Los mejores libros de 2013
Cubierta de «Mi vida querida» - ABC

Los mejores libros de 2013

Las novelas de Alice Munro, Dennis Lehane, Richard Ford, James Salter, Peter Cameron, David Peace o Danielewski, entre lo más destacado del año en España

Actualizado:

Las novelas de Alice Munro, Dennis Lehane, Richard Ford, James Salter, Peter Cameron, David Peace o Danielewski, entre lo más destacado del año en España

12345678910
  1. «Mi vida querida», Alice Munro

    Cubierta de «Mi vida querida»
    Cubierta de «Mi vida querida» - ABC

    «Las cuatro últimas piezas de este libro no son exactamente cuentos. Forman una unidad distinta, que es autobiográfica de sentimiento, aunque a veces no llegue a serlo del todo. Creo que es lo primero y lo último -y lo más íntimo- de cuanto tengo que decir sobre mi propia vida». Así describe Alice Munro (Ontario, 1931) la parte final de «Mi vida querida», el último libro de la premio Nobel de Literatura 2013 que Lumen publicó en marzo en España. Se trata de una excepcional colección de cuentos en el que la narradora canadiense se desenvuelve con una maestría que roza la genialidad, pues cada uno de ellos es un libro en sí mismo. El talento de Munro se condensa en estos catorce relatos (diez cuentos más las cuatro piezas a las que ella se refiere como «unidad distinta» y «autobiográfica») hasta destilar una sutil brillantez. Pero la excepcionalidad de «Mi vida querida» no solo reside en la pureza de sus personajes, almas huérfanas en la inmensa soledad del siglo XX, testigos impenitentes de su propia «vida querida», sino en que Alice Munro Munro se pone, por vez primera, frente al espejo de su propia narrativa.

  2. «Años luz», James Salter

    Cubierta de «Años luz»
    Cubierta de «Años luz» - ABC

    «Años luz» (1975), publicada ocho años más tarde que la magnífica «Juego y distracción» (1967), significó la consagración de James Salter (Nueva York, 1925) como uno de los grandes maestros de la literatura estadounidense del siglo XX. Recuperada a principios de octubre por Salamandra (editorial que ha devuelto a Salter al lugar que le corresponde en las librerías españolas), esta magistral novela nos asoma al interior del matrimonio de los Berland, cuya vida transcurre entre Manhattan y una vieja casa al norte de Nueva York. Allí, en una especie de paraíso natural con vistas al Hudson, Viri y Nedra disfrutan de los paseos, las cenas con amigos y los juegos con sus dos hijas. Pero, detrás de esta apariencia idílica, Salter revela, con sutil delicadeza, las líneas de fractura que asoman en la superficie y se van convirtiendo en grietas hasta que desfiguran el paisaje. El amor difuminado por el paso del tiempo aguarda a los personajes para envolverlos en una luz final, vespertina, sin retorno.

  3. «Canadá», Richard Ford

    Cubierta de «Canadá»
    Cubierta de «Canadá» - ABC

    Galardonado recientemente con el prestigioso Premio Femina de novela extranjera «Canadá» es el último libro de Richard Ford (Jackson, 1944) publicado en España por la editorial Anagrama. Dell Parsons tiene quince años cuando sus padres roban un banco y son detenidos, un suceso que marcará para siempre su vida. En ese momento, su mundo y el de su hermana gemela se desmoronan. Su hermana huye de la casa familiar en Montana, mientras que a Dell un amigo de la familia le ayuda a cruzar la frontera canadiense para que rehaga allí su vida. En Canadá conocerá a Arthur Remlinger, un personaje enigmático cuya frialdad oculta un carácter sombrío y violento. Considerado por Rodrigo Fresán «el mejor libro de Ford» (si no fuese también responsable de la «Trilogía Bascombe»), «Canadá» es una brillante y profunda novela sobre la pérdida de la inocencia, sobre los lazos familiares y sobre el camino que uno recorre hasta la madurez.

  4. «La casa de hojas», Mark Z. Danielewski

    Cubierta de «La casa de hojas»
    Cubierta de «La casa de hojas» - ABC

    Mark Z. Danielewski (Nueva York, 1966) no es un escritor al uso. Su concepción de lo inanimado e inimaginable le llevaron a concebir, hace ya casi veinte años, un monumental proyecto literario que cambiaría para siempre las reglas del género de terror. El autor estadounidense, hijo del cineasta polaco Tad Danielewski (1921-1993), tardó diez años en conseguir que una editorial publicase «La casa de hojas» (Alpha Decay/Pálido Fuego), su novela debut, que por fin ha llegado a España. Un arriesgado prodigio de forma y contenido que relata una historia, sobre una historia, sobre una historia y que transcurre en una casa cuyas profundidades son tan infinitas como el talento de Danielewski.

  5. «The Wanderers. Las Pandillas del Bronx», Richard Price

    Cubierta de «The Wanderers: Las Pandillas del Bronx»
    Cubierta de «The Wanderers: Las Pandillas del Bronx» - ABC

    Escrita cuando Richard Price (Nueva York, 1949) contaba tan solo con 24 años, «The Wanderers. Las pandillas del Bronx» cosechó el aplauso de la crítica desde su publicación y se convirtió al instante en un clásico moderno. Ambientado en el submundo de las pandillas del Bronx de los años sesenta, el libro narra las vidas de un grupo de adolescentes de origen italiano, The Wanderers. Con una exquisita habilidad para recrear diálogos y un brillante don para reproducir la realidad, Richard Price presenta un retrato realista de una juventud en el momento exacto en el que el sueño adolescente se rompe para dar paso a la edad adulta.

  6. «Vivir de noche», Dennis Lehane

    Cubierta de «Vivir de noche», de Dennis Lehane
    Cubierta de «Vivir de noche», de Dennis Lehane - abc

    Pocos se atreverían a discutirle a Dennis Lehane su condición de primera espada y maestro contemporáneo del género negro, pero por si acaso aquí está «Vivir de noche», galardonada con el premio Edgar a la Mejor Novela del Año, para subrayar el estado de gracia de un autor capaz de transformar el tráfico de ron en Tampa en una trepidante y adictiva novela rebosante de tensión, gángsters y, cómo no, alcohol de contrabando. En la órbita de «Boardwalk Empire», serie de la que es guionista, el autor de «Mystic River» y «Shutter Island» se mete en el pellejo de Joe Coughlin, un aprendiz de gánsgter que huye de Boston para instalarse en la soleada Florida, y retrata los años de la prohibición pasando revista a las conexiones entre Ybor City y Cuba, esquivando lluvias de balas y, en fin, firmando un sensacional thriller jalonado de cuitas policiales, dramas familiares y peliagudos enredos amorosos.

  7. «Tokio Año Cero», David Peace

    Cubierta de «Tokio Año Cero», de David Peace
    Cubierta de «Tokio Año Cero», de David Peace - abc

    Después de firmar con la serie «Red Ridding» un inquietante y brutal cuarteto sobre los asesinatos del destripador de Yorkshire, David Peace cambia de escenario con «Tokio año cero», primera entrega de una ambiciosa trilogía sobre crímenes reales cometidos en el Japón ocupado. Minucioso hasta la extenuación, el británico recrea el infierno de la posguerra y ahonda en la historia de la detención del asesino en serie Yoshio Kodaira, responsable de la muerte de diez mujeres y conocido como el Barba Azul japonés. Escrita con una mezcla de asfixia atmosférica y frases telegráficas con forma de estilete, la primera novela de la serie arrima un poco más a Peace a su admirado James Ellroy gracias a una espectacular recreación histórica, a un ritmo endiabladamente enfermizo y, sobre todo, a la construcción del inspector Minami, brújula de esta novela salvaje y demoledora.

  8. «Limónov», Emmanuel Carrère

    Cubierta de «Limónov», de Emmanuel Carrère
    Cubierta de «Limónov», de Emmanuel Carrère - abc

    El autor francés, responsable de títulos de como «El adversario» y «Vidas ajenas», posa su penetrante y meticulosa mirada en la fabulosa vida de Eduard Limónov y acaba pergeñando una absorbente biografía novelada que retrata con pulso magistral todas las aristas del poeta ruso. La vida de Limónov, es cierto, daría para una jugosa entrega de seriales, pero el autor francés borda su retrato huyendo del maniqueismo para componer una historia de leyenda sin héroes ni villanos en la que Limónov es poeta disidente en Moscú, pandillero buscavidas en Ucrania, mendigo y mayordomo en Nueva York, autor exiliado en París, guerrillero proserbio en los Balcanes, insólito compañero del ajedrezista Garry Kasparov en la oposición a Putin... Un personaje de novela para una historia real como la vida misma.

  9. «Diez de diciembre», George Saunders

    Cubierta de «Diez de diciembre, de George Saunders
    Cubierta de «Diez de diciembre, de George Saunders - abc

    Seis años de silencio -y dos más sin noticias suyas en castellano- le han servido a George Saunders, acaso el más superdotado escritor de relatos de las letras estadounidenses contemporáneas, para pulir y mirar hasta el detalle todas las historias de «Diez de diciembre», una nueva vuelta de tuerca a ese universo de tristeza descolorida y extrañamente cómica que ya desplegó en «Guerracivilandia en ruinas» y «Pastoralia». Saludado por el «New York Times» como uno de los mejores libros del año y finalista del National Book Award, «Diez de diciembre» enfoca y amplifica las vergüenzas de la realidad realzando el absurdo -ahí está el parque temático de «Mi debacle como hidalgo» o el delirante memorándum laboral de «Exhortación», manejando el lenguaje con asombrosa precisión y transformando el nudo en el estómago en una inmensa bola de tragicomedia abollada protagonizada por héroes hechos trizas. Un espléndido ejemplo de cómo interpretar tan aciago presente sin perder del todo la sonrisa.

  10. «Coral Glynn», Peter Cameron

    Cubierta de «Coral Glynn», de Peter Cameron
    Cubierta de «Coral Glynn», de Peter Cameron - abc

    Tras darse a conocer en España con la encantadora «Algún día todo este dolor te será útil», Peter Cameron cambia radicalmente de registro para mudarse a la Inglaterra de los años cincuenta e instalarse en una mansión habitada por los espíritus de Muriel Sparks y Virginia Woolf. A caballo entre la novela gótica y el romanticismo desolado, Camero relata en «Coral Glynn» el extraño romance entre una enfermera y un militar lisiado , punto de partida de una historia en la que el estadounidense, todo sentido y sensibilidad, explora a fondo la naturaleza de la tristeza, intenta sacar a la luz emociones soterradas y, en fin, se confirma como uno de los más estilizados y elegantes narradores de ese brecha que se abre entre la felicidad y la desolación.