Once libros bélicos para adentrarse en la barbarie de la guerra
Cubierta de «14» - abc

Once libros bélicos para adentrarse en la barbarie de la guerra

Actualizado:

En el centenario de la Primera Guerra Mundial, seleccionamos una decena de libros con los que tratar de entender la Gran Guerra y otros conflictos armados

1234567891011
  1. «14», de Jean Echenoz

    Cubierta de «14»
    Cubierta de «14» - abc

    La Gran Guerra, vista a ras de suelo y condensada en unas pocas páginas, apenas un centenar, para ofrecer un retrato magistral e íntimo de la atrocidad bélica. El francés Jean Echenoz se tropezó un buen día con el diario de un combatiente y, acto seguido, decidió aproximarse a ese «drama de hace un siglo» con un lenguaje contemporáneo. Tal como ya hizo con las biografías mínimas de Maurice Ravel, Émil Zapotek y Nikola Tesla, Echenoz borda un relato de intimidades y barbaries mientras avanza junto a cuatro jóvenes franceses a través de la primera guerra tecnológica del siglo XX. «No quería hacer una ópera: quería explicar el horror, el aburrimiento… No es para nada un relato épico; de otra manera, me habría sido imposible escribirlo», explicaba el propio Echenoz durante una reciente visita a Barcelona.

  2. «1914. De la paz a la guerra», de Margaret MacMillan

    Margaret MacMillan, una de las autoridades en la materia, la decana del St. Antony's College de Oxford ha escrito un libro meticuloso sobre la chispa que encendió la Primera Guerra Mundial, titulado «1914. De la paz a la guerra» (Turner). La autora quería centrarlo tan solo en el verano de 1914, cuando el asesinato en Sarajevo del archiduque austríaco Francisco Fernando desencadenó una guerra que a todos pilló preparados, armados hasta los dientes pero que nadie pensó que estallaría. Pero sus pesquisas la obligaron a investigar desde 1900 para dar todo el contexto a su relato. El resultado es inquietante por cómo describe el origen del incendio que arrasó la Europa de los imperios.

  3. «1914-1918. Historia de la Primera Guerra Mundial», de David Stevenson

    Nada más comenzar el año en el que se conmemora el centenario de la Gran Guerra, David Stevenson publicaba en España con Debate su impresionante «1914-1918. Historia de la Primera Guerra Mundial», un compendio completo y coherente sobre aquella confrontación que sembró quince millones de cadáveres en el continente. Para el prestigioso historiador de la London School of Economics, David Stevenson, la Gran Guerra «nos recuerda que el mundo es un lugar peligroso» y, a sus ojos de historiador los resultados de aquella catástrofe siguen entre nosotros: «Su huella está en todas partes. Muchos de los puntos calientes tienen su origen, en parte, en aquella guerra.Los Balcanes, Ruanda, creada a partir de territorio alemán cedido a Bélgica; Líbano, ampliado por los franceses en 1920; Irlanda del Norte, establecida en 1921; Irak, creado por los británicos a partir de tres provincias otomanas, o la Declaración de Balfour sobre Palestina en 1917. Por supuesto, está en el origen del ascenso de ideologías como el nazismo, el fascismo y el comunismo. Y tuvo un papel en España, agravando la división entre izquierda y derecha y polarizando la opinión pública. Forma parte del camino que conduce a la Guerra Civil española».

  4. «La gran guerra», de Joe Sacco

    Cubierta de «La Gran Guerra»
    Cubierta de «La Gran Guerra» - abc

    El libro que publicó en febrero Mondadori es el trabajo sobre la Primera Guerra Mundial de este dibujante inimitable. En realidad lo que Joe Sacco presenta es un gran campo de batalla que se despliega en medio centenar de hojas y que alcanza los 7 metros. Y no cualquier batalla, sino la más sangrienta: la del Somme. El dibujante, uno de los grandes talentos del cómic actual realiza un trabajo de precisión, como es siempre su estilo, con un nivel alucinante de detalles que evocan la vida y la muerte de los soldados en las trincheras. Su manera de hacer crónica es así, mostrar con toda la crudeza aunque siempre con un fondo un tanto naif los escenarios que aborda.

  5. «De París a Monastir», de Gaziel

    «Los alemanes van a la guerra como una cruzada. Los franceses como a un sacrificio indispendable. Los ingleses como un "sport"», escribe Agustí Calvet, Gaziel, en una de las crónicas que recoge «De París a Monastir», testigo de excepción de la Primera Guerra Mundial y autor del mayor número de crónicas de la contienda bélica. Este libro, publicado originalmente en 1917 y recuperado ahora por Libros del Asteroide, recoge el viaje de Gaziel entre París y la ciudad serbia de Monastir, un tránsito a través de los Balcanes camino al corazón de la barbarie y describe campos de refugiados, campamentos británicos, oficiales degradados y con el uniforme raído y, en fin, «oleadas de fugitivos» que escapan de la atrocidad.

  6. «Historia de la guerra del Peloponeso», de Tucídides

    Cubierta del libro de Tucídides
    Cubierta del libro de Tucídides - abc

    Si hay un clásico de las guerras es este (en España lo edita Gredos): el primer historiador occidental realmente importante que dio la cultura griega, porque describió con un afán objetivo los procesos, tratados y enfrentamientos que marcaron aquella era convulsa en el siglo de Pericles. Es tan fácil de leer y comprender lo que Tucídides nos dice que no podemos por menos que reconocernos en su prosa como contemporáneos. A diferencia del gran padre de la Historia, Herodoto, Tucídides se limita a los hechos que puede comprobar y testimonios que le merecen crédito y no habla de mitos ni leyendas.

  7. «La Gran Guerra», Peter Hart

    «La Gran Guerra» de Peter Hart (Crítica) es una historia militar completa de la contienda, obra de uno de los mayores especialistas en la materia. Hart, investigador del Imperial War Museum, recorre meticulosamente las campañas y los frentes de la Primera Guerra Mundial. Utilizando los archivos del Imperial War Museum, uno de los mejores fondos documentales del mundo para investigar este conflicto, el autor trama una obra que además profundiza en las personalidades de los protagonistas, los hombres que dirigieron los combates. Por si esto fuera poco, no hay que perderse el pliego de mapas de este libro de referencia, todo un atlas histórico para seguir paso a paso el desarrollo de aquellos hechos que tantos millones de vidas costaron.

  8. «España en la Gran Guerra. Espías, diplomáticos y traficantes», Fernando García Sanz

    «España en la Gran Guerra»
    «España en la Gran Guerra» - abc

    Su autor es un investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas(CSIC) y ha reconstruido como nunca antes se había hecho cómo se vivió en España la época de la Primera Guerra Mundial. García Sanz desmonta los tópicos que siempre se han oído, como la neutralidad de España, o la división tradicionalmente aceptada de los españoles de entonces entre germanófilos y aliadófilos. Para empezar, dibuja nuestro país en la época como uno de los mayores nidos de espías que existieron en el mundo, en parte porque España gozaba de recursos que ningún bando quería dejar en manos del otro, como ocurrió con el Wolframio. Todo ello se resumiría bien en un nombre: Mata-Hari, el paradigma de las espías que pasó largas temporadas en Madrid a principios de siglo. Pero hubo más espías importantes, algunas mujeres. También desarrolla de manera sistemática las consecuencias económicas de la ayuda española a uno y otro bando, sobre todo a quienes sacaron partido de aquellas necesidades

  9. «Historia militar de España. Edad Moderna III. Los Borbones», de Carmen Iglesias

    Cubierta de «Historia militar de España»
    Cubierta de «Historia militar de España» - abc

    La obra enorme «Historia Militar de España», ha llegado al III tomo de la Edad Moderna, en el que se cuenta cómo cambió el Ejército español, lo mismo que la Armada, con el cambio de dinastía. Los Borbones terminaron con el sistema de tercios que procede de los Austrias, y reorganizan las unidades mientras fundan nuevas academias por las que la ciencia más avanzada de la época, y con ella, el espíritu de la Ilustración, entró en España. El Ejército en esa época se convierte en un elemento importante para la política y la sociedad. El siglo está presidido por el pragmatismo y ello lleva a seguir diferentes modelos a lo largo de la centuria. El volumen también trata de los grandes cambios en la infantería durante el siglo XVIII. Por sus conocimientos de la época, se encargó la dirección de este libro a la académica Carmen Iglesias. La obra en su conjunto, todos los tomos, está dirigida por Hugo O’Donnell.

  10. «La Primera Guerra Mundial contada para escépticos», de Juan Eslava Galán

    Juan Eslava Galán publicó recientemente «La Primera Guerra Mundial contada para escépticos» (Planeta), su visión de un conflicto del que, según dice, «hay muchos flecos que están sin resolver». Este libro, que continúa el camino iniciado por «Historia de España contada para escépticos» y seguido con «Historia del mundo contada para escépticos», es una obra escrita con rigor histórico, capacidad de síntesis, amenidad y mucho humor, porque «siempre hay espacio para el humor, no debemos perderlo nunca y más cuando son temas tan serios» .El autor ha dado importancia más que a los grandes acontecimientos de la guerra, que también están, al día a día de las personas que la padecieron, gente que había en la retaguardia, en las trincheras. También hay una parte dedicada a España.

  11. «Los mártires de Pyongyang», de Richard E. Kim

    Cubierta de «Los mártires de Pyongyang»
    Cubierta de «Los mártires de Pyongyang» - abc

    Otro testimonio de primera mano, aunque en este caso de un conflicto no tan explorado como la Primera Guerra Mundial, sino de la Guerra de Corea. En la novela, Richard E. Kim, profesor universitario enrolado en el ejército, recibe el encargo de investigar lo sucedido con unos sacerdotes protestantes que habían sido asesinados por las tropas comunistas, un capítulo autobiográfico que el escritor relata con austeridad y crudeza y con el que se convirtió en uno de los finalistas al National Book Award de 1964. Una obra seca y desesperanzada que captura con el eco de los dilemas éticas y morales que subyacen a cualquier guerra.