Cultura - Libros

El Nadal recupera el gusto por el riesgo y premia a José C. Vales

El escritor se lleva el galardón con «Cabaret Biarritz», su segunda novela

El escritor zamorano José C. Vales posa tras obtener el premio Nadal - EFE
david morán - Barcelona - Actualizado: Guardado en: Cultura Libros

Si el año pasado el Premio N adal, decano de las letras españolas, celebró su 70 aniversario ensalzando el recuerdo de Carmen Laforet y galardonando a la autora valenciana Carmen Amoraga, el premio ha vuelto esta noche sobre sus pasos para recuperar su espíritu fundacional y reconocer al escritor y traductor José C. Vales (Zamora, 1965).

El zamorano, casi un recién llegado a la ficción tras estrenarse en 2013 con la novela «El Pensionado de Neuwelke» (Planeta), se colocó anoche por delante de los 335 manuscritos presentados a concurso de la mano de «Cabaret Biarritz», atípica novela de intriga que recrea la investigación de una serie de crímenes en los años 20 del siglo XX y con la que el escritor se llevó los 18.000 euros que acompañan al galardón.

El jurado, formado en esta ocasión por Germán Gullón, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello, Clara Sánchez y Emili Rosales, ha destacado la originalidad de la estructura y el sentido del humor de una novela que es al mismo tiempo crónica periodística y relato de investigación y con la que Vales recrea, a partir la transcripción de una treintena de entrevistas, las pesquisas de Georges Miet, un escritor francés que pergeña folletines por encargo para la editorial La Fortune y al que su editor envía a Biarritz para investigar la muerte de una joven en 1925. Un extraño suceso que sacudirá la bulliciosa y despreocupada ciudad costera y sobre el que Miet, empujado por sus ínfulas literarias, deberá arrojar un poco de luz para conseguir publicar su primera novela «seria».

Licenciado en Filología Hispánica y especializado en filosofía y estética romántica, Vales cambia así de época y de registro después de debutar con una primera novela, «El Pensionado de Neuwalke», en la que rendía homenaje a la literatura romántica de Jane Austen, Wilkie Collins y Anthony Trollope. En este caso, el autor zamorano aprovecha la investigación y la transcripción de las entrevistas para retratar la sociedad de los felices años veinte y colocar la lupa sobre el periodo de entreguerras, colocando así el interés argumental no en el crimen, sino en todo aquello que lo rodea. "La idea es simple pero honesta, una idea que saqué de un cuento de Dickens en el que ofrecía a una serie de personas un banquete y una historia. Esto es todo", ha dicho Vales, quien ha señalado que todos los personajes, ya sean nobles, buscavidas, princesas rusas exiliadas o "flappers" conforman "un gran cabaret" en el que el único que conoce la verdad de lo sucedido es el lector.

Para Lorenzo Silva, portavoz del jurado, "Cabaret Biarritz" es una "extraña sinfonía bufa" que recuerda en ciertos momentos a otros títulos como "La verdad sobre el caso Savolta" de Eduardo Mendoza. "No sé si sería capaz de empeñarme en una novela demasiado seria", ha bromeado Vales.

Pese a que «Cabaret Biarritz» es sólo su segunda novela, Vales siempre ha mantenido una estrecha relación con la literatura, ya sea en su faceta de antólogo y editor —suyas son la más recientes ediciones de clásicos como «Cuentos de Navidad» de Dickens o del «Frankenstein» de MaryShelley— o como traductor especialmente vinculado a la editorial Impedimenta, donde se ha encargado de las traducciones de «La juguetería errante», de EdmundCrispin;«La hija del optimista» de Eudora Welty;«Diario del año de la peste», de Daniel Defoe; o «Mapp yLucia», de E. F. Benson, entre otras.

De hecho, el autor ha querido citar a Ignació Agustí a la hora de recoger el premio para recordar que el Nadal es un premio que buscaba "despertar a los novelistas dormidos". "Y yo soy uno de ellos", ha asegurado el escritor.

Un Pla para Verdaguer

Andreu Carranza, por su parte, se ha llevado los 6.000 euros del 48 Premio Josep Pla de narrativa en catalán con «El poeta del poble», novelización de la agitada y controvertida vida de Jacint Verdaguer, «Príncipe de los poetas» al que Carranza retrata convertido ya en consejero del Marqués de Comillas para dar cuenta del auge y caída de un personaje polémico y poliédrico. Así, pasando por sus viajes, su relación con la Iglesia, los exorcismos o sus intereses esotéricos. “Era un poeta al que la gente veneraba, pero su vida era una tortura constante”, ha explicado Carranza, a quien la vida de este “gran poeta” ha entusiasmado hasta el punto de dedicarle una novela que muestra ese debate constante "entre la lira y el cáliz" que definió a Verdaguer.

Autor de títulos como «El desert de l’oblit», «Anjub. Confessions d’un bandoler», «L’hivern del Tigre» o «Imprenta Babel» y galardonado con el premio SantJoan de novela, entre otros,Carranza suma así un nuevo hito a un carrera que vivió uno de sus mayores logros con la publicación de «La clau Gaudí», novela firmada a cuatro a manos junto a Esteban Martín y fenómeno editorial con varias traducciones en el que el arquitecto catalán se convertía en protagonista de una intriga histórica similar a las que despacha Dan Brown.

Toda la actualidad en portada

comentarios