La piratería se cuela en las plataformas de venta digital
Jeff Bezos, CEO de Amazon, en una imagen de archivo - AFP

La piratería se cuela en las plataformas de venta digital

En Amazon o iTunes se venden de forma ilegal libros con derechos de autor

Actualizado:

El libro electrónico está entrando en el mercado editorial español a paso lento y, sin embargo, poco seguro. Según la Federación de Gremios de Editores de España, la piratería es una de las principales causas de la caída de más del 30% que el sector viene registrando desde 2008.

En 2011, los e-books representaban un 3% de las ventas del sector y en 2012 superaron el 5%. A la espera del dato digital de 2013, la recaudación de este mercado asciende a los 70 millones de euros, con medias de una descarga por dispositivo al año (en España hay 2 millones de «readers» y «tablets»).

Sin embargo, y pese a la tan traída y llevada Ley de Propiedad Intelectual, el sector se encuentra con bastantes dificultades para hacer efectivos sus derechos en el mundo digital. A la existencia de numerosos portales que permiten la descarga masiva de libros piratas bajo el amparo de la cultura libre (los propios usuarios se denominan editores, en una falacia tan infinita como el universo virtual que habitan) se une, ahora, la presencia de «editoriales» que venden «e-books» piratas en plataformas digitales como iTunes o Amazon.

Según fuentes de CEDRO, la entidad que se encarga de velar por los derechos de autor de los escritores en España, en los últimos tres años se han registrado al menos cuatro casos de editoriales que han visto cómo sus libros electrónicos estaban a la venta de forma ilegal en portales legales.

Una vez localizado el delito, el editor recibe el asesoramiento del departamento legal de CEDRO que, a su vez, se pone en contacto con la plataforma para solicitar la retirada del enlace al libro pirata. Una vez solicitado, «te pueden hacer caso o no», aunque lo más probable es que la plataforma se encargue de borrar el rastro digital dejado por la IP del enlace en el que estaba alojado el libro en cuestión. «La defensa de la propiedad intelectual debería asumirse desde arriba, empezando por el Gobierno», aseguran desde CEDRO.

Defensa ante notario

Pero parece una batalla perdida de antemano. En una especie de David contra Goliat, CEDRO recomienda al editor ponerse en contacto con un notario para que levante acta de la existencia de ese enlace. Una vez hecho (y pagado), el editor (normalmente pequeño) debe acudir por su cuenta y riesgo a la plataforma para que retire el contenido.

Es lo que le sucedió a un editor independiente, que hace unas semanas descubrió cómo uno de sus libros más conocidos estaba a la venta en Amazon e iTunes en formato pirata a través de N2KT Editores. Una «editorial» que, sin respetar los derechos de edición, de traducción ni los digitales se está lucrando con la venta de este «e-book» a 7,59 euros (un euro menos que el original).

«Saltó la liebre cuando el libro se puso entre los más vendidos», explica el mencionado editor. Ahora, la copia pirata vendida por José Joaquín Gea Carrasco (responsable de N2KT, según ha averiguado la editorial) ocupa el puesto 27 de descarga «legal» de libros. «A nosotros lo que nos interesa es que se retire ese contenido porque está vulnerando la ley de propiedad intelectual», se quejan desde la editorial.

Una queja recogida por Amazon, que, en conversación con este periódico, asegura que «existe un sistema de reporte automático para estos casos». «Tenemos un mecanismo que funciona muy bien y esto es algo que podría ocurrir en cualquier plataforma de publicación. Si existe un sistema para descolgarlo es porque ya nos ha pasado, pero se elimina rápidamente», se justifican.

Sin embargo, según el escritor y editor Lorenzo Silva, «en internet no se verifica nada». «Ellos mojan el 30% y aquí los titulares de los derechos estamos encajando y no hacemos nada. Alguien en algún momentos les debería exigir responsabilidades, pero lo alucinante es la inactividad absoluta del Gobierno, con una ley que no sirve para nada», sentencia el premio Planeta.