Cultura - Libros

John Verdon: «No tengo ningún interés en llevar una vida de “thriller”»

El escritor acaba de publicar «No confíes en Peter Pan», la cuarta novela de la serie protagonizada por el detective Dave Gurney

maría g. picatoste - Actualizado: Guardado en: Cultura Libros

John Verdon siempre quiso ser escritor, pero la consciencia de que la vida del hombre de letras es ardua, se dedicó durante años a otras profesiones que, aunque nutrían mejor su bolsillo, nunca llegaron a satisfacerle. Hasta que un día decidió dejarlo todo, excepto a su mujer, y se mudó a una bucólica región montañosa al norte de la ciudad de Nueva York. Fue allí donde por fin pudo dedicarse plenamente a la escritura, una ocupación para la que ha demostrado tener un gran talento. Acaba de publicar «No confíes en Peter Pan», la cuarta novela de la serie protagonizada por el detective Dave Gurney y formada por «Sé lo que estás pensando», «No abras los ojos» y «Deja en paz al diablo». Verdon, que ha cogido el vertiginoso ritmo de publicar un libro al año, charló con ABC sobre temas que van desde su novela más reciente a la influencia que vivir en una región rural tiene sobre su escritura.

- Esta es su cuarta novela en la que nos encontramos con el detective Dave Gurney. ¿Cómo ha cambiado Gurney a través de los años y de las novelas?

- Ha aprendido mucho sobre sí mismo, sobre por qué está tan obsesionado con el trabajo de detective y, particularmente en esta última novela, sobre por qué le gusta asumir riesgos mortales.

- Gurney es un detective retirado que acaba siempre aceptando un caso más. ¿Qué le empuja a involucrarse en este último caso?

- Su curiosidad esencial es un importante factor, por supuesto, como lo es también la atracción irresistible que siente hacia la investigación de un asesinato controvertido. En este caso Gurney también siente que le debe algo a Jack Hardwick y que no puede rechazar la petición de ayuda de este hombre.

- ¿A qué alude el título del libro?

- El título procede del estrafalario asesino griego en la historia, Petros Panikos, cuyo apodo es Peter Pan, un mote que le pusieron por su apariencia andrógina e infantil, que parece inmutable independientemente de su edad. Panikos es aparentemente un psicópata indestructible que para Gurney se convierte en la esencia del mal y un recordatorio constante de una tragedia personal del pasado que quedó sin resolver. Para Gurney, permitir que este monstruo se salga con la suya no es una opción.

- En su web usted menciona que siempre ha querido «estar en otro lugar, tener algo diferente y quizá incluso ser otra persona». ¿Es Gurney su alter ego?

- En muchos aspectos Gurney y yo somos muy similares, por lo menos en nuestros problemas y limitaciones. Pero parece que también le he conferido las características de las que yo carezco como gran valentía y el gusto por plantarle cara a gente peligrosa. Quizá me gustaría también tener esas capacidades.

- ¿Fantasea con convertirse en detective y tener una vida llena de riesgos y aventuras?

- Para nada. No tengo ningún interés en llevar una vida de «thriller». Ni siquiera de pensar en una. ¡Casi ni puedo manejarme con la vida relativamente segura y tranquila que tengo ahora!

- ¿Qué le diría a todas esas personas que como un día le sucedió a usted, quieren ser escritores a tiempo completo, pero también necesitan ganarse la vida?

- Soy muy reacio a dar consejos a nadie sobre ningún asunto porque siento que lo único que realmente conozco es mi propia experiencia. Desafortunadamente la única recapitulación que puedo ofrecer de esa experiencia sería «Haz lo que te interese y mira a ver qué sucede».

- Ha mencionado en el pasado que empezó a escribir novelas de detectives tras leer muchas de ellas y convertirse en un admirador de su estructura y funcionamiento. ¿Qué escritores motivaron esta fascinación?

- Todas las historias de Sherlock Holmes de Arthur Conan Doyle, especialmente «El sabueso de Baskerville». También todas las novelas de Reginald Hill de la serie Dalziel y Pascoe. Todo lo que escribió Ross Macdonald y todas las obras de Raymond Chandler, en especial «El sueño eterno».

- Como usted es un aficionado a las novelas sobre detectives, ¿tiene en mente cuando escribe a este tipo de lector?

- Escribo para una persona de inteligencia extraordinaria, ocurrente y con discernimiento: mi mujer.

- Con ella se mudó a los Catskills y allí pudo finalmente convertirse en escritor. ¿Cómo afecta a su escritura la naturaleza y el entorno en el que vive?

- Este lugar me ha servido de inspiración para el ambiente que describo en los libros, ya que aquí es donde vive Dave Gurney. El vivir en los Catskills me permite acercarme al mundo de mis novelas, porque una gran parte de ese mundo es exactamente lo que veo cuando miro a través de la puerta que hay al lado de la mesa donde desayuno. También crea entre mi mujer y yo algunos de los mismos problemas y tensiones que existen entre Dave y Madeleine Gurney.

- ¿Podría haber escrito estas novelas desde la ciudad de Nueva York?

- Probablemente no, ya que gran parte de la textura de la vida en pareja de Dave y Madeleine nace de su traslado a esta zona rural.

- ¿Planea continuar esta colección protagonizada por Gurney?

- Por ahora no tengo ni idea de cuántos libros contendrá la serie al final, pero estoy bastante seguro de que habrá una quinta novela porque tengo una idea que me emociona mucho y ya he empezado a escribir notas para ello.

- Recientemente se descubrió que J.K. Rowling, la autora de los libros de Harry Potter, había escrito una novela de detectives bajo un pseudónimo. ¿Cree que un nombre de esta envergadura se suba al barco será beneficioso para el género?

- Supongo que sí, aunque debo admitir que rara vez pienso en algo tan amplio como el género de novela y las fuerzas que lo impactan. Lidiar con los retorcidos casos de Gurney y su compleja relación con Madeleine es todo lo que mi cerebro puede asimilar.

Toda la actualidad en portada

comentarios