Libros

Las novelas eróticas azotan el mercado

Día 27/11/2012 - 10.01h

La trilogía de «Cincuenta sombras de Grey» y los libros de Sylvia Day copan el ranking de los más vendidos del año

EFE

«A las mujeres les gustan las fantasías sexuales porque lo más erótico de su cuerpo está en su cabeza». Lo dice Erika Leonard James (Londres, 1963), más conocida como E. L. James, autora de la trilogía erótica de «Cincuenta sombras de Grey», el último y más llamativo éxito del mercado literario. Un fenómeno que, en un sector que lleva experimentando cinco años de caída consecutiva (los editores pronostican una bajada del 10% de las ventas para 2012), ha sido recibido como un auténtico maná por las editoriales.

Según las cifras que maneja Grijalbo, sello de Random House Mondadori que publica la trilogía erótica en España, E. L. James lleva vendidos dos millones de ejemplares en castellano (se incluye también el mercado latinoamericano) desde que a principios de junio se publicara «Cincuenta sombras de Grey», la primera entrega del tórrido romance de Anastasia Steele y Christian Grey. Le siguieron «Cincuenta sombras más oscuras» y «Cincuenta sombras liberadas», que salieron a la venta tan solo un mes después, en una astuta estrategia comercial por parte de la editorial, que detectó el ansia con el que las lectoras aguardaban la continuación de la historia.

Y, desde entonces, no han desaparecido de los primeros puestos del ranking de libros más vendidos. Ni los antaño poderosos best sellers de Ken Follett, que publicó «El invierno del mundo» (Plaza & Janés) a finales de septiembre, y María Dueñas, que se adelantó a la «rentrée» literaria con «Misión olvido» (Temas de Hoy), han logrado desbancar a los latigazos de Grey.

Pero la presencia de la novela erótica en el top de ventas no se limita a la trilogía de E. L. James. La editorial Espasa estuvo rápida y en septiembre decidió apostar por «No te escondo nada», de Sylvia Day (Los Ángeles, 1973), libro al que siguió «Reflejada en ti», publicado hace tres semanas. A día de hoy, E.L. James ocupa los tres puestos del podio literario, mientras que Day se ha posicionado en el sexto y el octavo puesto de la lista, según datos de la consultora Nielsen (la OJD de los libros) a los que ha tenido acceso ABC, correspondientes a la semana del 29 de octubre al 4 de noviembre.

Los libros más vendidos

Según dichos datos, la trilogía de «Cincuenta sombras de Grey» lleva vendidos, desde su aparición en librerías, cerca de 1,1 millones de ejemplares, las novelas de Sylvia Day casi 31.000, «El invierno del mundo» de Ken Follett más de 128.000 y la «Misión olvido» de María Dueñas más de 190.000. Cifras refrendadas por las estadísticas de CEGAL correspondientes a la misma semana, a las que también ha accedido este diario: en siete días E. L. James vendió 2.791 libros en las casi 300 librerías que aportan datos a la Confederación Española de Libreros.

Una circunstancia que lleva a la resignación al sector más literario del mundillo, convencido de que «habrá que dedicarse al sexo, en vez de a leer», como algún editor comenta ya entre bromas. Pero, ¿qué tiene este sexo en particular para atraer a millones de lectores en 52 países de todo el mundo? La respuesta parece estar a medio camino entre lo social y lo literario.

«En Grijalbo veníamos publicando desde hacía tiempo la línea erótica más de nicho y yo siempre estaba con la inquietud de que era un tema que debía seguir», explica Ana Liaras, editora en España de «Cincuenta sombras de Grey», quien lo descubrió cuando era solo un e-book en una pequeña editorial australiana. Para Liaras, el secreto del éxito de la trilogía está en la «combinación del género romántico y el erótico, en alejarse un poco del nicho para llegar a un público más amplio».

Hasta el punto de que, según Liaras, «se ha convertido en un fenómeno sociológico». Eso sí, «esto no es pornografía -en un principio, E. L. James fue definida en Estados Unidos como ‘Mamá porno’-, es erotismo, algo consentido, se trata de la búsqueda del placer, de desacralizar el sadomasoquismo y llevarlo al gran público gracias al ‘savoir-faire’ de Christian Grey». Porque, «lo que les gusta a las mujeres es el protagonista, cómo demuestra que puede satisfacerlas, que conoce su sexualidad... cada uno es libre de disfrutar su sexualidad como mejor le parezca», asegura Liaras.

Sexo explícito y sumisión

Y es que el libro no ahorra en escenas de sexo explícito entre el seductor multimillonario y la estudiante de literatura, marcadas por la sumisión y el sadomasoquismo. De ahí que el perfil de lector sean mujeres jóvenes (a partir de 25 años), con poder adquisitivo medio y que viven mayoritariamente en zonas urbanas. «No estamos inventando la pólvora, pero un libro así es bienvenido porque lo estamos pasando mal, la situación es bastante cruel, solo venden unos pocos y cuando hay un fenómeno de ventas al menos arrastra a la gente a las librerías y terminan comprando», confiesa la editora de Grijalbo.

Liaras reconoce que no han parado de recibir manuscritos «en la misma línea, siempre pasa lo mismo, pasó con Dan Brown y Stieg Larsson», pero advierte que, aunque tienen «tendencia para un ratito», no hay que «saturar» porque «no son los géneros, sino una novela la que genera tendencia». Aún así, en septiembre seguirán «explotando la línea erótica» con la publicación de «Diario de una sumisa», una historia real escrita por una periodista inglesa bajo pseudónimo y que, según Liaras, supondrá «una vuelta de tuerca» al fenómeno de Christian Grey. Un fenómeno que tendrá su reflejo en el cine, ya que Universal Pictures y Focus Features han comprado los derechos de «Cincuenta sombras de Grey» para llevarla a la gran pantalla (la banda sonora del libro está desde hace meses en el mercado, con música seleccionada por la propia E. L. James).

A juicio de Berta Noy, editora de Espasa, sello que publica las novelas de Sylvia Day, «en cualquier entorno difícil la literatura de evasión sube porque llega un momento en que quieres no pensar» y «que sea este tipo de evasión relacionada con el sexo tampoco es causal porque el sexo es una de las mejores formas de evadirse». Consciente de que el fenómeno ha sido una «bendición» y de que asistimos a «cifras espectaculares, que hacía mucho que no veíamos, que han dado un respiro a los editores», Noy volverá a apostar sobre seguro en enero con «Nora», de Erika Lust, cineasta pionera de la pornografía para mujeres.

Literatura «incitadora y transgresora»

Aunque, como advierte Ana García Mañas, sexóloga y profesora de la Universidad Complutense de Madrid, «la literatura erótica ha estado siempre ahí, incitadora, sensual, transgresora» y, con el tiempo, compararemos el fenómeno de Grey «con las ventas de los relatos y diarios de Anaïs Nin, o con lo que se sigue leyendo todavía hoy ‘Las edades de Lulú’». Para ella, «puede que estas prácticas estén dejando de estar tan ocultas y que las expresiones de curiosidad, e incluso de excitación de la población ya no tengan que ser ocultadas», lo que supondría «un avance, pues reflejaría una parte de la diversidad que existe entre las distintas formas de encuentros eróticos que las personas desean y buscan».

Sin sacar los pies del tiesto, como sucedió hace escasas semanas en Reino Unido, donde una mujer solicitó el divorcio de su marido porque éste se negó a atender sus deseos tras leer «Cincuenta sombras de Grey». Según el «Daily Mail», la mujer quiso poner en práctica las experiencias noveladas, pero su esposo se negó y culpó «al maldito libro». Por no mencionar el caso de una empresa inglesa, productora de juguetes eróticos, que ha patentado con gran éxito la marca Grey.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
N. PULIDO Hasta el 8 de febrero se expone en la primera pinacoteca española una de las mejores colecciones del género

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Hoy en TV

Programación Televisión

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.