajo pero también hay en él mucho juego. «Era constante porque formaba parte del experimento». Y recuerda, como Da Cunha le dejaba pistas a través de Twitter o de Facebook, que ella debía descifrar. En este experimento, las redes sociales han sido fundamentales. «Ese trabajo sería impensable sin ellas y sin las tecnologías».

A pesar de sus divergencias , tanto Milagros como Óscar coinciden en que las diferencias «suman» y no restan. ¿Y cómo han llevado sus respectivas parejas este romance literario? «Ese era el otro temor que teníamos, porque ha sido una relación muy intensa, sobre todo por las noches. Nuestras parejas han sido unos santos y se han hecho muy amigos», dice Del Corral.

La experiencia ha sido tan buena que a Da Cunha ya le ronda alguna idea para otra novela a cuatro manos...

«El libro de papel está remontando en Estados Unidos»