Isaiah Firebrace representará a Australia en Kiev 2017 con la canción «Don't come easy»
Isaiah Firebrace representará a Australia en Kiev 2017 con la canción «Don't come easy» - ABC

Australia Eurovisión¿Por qué participa Australia en Eurovisión?

El país oceánico debutó en 2015 como parte del 60 aniversario del concurso y para premiar la fidelidad de un país que llevaba emitiendo el festival durante más de treinta años. Otros países fuera de Europa podrían seguir el mismo camino

ENVIADO ESPECIAL A KIEV (UCRANIA)Actualizado:

Decía María Zambrano que la historia de Europa ha estado siempre ligada a utopías, a grandes imposibles. «Y, sin embargo, de esos delirios ha salido la historia efectiva». En un momento donde el continente aguanta como puede la sacudida del Brexit, que amenaza con fracturar el sueño de unión de Churchill («debemos construir una especie de Estados Unidos de Europa»), las fronteras en lo estrictamente musical cada vez se expanden más. Precisamente como una utopía, como un sueño imposible, el festival que nació con la idea de unir a una Europa devastada por la guerra, refuerza los lazos entre los países del viejo continente y da la bienvenida a naciones alejadas de sus fronteras que desean unirse a una fiesta musical que no ha dejado de celebrarse en los últimos 60 años. Hablamos, por supuesto, de Eurovisión.

El famoso festival ha sido usado como instrumento político en reiteradas ocasiones, bien para que las naciones reforzaran su condición de independiente (los países exyugoslavos se apresuraron a participar en el evento incluso cuando el conflicto de los balcanes aún no había finalizado), como vía lograr una identidad europea (Azerbaiyán) o como oportunidad de sacar pecho ante eternos rivales (Grecia y Turquía, Armenia y Azerbaiyán o Israel y los países musulmanes). Pero si por algo siempre se ha caracterizado el festival es por su carácter integrador, cuando el continente estaba hecho añicos tras la contienda bélica o ahora bajo el terremoto económico.

Porque Eurovisión no es, ni nunca ha sido, exclusivamente de Europa. Ese deseo de unión a través de la música ha sido un principio declarado del que siempre el festival ha hecho bandera y desde hace dos años lo lleva a su máxima expresión con la inclusión de Australia en la competición.

Requisitos para poder participar en Eurovisión

Hasta ahora, para participar en Eurovisión, un país debía adherirse a la Unión Europea de Radiodifusión (UER) y situarse, con Greenwich como referencia, en la zona geográfica comprendida entre el paralelo 30 norte y el meridiano 40 este. De ahí que Marruecos pudiera participar en el año 1980 y otros como Argelia, Egipto, Israel, Jordania, Libano, Libia o Túnez tengan la opción de hacerlo en cualquier momento. Uno de los motivos por los cuales no lo solicitan es porque, en la mayoría de casos, sus leyes no permiten emitir en televisión contenidos relacionados con Israel.

Armenia, Azerbaiyán y Georgia se encontraban fuerza de esa zona geográfica pero sí pertenecen al Consejo de Europa, una organización internacional de cooperación entre estados europeos con la democracia, los derechos humanos, y las leyes como valores principales. Su alta en este consejo también les dejaba formar parte del show pese a no estar situados geográficamente en la zona delimitada.

Entonces, ¿por qué Australia lleva participando en Eurovisión durante tres años? El país oceánico debutó en Eurovisión en 2015 como parte de la celebración del 60 aniversario del concurso y para premiar la fidelidad de un país que llevaba emitiendo el festival durante más de treinta años sin ni siquiera competir. Sin embargo, el gran éxito de su participación entre los fans ha llevado a la UER a invitarlo de nuevo en las dos siguientes ediciones. Guy Sebastian («Tonight again») abrió el camino con un meritorio quinto puesto en Viena 2015 y Dami Im («Sound of silence») rozó la victoria el año pasado al quedar en segunda posición.

Isaiah Firebrace representará este año al país océanico con la canción «Don’t come easy» en las mismas condiciones que el resto de candidatos. Pero si el cantante se alzara con el triunfo, la UER dejó claro que el festival de 2018 se celebrará en un país europeo y la televisión australiana tendrá que asumir la mitad de los gastos.

¿Entrarán en un futuro nuevos países?

La entrada de Australia se tomó hace dos años como una excepción dentro del estricto reglamento del concurso. Sin embargo, el pasado mes de octubre la UER eliminó la restricción geográfica y deja solo como norma general que las cadenas que estén interesadas en participar deben formar parte del organismo y abonar su cuota anual, que da derecho a una cartera de servicios que va más allá de la propia participación en Eurovisión.

Por tanto, Estados Unidos, Canadá, China, Corea del Sur, Hong Kong, Japón, Chile, Bangladesh, Sudáfrica, Nueva Zelanda, Malasia, Mauricio, Cuba e Irán podrían debutar muy pronto en el concurso dado que una o varias televisiones de estos países están dentro del club. Eso sí, la UER deja claro que cada solicitud se estudiará de forma individual y no está garantizada su participación de forma automática.

En este 2017 ninguna de ellas ha solicitado entrar en el concurso, pero la puerta a hacer global el tradicional concurso europeo ya ha quedado abierta.