Una biblioteca occidental contra el caos de la sobreinformación
Presentación del congreso «La Biblioteca de Occidente en contexto hispánico» - unir
literatura

Una biblioteca occidental contra el caos de la sobreinformación

Actualizado:

Tras cinco días sometida al escrutinio de 110 hispanistas internacionales, la lista de 100 libros históricos propuesta por Miguel Ángel Garrido se ha convertido en el canon de Occidente. El profesor de Investigación del Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CSIC) ha recibido el beneplácito del congreso «La Biblioteca de Occidente en contexto hispánico», que se ha clausurado hoy.

Preocupados por el futuro del libro tradicional en la nueva civilización electrónica, los ponentes han debatido sobre los ejemplares de la literatura occidental que, según ellos, deberían ocupar la biblioteca de una familia medianamente culta. Las 50 ponencias se han celebrado en la sede del CSIC, salvo las del pasado miércoles, que tuvo lugar en el Centro Internacional de Investigación de la Lengua (CILENGUA) en San Millán de la Cogolla (La Rioja).

«No pretendemos hacer un canon de clásicos, los libros que nos gustaría leer a las personas ilustradas; sino de aquellos que son importantes para la formación de las personas, y a los que el ciudadano medio no ha tenido acceso», explica el profesor Garrido, director del congreso.

Nada contra el ebook

El investigador, que publicó su selección de obras en «Nueva revista», organizó el encuentro con la idea de editar los libros en papel. No porque esté «contra el ebook, sino por conservar lo más valioso de la tradición» literaria. De hecho, su proyecto se hará realidad con la ayuda de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), que solo enseña en internet, y que comenzará a publicarlas en papel «a la vuelta del verano».

Entre los volúmenes seleccionados destacan «La Odisea» de Homero, el «Poema del Mio Cid», la «Divina Comedia» de Dante, «La Celestina» de Fernando de Rojas, el «Lazarillo de Tormes», «Guerra y paz» de Tolstoi... Pero solo hay dos indiscutibles para los expertos: la «Biblia» (que proviene del medio oriente pero recoge el conjunto de la sabiduría humana), y «Don Quijote de la Mancha» de Cervantes, un emblema de gran densidad humana», según Garrido.

Votación por internet

Pero la clausura del congreso no ha supuesto el cierre del canon, ya que el profesor va a publicar de nuevo la lista en la página web de «Nueva Revista» para que «quien quiera pueda sugerir qué obras deben estar imprescindiblemente allí». Eso sí, toda propuesta deberá ir acompañada de otra obra que salga de la lista.

Las aspiraciones del profesor, que no descarta incluir más adelante obras de ciencia, filosofía, historia, ensayo y religión, quedarían saciadas si los alumnos de la Universidad Internacional de la Rioja «vieran con buenos ojos tener en casa una biblioteca con los libros más enriquecedores de la cultura y que, si por el tipo de vida que llevan no los pueden leer así, los comprasen para el ebook y los fueran leyendo en el metro».

A diferencia de los alumnos de Platón, ellos pulsan «una tecla y salen un millón de novelas, que es como ninguna», mientras que en la civilización anterior «el profesor aconsejaba varios libros a sus alumnos». Por eso Garrido defiende la biblioteca, que «permite al lector discernir entre la sobreinformación de la civilización contemporánea».