Petros Márkaris: «Estoy harto de escribir sobre la crisis»
Petros Márkaris, fotografiado en Barcelona - efe

Petros Márkaris: «Estoy harto de escribir sobre la crisis»

El escritor griego aprovecha la presentación de «Pan, educación, libertad» para pasar revista a la Unión Europea, al auge de los grupos neonazis en Grecia y al futuro político de su país

Actualizado:

La crisis, adelanta (Estambul, 1937),Petros Márkaris no acabará con el comisario Kostas Jaritos, pero a punto ha estado de acabar con la paciencia y la salud del escritor griego. “Escribir una novela sobre la crisis no es como imaginar: has de mirarla con tus propios ojos, observar de una manera agotadora”, confesó ayer en Barcelona.

De ahí que, tras rematar su “Trilogía de la Crisis” con el reciente “Pan, educación, libertad” (Tusquets) y de sacarse de la chistera una cuarta novela que está escribiendo ahora mismo y que, a modo de epílogo, depurará responsabilidades bajo el título de "Roll Up Credits", Márkaris esté dispuesto a dar carpetazo a su relación literaria con la recesión. “Se acabó. No quiero escribir más sobre la crisis. Estoy harto de vivirla y de escribirla. Continuaré escribiendo novelas con Jaritos, pero no serán novelas sobre la crisis”, aseguró el autor griego durante la presentación de "Pan, educación, libertad", nuevo caso del comisario Jaritos en el que la novela negra se funde con ese futuro aún más negro que aguarda a la vuelta de la esquina.

Así, en "Pan, educación, libertad", Márkaris avanza en el calendario hasta 2014 para imaginar una Grecia en quiebra que regresa al dracma -España e Italia hará lo propio en breve con la peseta y la lira, respectivamente- y en la que empiezan a ganar terreno los grupos neonazis. Un ejercicio de ficción futurista que, sin embargo, se enreda, y de qué manera, con las raíces del presente. Ahí está, por ejemplo, el asesinato hace unas semanas del rapero antifascistaPavlos Fyssas a manos de miembros del partido ultranacionalista Amanecer Dorado.

"Desde hace dos semanas, hay un ataque importante contra Amanecer Dorado. Mañana se debatirá una ley en el parlamento para recortarles las subvenciones, así que como partido político está acabado, pero el problema está en qué harán los votantes. Hace solo dos días, una encuesta les daba el 9% de intención de voto", explicó el autor griego, quien ya adelantó que su próxima novela, la que convertirá la trilogía en tetralogía, seguirá explorando los errores de la llamada "generación politécnica", sí, pero también los de todos los griegos. “Todos y cada uno de nosotros somos responsables. Siempre se cree que la culpa es del otro, pero en democracia, la culpa es compartida”, subrayó.

La Desunión Europea

Exhausto tras la escritura de una novela que, confiesa, "ha sido agotadora", Márkaris planea apartar la crisis de su camino literario, pero, a la espera de que llegue ese día, sigue cargando con fuerza contra los pilares de la recesión, ya sean los Juegos Olímpicos de Atenas de 2004 en el caso de Grecia -"fueron el principio del desastre, un proyecto megalomaníaco financiado con créditos que aún no se han devuelto", aseguró- o una Unión Europea que percibe cada vez más desunida y fragmentada. "No es problema del euro o del dracma, ni del euro o de la peseta; Europa se está fragmentando porque se está siguiendo una política errónea. Somos 16 países esperando a ver qué decide el gobierno de Alemania. ¿Alguien cree que una federación puede sobrevivir de esta manera?", explicó.

Admirador confeso de un Vázquez Montalbán que, asegura, le enseñó a encajar la política en la estructura de la novela negra, Márkaris ha ido un poco más allá y, además de retratar el trágico día a día de los ciudadanos griegos en sus novelas, se ha animado a sacudir el debate político de su país firmando junto a 57 políticos, intelectuales, académicos y escritores un manifiesto que aboga por reflexionar sobre la creación de una alianza de centro izquierda.

"Tenemos una coalición gubernamental de derechas y un partido de izquierdas, pero entre uno y otro no hay nada. Cualquier sistema que no tenga una alternativa en el centro no estará plenamente desarrollado. Si no tienes espacio político central, surgen la extrema derecha y la extrema izquierda", relató un escritor que, sin embargo, insiste en dejar claro en que no le interesa "la creación de un nuevo partido político". "No estoy involucrado en eso; estoy implicado en el debate que puede conducir a la creación de un espacio político central", explicó.