Libros

Libros / libros

Hoy se celebra el probable centenario del genial dramaturgo Eugène Ionesco

Algunos biógrafos sitúan la fecha de su nacimiento el 16 de noviembre de 1912, mientras otros apuntan al mismo día pero de 1909

Día 26/11/2012 - 06.48h

Eugène Ionesco quizá siga riendo en su tumba, escuchando las disputas que suscita la fecha de su nacimiento, cuando se teatro triunfa como nunca: una de sus obras más legendarias continúa batiendo todos los records mundiales de permanencia en escena, y otras tres lo convierten en el dramaturgo más representado, dirigiéndose a los públicos más diversos y cosmopolitas.

Acompañado de Samuel Beckett, Ionesco pasó a la historia como uno de los patriarcas del Teatro del absurdo, lejana consagración de un teatro que era leído, por los años 50 y 60 del siglo pasado, como un grito de angustia y desesperación absolutas.

Apenas ha transcurrido medio siglo largo. Y la extraña pareja Beckett – Ionesco continúa suscitando una fascinación debida a lecturas de muy diversa índole.

En vida, Ionesco repitió en incontables ocasiones que su obra estaba siendo víctima de ciertos «mal entendidos», que ilustraba de manera muy llamativa su obra ensayística. Ionesco fue uno los primeros y más grandes resistentes intelectuales contra la marea negra en la que se perdieron varias generaciones de intelectuales seducidos por la URSS y el comunismo soviético, de André Gide a Jean-Paul Sartre.

Décadas más tardes, varias de las obras de Ionesco han seguido representándose ininterrumpidamente desde su estreno, convirtiéndose en verdaderos fenómenos de sociedad. «La cantante calva», por ejemplo, se estrenó en 1950 en el Théâtre des Noctambules, y volvió a montarse en 1957 en el Théâtre de la Huchette... batiendo todos los récords de longevidad, en escena, nacionales y mundiales, quizá, ¡y allí sigue representándose, desde entonces!

Se trata de un caso excepcional en la historia del teatro. El de una obra que lleva representándose sin interrupción, en el mismo teatro, durante cincuenta y cinco años. Otras obras de Inesco («La lección») han tenido un éxito bastante semejante. Pero «La cantante calva» tiene algo de único en su género.

Además de esa obra, otras tres comedias dramáticas de Ionesco están hoy en escena. «El rey se muere» (Théâtre Hébertot), «Delirio a dos» (Réservoir) y «La lección» (Huchette) siguen funcionando con el mismo o mayor éxito de público y de crítica, medio siglo después del estreno. Varias generaciones de lectores y espectadores descubrieron y siguen descubriendo el teatro de Ionesco por muy distintas razones.

Los primeros lectores y espectadores de Ionesco apreciaban el dramatismo trágico de una angustia social percibida como hundimiento de todos los valores. Los últimos lectores y espectadores del dramaturgo francés, nacido en Rumanía, aprecian el espectáculo esperpéntico que se ríe con una gracia jubilosa de las grandes tragedias de la historia. La historia no tiene fin. Ni sus tragedias. Pero los nuevos directores, actores y espectadores aprecian en Ionesco una capacidad de reir y mofarse de la historia, que tiene mucho de liberación espiritual, moral y política, contra todas las tiranías.

El primer Ionesco ya podía leerse como una carcajada sin fin y grotesca de los infortunios de la razón que caía de hinojos ante el totalitarismo comunista. El ensayista Ionesco ya permitía trabajar esa lectura de una parte de su obra. Tantos años después, ahora sabemos que las denuncias del dramaturgo contra la tiranía comunista fueron grandes aldabonazos morales. Hundida la URSS y el comunismo, el teatro de Ionesco sigue fascinando por las mismas y otras razones.

En su tumba, el dramaturgo quizá siga riéndose de esa y otras historias más o menos grotescas. Entre otras, la fecha misma de su nacimiento continúa enfrentando a varios de sus biógrafos. Para unos -apoyándose en las declaraciones personales de Ionesco- el dramaturgo nació el 26 de noviembre del 1912. Estariamos asistiendo al centenario su nacimiento. Para otros, el dramaturgo nació, en verdad, tres años antes, el mismo día de noviembre del 1909. Tal confusión permite infinitas variaciones dramáticas sobre la infidelidad de la memoria y la historia, víctima de los juegos de luces de un espejo cóncavo, que es la parábola utilizada por otro genio, Ramón María del Valle Inclán, para intentar razonar el misterio del teatro.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
El Prado rastrea en una exposición única las huellas del pintor que más ha influido en la pintura de los siglos XIX y XX

Sigue ABC.es en...

Buscador de eventos
Búsqueda sencilla
Lo último...

Not Found


HTTP Error 404. The requested resource is not found.

Hoy en TV

Programación Televisión

Últimos vídeos

El FBI libera a 105 menores víctimas de explotación...

Copyright © ABC Periódico Electrónico S.L.U.