Cultura - Libros

La fiebre escritora de los presentadores de televisión

«Si escriben los médicos, jueces y abogados, ¿por qué no alguien que trabaja en TV?», dice un editor.

Mónica Carrillo combina los platós de televisión con su libro «La luz de Candela» - ed. planeta
patricia ariño - Actualizado: Guardado en: Cultura Libros

Hace años, como Francisco Umbral, los escritores iban a la televisión «a hablar de su libro» y ahora son los que trabajan en televisión quienes ocupan un hueco en los estantes más destacados de las librerías. Mónica Carrillo, Marta Fernández, David Cantero, Sandra Barneda, Máxim Huerta, Christian Gálvez, Luján Argüelles, son algunos de ellos. Presentadores de informativos y otros programas de entretenimiento que comparten espacio con conocidos colaboradores y figuras del mundo televisivo. Las editoriales se los rifan y los seguidores de sus programas acuden en masa a firmas y encuentros con los autores, convirtiendo a estas novelas en el mejor acompañante literario del descanso veraniego e impulsando las ventas de las editoriales en muchos de los casos.

Mara Torres fue una de las primeras en iniciar este «boom» literario en los últimos años. Incluso consiguió ser finalista del Premio Planeta en 2012 con «La vida imaginaria», una historia de desamor y reinvención de uno mismo en la vida. Dos años después, parece que Mónica Carrillo le ha cogido el relevo a las historias de sentimientos y emociones con «La Luz de Candela», su primera novela publicada este año que ya va por la novena edición.

La presentadora ya comenzó siendo alabada por los «microcuentos» que publicaba en Twitter y causaban sensación entre sus seguidores, pequeñas historias que se han trasladado al papel en una sola, la historia de Candela, que en palabras de la autora «es un personaje en el que confluyen muchos tipos de «La luz de Candela» de Mónica Carrillo va por su novena ediciónamor». Amor es el que ha debido sentir ella con la acogida entre el público tan calurosa que ha convertido la agenda de la presentadora de las Noticias de las 9 en Antena 3 en un sinfín de citas con firmas y largas filas de seguidores durante estos últimos meses. «Somos profesionales con ganas de explorar nuevos canales de comunicación con el público. Escribir me aporta una experiencia creativa muy enriquecedora y complementaria a mi actividad como periodista», afirma. Para ella no se trata de elegir entre la televisión o la literatura. «Como periodista transmito noticias y como escritora intento trasmitir sentimientos e historias. Sería estupendo que el público me valorase por las dos facetas».

Éxito y credibilidad

Ser una cara conocida actúa como empuje en las ventas, pero no siempre es algo positivo. Mónica Carrillo considera que «la televisión amplía el canal de exposición», aunque comparte la opinión de otros compañeros que ya han publicado varias novelas, «si no gusta, no se venden más ediciones». Purificación Plaza, editora del área de ficción de Planeta, cree que no basta con ser una figura mediática para que la novela triunfe. «Ser conocido es un valor añadido a una buena novela. Si la obra no se sostiene, la televisión no es suficiente. El libro debe ser bueno para que los lectores lo recomienden y se extienda el «boca a boca». Se tiende a confiar que con aparecer cada día en la pantalla del televisor es suficiente para lanzar otros proyectos con éxito, pero demostrado queda en muchas ocasiones que no todos valen para el oficio de la escritura.

El objetivo de todos estos autores de la «tele» no siempre es el mismo y en ocasiones la credibilidad de las obras va ligada a su credibilidad como personaje. Mientras que algunos se atreven con historias de ficción o históricas, y desarrollan su capacidad como novelistas, otros trasladan el formato de sus programas de entretenimiento al papel y aprovechan el tirón del momento para dar consejos personales, de moda, o de cocina.

Pablo Álvarez, editor de Aguilar y Suma de Letras, confiesa que dentro de los planes editoriales siempre hay alguna figura mediática aunque se tiene mucha prudencia a la hora de elegir a quién por su trayectoria por la misma razón de la mencionada credibilidad. Al mismo tiempo, Pablo Álvarez considera que «si los médicos, jueces y abogados escriben libros, ¿por qué no lo va a hacer alguien que trabaje en televisión? Se les critica mucho, pero es un trabajo igual que los otros». Un ejemplo de éxito en su editorial es la periodista Sandra Barneda, que publicó el año pasado «Reír al viento» y continúa funcionando bien este verano. Tal vez a esta continuidad le ayude que ahora la presentadora está al cargo de un programa matinal en Telecinco, y, por tanto, su cara permanece en la memoria de los espectadores.

Aún así, el editor de Aguilar y Suma de Letras no estima que este éxito se trate tan sólo de una moda o una suma de caras conocidas que se animan a coger la pluma al ver el éxito de sus compañeros. «El autor mediático siempre ha estado y seguirá estando, no hay más que echar la vista atrás y reconocer a antiguos presentadores del telediario o corresponsales», asegura.

La lista de caras conocidas no parece tener intención de detenerse, sino que seguirá sumando nombres en las próximas apuestas literarias. Una de las más esperadas es la novela de Marta Fernández, presentadora de Noticias Cuatro, que será la próxima en sumarse al fenómeno. La periodista publicará con Espasa el próximo septiembre la que será su primera novela «Te regalaré el mundo», una historia que mezcla historias del pasado y el presente, de amor y abandono, y que promete deleitar a los seguidores que tan bien conectan con este género literario.

Como en el caso de Mónica, Marta y Sandra también cambian los platós de los informativos para acudir a citas literarias. Ambas estarán en el «Hay Festival Segovia» en septiembre, en un coloquio que tendrá lugar el día 26 y tratará sobre las aportaciones del su experiencia en periodismo a la narrativa.

Lo cierto es que estos libros continúan cosechando éxitos, a pesar de la apatía del mercado editorial, y las cifras de ventas hablan por si solas. Incluso este «boom literario-televisivo» tal vez sirva para fomentar hábitos de lectura en nuestro país. La editora de Planeta así lo cree: «Cada vez que un lector entra en una librería, aunque sea por primera vez, aunque sea para buscar el libro de su ídolo, significa que se le abre un mundo apasionante en el que, probablemente, repita».

Toda la actualidad en portada

comentarios