Cultura - Libros

Vargas Llosa: «El nacionalismo es una tara, un regreso a la tribu»

El Nobel presenta en la Casa de América su nueva novela, «El héroe discreto»

manuel de la fuente - Actualizado: Guardado en: Cultura Libros

«Mi mujer y mi editora me han prohibido que hable de política», anuncia Mario Vargas Llosa, pero la lengua del Nobel sigue tan ágil, tan lúcida y clarividente como siempre: «El nacionalismo es un regreso a la tribu para eludir la propia responsabilidad, es una tara que solo se puede combatir con la cultura», añadía esta mañana durante la presentación en la madrileña casa de América de su nueva novela , «El héroe discreto» (Alfaguara), una obra que transcurre en el Perú actual y que surge del pensamiento pero también de un manantial de recuerdos: «La imaginación no trabaja en abstracto –continúa Vargas Llosa–, sino a partir de las experiencia vividas que residen en la memoria».

El autor de «La fiesta del chivo» abundaba también en industrias literarias: «Siempre he sentido la posibilidad de que toda historia pueda convertirse en un labertinto. Si los novelistas tiráramos de todos los hilos que se nos proponen al escribir no acabaríamos nunca. Para mí, una novela lograda es la que nos hace sentir la posibilidad de lo infinito. Realmente, muchas veces es más difícil acabar una novela que empezarla».

Optimismo peruano

El Perú de hoy no es de la juventud de Mario Vargas Llosa. En los últimos años es un país emergente que ha tirado para adelante, según el Nobel, gracias a los consensos «políticos y económicos. Cuando yo era joven no se veía una salida, pero ahora tengo un optimismo razonado ante mi país que entonces no tenía».

«El héroe discreto» tiene como uno de sus ejes el problema de la decencia. «En todas las sociedades hay gente decente, que tiene principios», continúa el escritor hispano-peruano. «Gente que no admite ser manipulada por delincuentes. Gente que tiene honor, dignidad, son los héroes anónimos que son los que hacen que progrese una sociedad».

Y Vargas Llosa vuelve al hilo de la actualidad que a todos nos ocupa, y preocupa: «Las sociedades tienen las clases políticas que se merecen. Las mejores personas no se meten en política. Y es necesario que los decentes e inteligentes se metan en ella».

Los años pasan, y Mario Vargas Llosa anda por los 77. «¿Qué cómo veo el paso de los años? Pues mire, veo la vejez con cierta preocupación. Aunque creo que hay que vivir como si uno fuera inmortal, sin perder los anhelos, las ilusiones, aunque sepamos que no vamos a realizarlos. La vida es algo maravilloso, pero sin la muerte todo sería muy aburrido».

Toda la actualidad en portada

comentarios