Bogart y Bergman pudieron no ser los protagonistas de «Casablanca»
Bogart y Bergman pudieron no ser los protagonistas de «Casablanca»
CINE

La trastienda de Rick's: curiosidades y anécdotas de «Casablanca»

La película de Michael Curtiz es una de las más famosas de la Historia del cine, pero también tiene sus detalles poco conocidos. Su nunca realizada secuela, por ejemplo. O el hecho de que otros actores estuvieron a punto de ser protagonistas

Actualizado:

Tócala ¿Otra vez?. Una de las frases más conocidas de la película siempre suele citarse mal. Lo que Rick dice es símplemente «tócala, Sam». Y Sam no tocaba realmente el piano: su intérprete –Dooley Wilson, un reconocido cantante y batería– no sabía tocar ese instrumento, así que mientras cantaba se limitaba a imitar los movimientos de manos que hacía un pianista en otro lugar del plató, oculto de las cámaras por unas cortinas.

Reagan y Hayworth. La pareja formada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman no fue la primera en la que se pensó.Joan Alison consideraba a Bogart «un borracho» y quería que a Rick lo interpretase Clark Gable. También se habló de Ronald Reagan, cuyo nombre llegó a aparecer como protagonista en materiales promocionales para la prensa. Y la primera elección para Ilsa no fue otra que Rita Hayworth.

Refugiados de verdad. «Casablanca», igual que la ciudad en el filme, estaba llena de europeos, como los ingleses Sydney Greenstreet (Ferrari) y Claude Rains (Renault). De hecho, en el reparto sólo había cuatro actores nacidos en Estados Unidos. Muchos de los actores europeos, como Conrad Veidt (Strasser), Peter Lorre (Ugarte) y Paul Henreid (Lazslo), así como la mayoría de los extras, realmente habían huido de los nazis, lo que hizo especialmente emotiva la escena en la que se canta «La Marsellesa». Veidt dedicó gran parte de su carrera en Hollywood, incluida esta película, a interpretar nazis totalmente malvados y despreciables, para ayudar a difundir esta imagen del régimen alemán.

Rumbo al Congo. Aprovechando aquello de «creo que este es el comienzo de una bonita amistad»se planteó la idea de hacer una secuela, «Brazzaville», que nunca llegó a rodarse. Seguramente sea mejor que no se hiciese, teniendo en cuenta lo que se sabe de su argumento: Rick y Renault hubiesen resultado haber sido ser espías aliados desde antes del comienzo de «Casablanca» (sus actitudes de cínico y corrupto, respectivamente, no habrían sido más que fachadas) y Lazslo habría terminado por morir para que Ilsa y Rick pudieran acabar embarcándose juntos hacia América.